Firma páginas web


 
 

Tipos de Nutrientes

 

Se sabe que para poder funcionar correctamente y favorecer el desarrollo y crecimiento del cuerpo, es importante consumir cantidades adecuadas de alimentos. Ellos contienen los nutrientes que el organismo necesita para la conservación de la salud y el desarrollo de las actividades físicas y mentales. Los nutrientes son indispensables para el funcionamiento del organismo.


¿Qué son los nutrientes?

Estos son los compuestos químicos que necesitan las células de un organismo para cumplir distintas funciones como:

  • Proporcionar calor y energía.
  • Ayudar a la formación y reparación de los tejidos.
  • Regular el funcionamiento de los tejidos

Los principales nutrientes son:

  • Las proteínas
  • Los lípidos o grasas
  • Los carbohidratos o glúcidos
  • Vitaminas y minerales

Veamos ahora en qué grupos de alimentos se encuentran estos nutrientes:



Las proteínas

Son nutrientes formados por ácidos orgánicos, aportados por los alimentos, aunque algunos de ellos los elabora el propio organismo. Son imprescindibles en el crecimiento y reparación de los tejidos, desempeñan funciones relacionadas con la asimilación de nutrientes, transporte de oxígeno y de grasas en la sangre, entre otras.  En nuestra dieta se pueden distinguir proteínas de origen animal o de origen vegetal.

Las proteínas de origen animal se encuentran en las carnes, pescados, aves, huevos y productos lácteos. Las de origen vegetal se pueden encontrar en abundancia en los frutos secos, granos, legumbres, cereales completos, soya y champiñones.

La cantidad de proteínas que requiere el organismo depende de varios factores como la edad, el estado de salud del  intestino y de los riñones.


Lípidos o grasas

Son nutrientes formados por aceites, grasas y glicerina. Sus funciones más importantes son aportar energía y contribuir a la absorción de algunas vitaminas. Están presentes en los aceites vegetales (oliva, maíz, girasol) que son ricos en ácidos grasos insaturados, y en las grasas animales (tocino, mantequilla, manteca de cerdo), ricas en ácidos grasos saturados.

Normalmente, en los alimentos que consumimos, se encuentra una combinación de ácidos grasos saturados e insaturados. Los ácidos grasos saturados son más difíciles de procesar por el organismo, por lo que en ocasiones pueden acumularse y formar placas en el interior de las arterias produciendo así la arteriosclerosis.









Carbohidratos o glúcidos

Son nutrientes en cuya composición entran tres elementos: Oxígeno, Hidrógeno y Carbono, incluidos en algunos alimentos. Constituyen la principal fuente de energía del organismo, contribuyendo a  mantener los tejidos, desarrollar la visión y prevenir las infecciones.

Desde el punto de vista nutricional se puede hablar de tres tipos de glúcidos:

Almidones o féculas: presentes en los cereales, las legumbres, papas, etc.

Azúcares: presentes en las frutas, leche, azúcar blanco, miel, etc.

Fibra: presente en las verduras, frutas, frutos secos, cereales integrales y legumbres enteras.


Vitaminas

Son sustancias orgánicas que sirven para regular las funciones del organismo. No aportan energía, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por los alimentos.

Las vitaminas se encuentran en los alimentos tanto de origen animal como vegetal. Una excepción es la vitamina D que se forma en la piel con la exposición al sol.


Existen dos tipos de vitaminas:

Las liposolubles: es decir, las que se disuelven en grasas y aceites y son las vitaminas A, D, E , K y F.

Las hidrosolubles: llamadas así porque se disuelven en agua. Pertenecen a este grupo la vitamina C y el complejo B.

Con una dieta rica en productos frescos y naturales, se pueden consumir todas las vitaminas necesarias sin requerir de suplementos farmacéuticos.




Minerales

Son los componentes inorgánicos de la alimentación, que se encuentran en la naturaleza y no en los seres vivos. Cumplen un papel muy importante en el organismo, porque son necesarios para la elaboración de tejidos y la formación de las hormonas, enzimas y otras sustancias.

Se pueden dividir en tres grupos:

Macroelementos: son los que el cuerpo necesita en mayor cantidad y pueden medirse en gramos. Por ejemplo, el organismo necesita mucho calcio, elemento que constituye la parte dura de los huesos y dientes. En este grupo tenemos sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cloro y azufre.

Microelementos: se necesitan en menor cantidad   que los anteriores y se miden en miligramos. Los microelementos no son elementos estructurales principales, pero intervienen en el funcionamiento de ciertas enzimas, actuando de forma muy parecida a las  vitaminas. Entre  ellos encontramos hierro, flúor, yodo, manganeso, cobalto, cobre y zinc.

Oligoelementos: que se necesitan en cantidades pequeñísimas. Reciben el nombre de oligoelementos porque se encuentran en muy pequeñas cantidades en el organismo (en griego, óligos significa "poco"). Los oligoelementos  se encuentran y actúan en los tejidos vivos en concentraciones que se expresan en microgramos por gramo o en microgramos por mililitro. Ellos son silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno y selenio.

Ahora pongamos en práctica lo aprendido:





Recuerda: Lo importante de estudiar los nutrientes es saber combinar  alimentos de todos los grupos en cada comida, con ello aseguramos nuestra salud y una vida productiva y feliz.

Tomado de:
Jatar, A. (2000). Ciencias de la Naturaleza y
Tecnología  5. Venezuela: Ediciones CO-BO.
Feliú, Z. (1999). Ciencias de la Naturaleza y
Tecnología 6. Venezuela: Colegial Bolivariana.
Rivas, E. (2000). Nuevo Siglo 6.  Venezuela:
Editorial Excelencia.
http://www.uned.es/pea-nutricion-y-dietetica-I/guia/guianutr/compo40.htm

 

Si quieres saber algo más:

http://littleitaly.fortunecity.com/florence/189/Tiponutri.htm

http://www.cnice.mecd.es/mem2001/nutricion/program/apli/tipos.html

 

 
 


Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008