Firma páginas web


 
 
Asfixias o Ahogamientos

La asfixia o el ahogamiento  se presenta en el organismo cuando el aire no puede llegar a los pulmones por medio de la boca o la nariz. La ropa o una bolsa plástica sobre la cara puede llevar a la asfixia. También una persona puede ahogarse al entrar agua en vez de aire a los pulmones, por aspirar una cantidad considerable de gas, humo durante un incendio, o al quedar sepultados bajo la nieve o la tierra.

El crecimiento de las ciudades, trae como consecuencia la desaparición de las zonas verdes. La necesidad de descanso y esparcimiento, lleva a las personas  a buscar lugares adecuados para realizar estas actividades. En determinadas épocas del año la afluencia a las playas, piscinas y ríos es masiva, bañarse en uno de estos lugares es una diversión muy agradable. El agua no sólo se utiliza para la higiene personal, sino como recreación, juego y diversión. Bañarse en la playa, río o piscina es una forma de descanso y recreación. El cuerpo  y la mente necesitan descansar, de lo contrario el trabajo y estudio agotaría el cuerpo y no se podría hacer estas actividades con entusiasmo.

Cuando se desea visitar una playa, es importante tomar ciertas medidas preventivas, por ejemplo, escoger una playa limpia y segura donde sea posible bañarse sin peligro, llevar un equipo de primeros auxilios y cuidarse de la excesiva exposición del al sol. Del mismo modo si se desea bañar en un río, laguna o piscina, es necesario tomar medidas preventivas para evitar accidentes.

Nadar es emocionante, la natación es considerada como uno de los deportes más completos, pero aunque una persona sepa nadar muy bien no está exento de sufrir un accidente por ahogamiento.  Es importante ser muy prudente cuando se está en el agua y tener en cuenta ciertas normas de seguridad:
  • Mantenerse dentro del agua  por períodos cortos de tiempo.
  • No comer antes de entrar en el agua, siempre esperar que el organismo haya hecho la digestión.
  • Evitar bañarse en ríos caudalosos o con mucha corriente, pues aunque se crea que se tiene la fortaleza, las corrientes pueden arrastrar a una persona cuando se cansa.
  • Evitar salir a nadar a mar abierto solo, las corrientes marinas pueden arrastrar a una persona muy lejos y al cuerpo agotarse puede sufrir calambres, lo cual pone a la persona en peligro de ahogarse.
  • Informarse antes de tomar el baño en una laguna o río, si hay peces peligrosos como caribes, tembladores y otros.
  • Mantener la calma en caso de  ser arrastrado por una corriente de agua,  continuar flotando y tratar de llamar la atención de otras personas.

Si no se observan estas precauciones, una salida puede tornarse en una tragedia por un accidente de ahogamiento. Aunque un accidente por ahogamiento o la asfixia puede suceder no sólo en el agua. La asfixia se puede dar por un objeto que obstruya las vías respiratorias (comida, juguete, entre otros), una capa que impida la entrada de oxígeno por la boca y nariz (bolsa plástica, ropa, tierra, entre otros), o un elemento tóxico (gas, humo, dióxido de carbono, entre otros).

La asfixia

Es la falta de aire en los pulmones y oxígeno en la sangre. Existen varios tipos de asfixia, las más importantes son los siguientes:

Sofocón: cuando un individuo queda cubierto por algún material que impide la renovación del aire. Como ejemplo, algunos niños cuando juegan, se tapan la cabeza con una bolsa plástica, o cuando un bebé duerme con una manta, pañal o almohada y accidentalmente se la lleva a la cara, esto puede sofocar al niño.

Inmersión: cuando un individuo queda sumergido en sustancias líquidas, al inspirar, inspirará el líquido, el cual los pulmones produciendo el ahogamiento. Este es el caso de los bañistas que se lanzan a una piscina sin saber nadar, o que se alejan mucho de la orilla de la playa, o se sumergen para buscar algo y se pueden quedar atorados con algo, lo cual les impide regresar a la superficie.


Ahogo:
Cuando se presenta un calambre en una pierna la persona no puede nadar, se vuelve pesada y es probable que se hunda, resultando muy difícil mantenerse a flote, lo cual la lleva a ahogarse. Cuando la persona se mete al agua (del mar o piscina) inmediatamente después de haber comido, puede presentar mareos, perder el control y ahogarse.
Obstrucción mecánica: este caso se presenta por la introducción de objetos o sustancias sólidas al aparato respiratorio, que impiden la entrada y salida del aire. Tal es el caso de los niños que se ahogan al tragar un caramelo o al introducir una metra u otro juguete pequeño en la boca o nariz. También puede suceder que cuando una persona está comiendo y se ríe un pedazo de alimento puede causar una obstrucción que le impida respirar.

En caso de emergencia

La falta de aire u oxígeno en la sangre, puede causar daños fatales al organismo y si la falta de aire se prolonga por unos minutos, puede ocasionar la muerte. Es importante trabajar rápido. En estos casos se recomienda:

  • Auxiliar a la víctima sin pérdida de tiempo.
  • Aplicar los primeros auxilios en el lugar del accidente.
  • Hacer sin brusquedad los movimientos que sean necesarios.
  • Llamar a un médico si el caso presenta complicaciones.

Los primeros auxilios en estos casos de asfixia y ahogamiento son muy específicos. Se requiere que sean practicados por personas que conozcan muy bien estos métodos. Entre estos se encuentra la respiración artificial.


La respiración artificial

Consiste en mantener por medios artificiales una ventilación pulmonar que permita oxigenar la sangre. La respiración artificial boca a boca se emplea en casos de ahogamiento, choque eléctrico, inhalación de gases y cualquier otro caso de asfixia. La forma más eficaz para salvar a una persona es la respiración de salvamento o respiración de boca a boca.

Procedimiento:

  1. Acostar al accidentado boca arriba.
  2. Extraer rápidamente con los dedos cualquier cuerpo extraño que pueda tener en la boca (chicle, dientes postizos, entre otros). Soltar cualquier cosa que tenga apretada (correa, corbata, bufanda, entre otros).
  3. Inclinar  la cabeza de la víctima totalmente hacia atrás para permitir la entrada de aire.
  4. Presionar con la mano libre el mentón o barbilla de la víctima, desplazando la mandíbula inferior hacia abajo para que la lengua no impida la entrada del aire.
  5. Apretar con los dedos pulgar e índice la nariz del accidentado, para impedir que salga el aire que se está administrando.
  6. Intentar echar aire por entre los dientes si no puede abrir la boca de la víctima, por estar trabada la dentadura. Si no puede hacerlo,  suministrar el aire por la nariz tapando la boca con la mano.
  7. Colocar la boca estrechamente contra la boca de la víctima.
  8. Observar, al suministrar aire,  si se levanta el pecho de la víctima, si no es así,  corregir la posición de la cabeza del accidentado, inclinándola hacia atrás. Si la víctima emite o produce sonido, es porque la lengua está impidiendo la entrada de aire, se requiere entonces corregir la posición de la mandíbula inferior y seguir soplando aire unas doce veces por minuto, para dar tiempo a que la víctima tome y bote aire. Si la víctima es un niño debe soplarse más rápido, a razón de veinte veces por minuto en pequeños soplos.
  9. Trasladar la víctima a un centro asistencial, cuando respire por sí sola. 

Recuerda:
Aunque se desee salvar la vida a una persona que se está asfixiando o se ha ahogado, sólo se cuenta con un máximo de 3 minutos, y esto se logra si se domina bien la técnica de respiración boca a boca. Es aconsejable que todos en el salón reciban cursos de primeros auxilios por un personal capacitado como rescatistas, bomberos, paramédicos u otros. 


Tomado de: Istúriz, C. (1987). Ciencias naturales y Educación para la Salud 4.
Caracas. Venezuela: Librería Editorial Salesiana.
Flores, J. (1997). Ciencias Hoy 5. Venezuela: Editorial Santillana S.A.
Pérez, P. A.(1986). Estudios de la Naturaleza y Educación para
la Salud 5. Venezuela: Editorial Larense.
Andrés, E. y Everduim, J. (1997). Naturaleza y Salud 4.
Venezuela: Editorial Santillana.
 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008