Firma páginas web


 
 
Las medias de los flamencos

Autor: Horacio Quiroga

La historia:
Cierta vez, las víboras dieron un gran baile, invitaron a las ranas y los sapos, los yacarés y los peces. Los peces como no caminan no podían bailar pero se acercaban a la orilla y aplaudían moviendo la cola. Los yacarés se habían puesto un collar de plátanos y fumaban cigarros paraguayos, los sapos se habían pegado escamas de peces por todo el cuerpo y se movían meneándose como si nadaran, y cada vez que posaban por la orilla, los peces les hacían burla. Las ranas andaban paradas en dos pies y se habían colgado una luciérnaga en el cuello como adorno.


Pero las que estaban hermosísimas eran las víboras, cada una vestida con traje de bailarina del color de cada víbora. Las coloradas llevaban una pollerita de tul colorada, las verdes una de tul verde, las amarillas, una de tul amarillo. Y las más espléndidas de todas eran las víboras de coral, vestidas con larguísimas gasas rojas, blancas y negras y bailaban como serpentinas. Cuando danzaban y daban vueltas todos los invitados aplaudían como locos.

Sólo los flamencos estaban tristes, porque como tienen poca inteligencia no habían sabido cómo adornarse. Envidiaban todos los trajes, sobre todo el de las víboras de coral. Cada vez que una de ellas les pasaba enfrente se morían de la envidia...


Entonces un flamenco dijo:

-Vamos a ponernos medias coloradas, blancas y rojas y las víboras se enamorarán de nosotros. Todos juntos se fueron volando al almacén del pueblo y preguntaron ¿tiene medias rojas, blancas y negras? Y el hombre les dijo ¿están locos? ¿quién va a tener medias así?. Se fueron a otra tienda e hicieron la misma pregunta y recibieron la misma respuesta, así ocurrió otra y otra vez: ¿tiene medias rojas, blancas y negras? ¡qué va! ¿cómo se le ocurre?. Hasta que un tatú les dijo: ¿ustedes son flamencos locos, nunca van a encontrar esas medias rojas, blancas y negras, a menos que se las pidan a mi cuñada la lechuza ella sí tiene medias rojas, blancas y negras. Entonces los flamencos volaron a visitar a la lechuza y le pidieron:

-Señora lechuza ¿es cierto que usted tiene medias rojas, blancas y negras? Y ella les dijo: esperen vuelvo enseguida.

-Aquí las tienen, pónganselas y vayan a bailar, pero eso sí: tienen que bailar todo el tiempo adelante atrás, arriba abajo, nunca pueden dejar de bailar, porque si lo hacen van a llorar. Y era que las medias estaban hechas de víboras de coral.

Los flamencos sin saberlo se las pusieron y llegaron a la fiesta siendo la envidia de todos.


Pero las víboras desconfiaban de sus medias, sobre todo las víboras de coral. Cuando un flamenco se cayó de cansado le alumbraron las patas y descubrieron que las medias eran hechas de piel de víboras. Entonces las víboras los mordieron y les hicieron mucho daño en sus patas. Los flamencos muertos del dolor corrieron a refugiarse en el agua y a sumergir sus patas en el río para aliviar el dolor de las mordidas y el veneno. Por eso los flamencos tienen las patas tan rojas y se la pasan metidos en el agua, para aliviar su dolor.


Recuerda:
Casi todos los cuentos tradicionales tiene un héroe o heroína, un villano, unos ayudantes del héroe, un objeto mágico y probablemente un final feliz.

 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008