Firma páginas web


 
 
Fracturas, esguinces y luxaciones

A diario, cuando se corre en la casa, en los juegos, al hacer deportes, al montar bicicleta o cualquier otra actividad física se está expuesto a sufrir accidentes. Generalmente, las personas que están más expuestas a sufrir accidentes son los niños y los ancianos. En los niños por las actividades motrices que realizan con tanta energía y en los ancianos por la fragilidad de los huesos.  Por eso, se deben tomar medidas para evitarlos.


Traumatismos

Los trastornos producidos en el cuerpo humano a causa de golpes recibidos, reciben el nombre de traumatismos. Los traumatismos recibidos en el sistema óseo son: esguinces, fracturas y luxaciones. Específicamente los esguinces y las luxaciones afectan las articulaciones. Las fracturas, en cambio, afectan a los huesos.


Esguince o torcedura

Se denomina así a los traumatismos que causan el desgarramiento o estiramiento de los ligamentos que se encuentran en una articulación. Son muy frecuentes los esguinces en los tobillos,  producidos por la torcedura del pie hacia adentro, también los esguinces de la muñeca. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es muy difícil, aún para los médicos, diferenciar un esguince de una fractura; por esta razón, es recomendable siempre tomar una radiografía.

Aunque es bueno siempre tratar el esguince como una fractura para evitar más daños, es recomendable conocer los síntomas más comunes en un esguince, para determinar si lo es o no. Aquí se presentan algunos síntomas:

  • Dolor muy intenso en la parte afectada.
  • Inflamación de las partes blandas que rodean la articulación.
  • Aparición de moretones en la parte afectada.

¿Qué hacer en caso de esguince?

  • Tomar una radiografía para verificar mejor la región afectada.
  • Dejar en reposo la parte afectada, colocando el tobillo o la articulación sobre una almohada en posición alta.
  • Para calmar el dolor, colocar bolsas de hielo en la parte afectada.
  • Después de 24 horas alternar bolsas de agua fría con otras de agua caliente.
  • Vendar la parte afectada con una venda elástica.

Luxaciones o dislocaciones

Una luxación o dislocación es un esguince más grave, ya que además de desgarrar los ligamentos, los huesos de la articulación se desplazan de su sitio normal. Cuando las superficies articuladas, se encuentran separadas por completo, la luxación es completa y cuando están unidas parcialmente, se llaman sub-luxación. Las articulaciones que son más afectadas por luxaciones son: los dedos, los codos, las mandíbulas y el hombro. Las causas pueden ser por predisposición y por causa eficiente.


  • Por predisposición: se dan con mayor frecuencia en los hombres, en la edad adulta, en los niños es menos probable, debido a la elasticidad de sus huesos.
  • Por causa eficiente: cuando se produce por una caída, al lanzar un objeto con un movimiento brusco. En el caso de la mandíbula, al bostezar o abrir en forma exagerada la boca

Para identificar una luxación o dislocación, los síntomas se basan en

  • Dolor intenso en la parte afectada.
  • Deformación de la parte afectada por la salida del hueso.

En caso de un accidente, se debe atenderse al accidentado con mucha urgencia, porque a medida que pasa el tiempo, es  más difícil reducir la luxación. El enfermo debe ser inmovilizado y trasladarlo al médico de inmediato, con mucho cuidado.  Como primer auxilio, se  pueden colocar pañitos de agua fría o hielo en la zona afectada.


En caso de extrema emergencia, por ser imposible trasladarlo a un centro de salud, al paciente se le puede aplicar los siguientes auxilios:

Si la luxación es en el hombro:

Acostar al paciente en el suelo. Tomar la mano del paciente del brazo lesionado, con ambas manos, colocar el  talón descalzo en la axila del lado afectado y halar hasta  que la luxación haya mejorado.

Cuando la luxación es en el codo:

Extender el antebrazo y halar de la mano y la muñeca.

Cuando la luxación es en la mandíbula:

El paciente no podrá cerrar la boca, ya que el mentón se encuentra más saliente. Esta luxación se reduce introduciendo los pulgares en la boca, a nivel de los molares inferiores y hacer fuerza hacia abajo para desenganchar y luego, empujarla hacia atrás.


Es muy importante tener en cuenta que la persona que aplique estos primeros auxilios debe tener un conocimiento previo de lo que va a hacer, que este tipo de lesiones son muy delicadas. Si no se actúa en forma rápida y correcta, pueden quedar secuelas difíciles de corregir. Por eso, lo primero que se debe hacer en estos casos, es tratar por todos los medios posibles de trasladar a la víctima a un centro de salud cercano o llamar a un médico o paramédico para que lo atienda rápidamente.


Fracturas

La fractura es la rotura de un hueso: es completa cuando se rompe todo el espesor del hueso, y es incompleta cuando sólo se rompe una parte del hueso. Esta última también suele llamarse fisura y es muy común en los niños, ya que sus huesos tienen gran elasticidad.

Las fracturas son causadas por golpes, caídas y contracciones musculares muy fuertes, aunque también pueden ser causadas por enfermedades en los huesos, como en el caso de la osteoporosis que los debilita por falta de calcio. Las fracturas pueden producirse en el mismo lugar golpeado o a cierta distancia del lugar donde se ha recibido el golpe. Las personas de edad avanzada están más propensas a sufrir fracturas por la debilidad de sus huesos.

Clases de fracturas:

Las fracturas pueden ser cerradas o simples y abiertas.

Las fracturas cerradas o simples: son aquellas que se presentan con el hueso fracturado internamente y queda cubierto por la piel. Las fracturas cerradas son de tres clases:

Fisura: cuando el hueso solo tiene una grieta.

Fractura cerrada sencilla: cuando el hueso está roto y sus partes desplazadas.

Fractura cerrada complicada: cuando el hueso roto afecta algunos nervios o vasos sanguíneos.

Las fracturas abiertas: son aquellas donde el hueso se rompe y queda a la vista porque la piel y los músculos también se rompen.


Primeros auxilios para fracturas:

Los primeros auxilios deben ser aplicados por un experto, de la manera siguiente:

  • Si la fractura es abierta, limpiar y cubrir si hay sangramiento y herida.
  • Inmovilizar el hueso con una férula o tablilla.
  • Elevar la región afectada, para reducir la hinchazón.
  • Aplicar un vendaje o yeso.

Al usar vendajes para fijar las férulas, es importante que no queden muy apretados, ya que pueden impedir la circulación de la sangre en el miembro afectado. Las fracturas en la clavícula, en los hombros y en el cráneo, son muy delicadas y sólo deben ser atendidas por un médico en un centro asistencial. En caso de fractura en la columna, el paciente no puede ser movido del sitio, sólo debe ser atendido por expertos, ya que un mal movimiento puede dejar a la persona paralítica.


Recuerda
: La mejor forma de evitar problemas por fracturas, es cuidándose al jugar, evitando caídas y golpes fuertes. Al ingerir alimentos ricos en calcio se asegura tener huesos fuertes y sanos.

Tomado de: Ibarra, J. (1993). Laboratorio 6.
Caracas. Venezuela. Editorial Excelencia. C.A.
Di Parsia, A. y Hinds W. (1998). Ciencias de la
Naturaleza y Tecnología 6. Caracas. Venezuela.
Editorial Premier. S.R.L.
 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008