Firma páginas web


 
 
La Oración

Dentro de un discurso, texto o párrafo; la oración o enunciado es la unidad que expresa en un sentido completo la idea.
La oración está compuesta básicamente por el sujeto y el predicado.


Este diálogo que se presenta entre los dos niños RENa está formado por oraciones pero,  podrás observar que no todas las oraciones tienen la misma fuerza ni la misma intención.
Las oraciones pueden clasificarse de acuerdo con dos criterios básicos:
Desde el punto de vista de la actitud del hablante y de acuerdo con el tipo de verbo que tengan.

Oraciones desde el punto de vista de la actitud del hablante



Ejemplo:
* No has dicho nada grave.
* Está cansada de mirar el mismo paisaje.

 

Oraciones enunciativas:

Se llaman también declarativas o aseverativas porque el hablante sólo enuncia un juicio, una idea, una opinión; estas oraciones informan de algo que ésta sucediendo, que sucedió en el pasado o que está por ocurrir.

Pueden ser afirmativas o negativas.

Oraciones interrogativas:
Expresan una pregunta sobre algo que el hablante desconoce. En la comunicación oral una pregunta se reconoce por la entonación, pero en la lengua escrita es necesario representarla gráficamente con los signos de interrogación, abierto al principio y cerrado al final.

Ejemplo:
*¿Recibiste mi mensaje?
* ¿Volvió a contar la misma mentira?

Ejemplo:
* ¡ Qué hermosa mañana!
* ¡ Bravo!

Oraciones exclamativas:

Expresan la emoción del hablante, puede ser de sorpresa, de dolor, de miedo, de alegría, de ira. Se reconocen en el lenguaje oral por la entonación y, en la escritura, por la presencia de los signos de admiración, al principio y al final de la oración.

Oraciones imperativas:

También reciben el nombre de exhortativas o de mandato; expresan una petición una orden, un ruego o una súplica.

Ejemplo:
* No fumes en este lugar.
* Sal inmediatamente de aquí.

Ejemplo:
* Ojalá sople el viento.
*
Que tengas un feliz cumpleaños.

Oraciones desiderativas:

Con estas oraciones, el hablante expresa el deseo de que ocurra algo, sin pedirlo directamente a alguien.

Oraciones dubitativas:

Expresan la duda que tiene el hablante de que ocurra algo; con estas oraciones no se afirman ningún hecho, sólo se marca la vacilación y, en algunos casos, la posibilidad de que suceda o haya sucedido.

Ejemplo:
* Quizá Laura comience a recuperarse. * Acaso llueva mañana.

 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008