Firma páginas web


 
 
Heridas y hemorragias


Cuando ocurre cualquier accidente, en la casa, escuela o calle, generalmente resultan personas heridas. Las heridas son lesiones que afectan la piel o tejidos del organismo. Pueden ser provocadas por cortaduras o golpes y algunas de estas heridas pueden provocar hemorragias.


Heridas

Las heridas pueden causar hemorragias e infecciones. En ambos casos, es importante aplicar los primeros auxilios para prevenirlas, pero lo más importante es detener la hemorragia. Las heridas se pueden clasificar en: abrasivas, contusas, cortantes y punzantes.


Las heridas abrasivas o raspaduras: son heridas que se producen por el contacto de la piel con una superficie áspera. Los primeros auxilios para este tipo de heridas, consiste básicamente en limpiar bien la herida con agua y jabón y aplicar un antiséptico, para evitar posibles infecciones.

Las heridas contusas:

Son heridas causadas por golpes con objetos sin punta ni filo. Se presenta una herida cerrada, es decir, no hay hemorragia ni peligro de infección. Se debe aplicar hielo inmediatamente después del golpe, luego, cuando ya se está formando el morado, se colocan paños de agua tibia para que disminuya la hinchazón.

Las heridas punzantes:

Son heridas originadas por objetos penetrantes, como astillas de hierro o madera, clavos, cuchillos y agujas, entre otros. No es fácil limpiar este tipo de  heridas, por lo tanto, es muy probable que se infecten. En caso de que suceda una herida de este tipo, se debe presionar la herida con un pañuelo o simplemente con la mano, tratando de juntar los bordes de la herida y así evitar la pérdida de sangre. Se colocan vendas limpias, si la sangre atraviesa las vendas, se coloca otra encima, nunca se quita la venda anterior. Se requiere buscar atención médica.

Las heridas cortantes:

Son heridas producidas por objetos con filo, como hojillas o cuchillos. Este tipo de heridas sangra abundantemente y se tratan igual que en las heridas punzantes, presionando fuertemente la herida, tratando de juntar sus bordes. Luego se venda la herida para evitar la pérdida de sangre y el paciente debe ser trasladado al centro de salud más cercano.

Las medidas de emergencia en caso de heridas son:

Proteger la herida para evitar la entrada de microbios y gérmenes.

La protección  debe hacerse con gasa limpia y no con algodón, fijando los bordes de la gasa a la piel con cinta adhesiva o vendas elásticas.

Si la herida se encuentra en la cara y hay que colocar vendajes, se necesita tener cuidado de no tapar la nariz ni la boca, para permitir que la persona respire correctamente.

Si la herida está en el pecho, se debe evitar la entrada de aire en la cavidad torácica.


Hemorragias

La mayoría de las heridas vienen acompañadas de pérdida de sangre en mayor o menor cantidad. Esta pérdida de sangre se llama hemorragia. La hemorragia se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo y se puede clasificar en leve, interna, venosa, capilar o arterial.

La hemorragia leve: se produce en caso de heridas superficiales.


La hemorragia interna:
ocurre en órganos internos, como el hígado, bazo y otros órganos, a consecuencia de accidentes graves.

La hemorragia venosa: cuando se rompe una vena, la sangre es de color brillante, brota a borbotones y a intervalos irregulares.

La hemorragia capilar: se produce por la rotura de los vasos capilares y no es grave.

La hemorragia nasal: es la pérdida de sangre por la nariz. En los niños se produce generalmente al introducir los dedos en las fosas nasales, provocando la ruptura de pequeños vasos sanguíneos, o por medio de un golpe.


En general, los primeros auxilios en caso de heridas y hemorragias son:

Cuando la herida sangra mucho, procurar detener la hemorragia lo más pronto posible, apretando con los dedos los bordes de la herida y aplicando enseguida una compresa estéril para facilitar la coagulación.

  • Limpiar las heridas con gasa estéril.

Observar si se encuentran objetos extraños en la herida. En caso de que sea así, extraerlos y desinfectar luego la herida con agua oxigenada y otros antisépticos.

  • Secar la herida con gasa estéril.

En caso de que  la herida sea leve, aplicar un antiséptico eficaz (agua oxigenada o alcohol) usando para ello un aplicador.

Si la hemorragia es nasal, ejercer presión con los dedos sobre las fosas nasales durante cinco minutos y colocar la cabeza hacia atrás.

Precauciones:

  • No tocar la herida con los dedos.
  • No poner algodón sobre las heridas.
  • Colocar una cura o gasa adhesiva.


Tomado de: Mazparrote, S. Y Millán, J. (1992). Prisma 5.

Caracas. Venezuela. Editorial Biosfera.
Pérez, P. A. (1986). Estudios de la naturaleza y educación
para la salud 4. Caracas Venezuela. Editorial Larense.
Ibarra, J. (1993). Laboratorio 4. Caracas Venezuela.
Editorial Larense.
Istúriz, C. (1991). Ciencias Naturales y educación para
la Salud 4. Caracas. Venezuela. Librería
Editorial Salesiana.

 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008