Firma páginas web


 

 
Impactos ambientales derivados de la explotación de los recursos energéticos

La principal industria generadora de recursos económicos en Venezuela es la petrolera, pero posiblemente no se ha reflexionado los suficiente sobre el verdadero costo de esta riqueza.

La mayor parte de la energía utilizada en los diferentes países proviene del petróleo y del gas natural. La contaminación de los mares con petróleo es un problema que preocupa desde hace muchos años a los países marítimos, sean o no productores de petróleo, así como a las empresas industriales vinculadas a la explotación y comercio de éste producto. Desde entonces, se han tomado enormes previsiones técnicas y legales internacionales para evitar o disminuir la ocurrencia de estos problemas.

Los derrames de petróleo en los mares, ríos  y lagos producen contaminación ambiental: daños a la fauna marina y aves, vegetación  y aguas. Además, perjudican la pesca y las actividades recreativas de las playas. Se ha descubierto que pese a la volatilidad de los hidrocarburos, sus características de persistencia y toxicidad continúan teniendo efectos fatales debajo del agua.

Pero, no son los derrames por accidentes en los tanqueros o barcos que transportan el petróleo, en alta mar o cercanía de las costas, los únicos causantes de la contaminación oceánica con hidrocarburos. La mayor proporción de la contaminación proviene  del petróleo industrial y motriz, el aceite quemado que llega  hasta los océanos a través de los ríos y quebradas. Se estima que en escala mundial, 957 millones de galones de petróleo usado entran en ríos y océanos y 1500 millones de galones de petróleo crudo o de sus derivados son derramados.


En Venezuela, los derrames de petróleo en el Lago de Maracaibo, en el Golfo de Maracaibo y en las zonas costeras vecinas, han ocurrido desde el mismo momento en que se iniciaron las actividades petroleras y han aumentado paralelamente con la expansión de las explotaciones. Los volúmenes descargados accidentalmente, de manera inadvertida, varían mucho de un año a otro y las cifras son imprecisas.


Las causas que originan éstas pérdidas están asociadas a las fases de explotación y transporte de los hidrocarburos. No obstante, el patrón de ocurrencia es conocido por la industria y las autoridades. Escapes por corrosión de las tuberías sublacustres y por desperfectos en las estructuras de extracción y en las instalaciones de bombeo y estaciones de flujo, derrames en las operaciones de deslastre o descarga de los tanqueros y otros, constituyen los elementos característicos de dicho patrón.

El problema de los derrames es  complejo y ha dado lugar a frecuentes controversias entre las compañías que operan en la región, el gobierno nacional y los particulares afectados. Estos últimos, han exigido indemnización a las empresas. Algunas veces, estos reclamos trascienden a la opinión pública y reflejan la situación de las pequeñas pesquerías del lago, ya que allí existen peces de gran valor comercial, camarones y otros recursos importantes dentro de la economía pesquera  regional y nacional, que constituyen la única fuente de ingresos de los pequeños pescadores lacustre.


Los productos de desechos gaseosos expulsados en las refinerías ocasionan la alteración, no sólo de la atmósfera, sino también  de las aguas, tierra, vegetación y animales. Uno de los contaminantes gaseosos más nocivo es el dióxido de azufre, daña los pulmones y otras partes del sistema respiratorio. Es un irritante de los ojos y de la piel, e incluso llega a destruir el esmalte de los
dientes.

La combustión de gases hidrocarburos, como los quemadores de gas natural del Zulia, en presencia de la luz solar reacciona formando sustancias más complejas como el nitrato de peroxiacilo, el cual es un irritante de la vista.

Otro contaminante gaseoso de la atmósfera es monóxido de carbono, gas expelido por los automóviles. El  monóxido de carbono disminuye la capacidad de la sangre para transportar oxígeno generando una sobrecarga en la función bombeadora del corazón.

El uso y extracción irracional de estas importantes fuente energéticas, conduce a su agotamiento en unas cuantas décadas, obligando al desarrollo de nuevos combustibles  o fuentes de energía alternativas. Una de estas alternativas es el carbón. Existen grandes yacimientos en muchas regiones del planeta, pero la extracción y la quema del carbón también acarrean problemas en el ambiente, pues al  igual que el petróleo, su combustión produce dióxido de azufre que al combinarse con el agua de las nubes forma ácido sulfúrico, que cae con la lluvia, produciendo el fenómeno llamado lluvia ácida.

Otras de las fuentes alternativas de energía desarrollada es la radioactiva que genera muchos desechos o contaminantes radioactivos, provenientes de las reacciones nucleares, o de yacimientos de minerales radioactivos, de las plantas donde se refinan o transforman estos minerales, y de las generadoras de electricidad que funcionan con materia radiactiva. Todavía no se conoce un método para eliminar estos desechos sin riesgo para el hombre.

Otro de los impactos que genera la explotación de los recursos energéticos es la contaminación sónica, pues el ruido producido por la industria, disminuye la capacidad auditiva y puede afectar el sistema circulatorio, y aún, cuando los trabajadores de estas industrias ya están acostumbrados al ruido por escucharlos en forma prolongada, les genera daños mentales.
 
 


Tomado de: Rincón, L. y Gutiérrez, J. (1999). Girasol. 5° Grado.
Caracas: Editorial Básica.
Rivas, E., Soto, G. y Arias, V. (2000). Nuevo siglo. Quinto grado.
Caracas: Editorial Excelencia.
_______ (1998). Construir. 6. Caracas: Editorial Excelencia.
­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_______ ( 1999). Guía Escolar 5.   Caracas: Editorial Santillana.
Caballero, A. y Ramos, F. (1988). Iniciación a la química. 9º grado.
Barquisimeto: Editorial Logos.
______ (2000). Valores. Caracas: Editorial Cobo
Gondelles, R. (1996). Geografía Económica.Bogota: Editorial
McGrawHill


 
Otros Temas:
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008