Firma páginas web


 
 
Primeros auxilios en caso
de picaduras y mordeduras



Venezuela es un país tropical con una rica fauna entre las que se encuentran distintos insectos, animales ponzoñosos, serpientes,  y por supuesto, perros, gatos y caballos, que pueden producir mordeduras. Al ir de paseo o excursión  se debe estar preparado para evitar picaduras o mordeduras, prestar y prestarse primeros auxilios si ocurren accidentes por picaduras o mordeduras.


Picaduras de insectos

Cuando la picadura es de un insecto, es necesario lavar la parte afectada con agua y jabón. Puede aplicarse una pasta hecha con bicarbonato de sodio y agua, o una pomada antihistamínica o antialérgica. Si hay inflamación, se cubre la herida con una compresa de agua helada.


Picaduras por garrapatas

Las garrapatas son parásitos pequeños y aplanados, cubiertos con una piel relativamente dura; son parientes de las niguas y los pinolillos.  Pueden subirse al cuerpo al caminar por bosques, montes altos o hasta cuando se tiene contacto con los perros, vacas o caballos. Se adhieren a la piel y chupan la sangre. Algunas veces, las garrapatas pueden estar infectadas por cualquier enfermedad, por lo tanto, es conveniente no tomar a la ligera sus "picaduras".


Síntomas:
Los síntomas de las picadas de garrapatas son: enrojecimiento de la piel afectada y picazón, de mayor o menor intensidad, según la clase y la fuerza de la picadura.

Tratamiento: En el momento que se siente que  una garrapata está adherida al cuerpo, se debe desprender. No se debe desprender con brusquedad, pues la cabeza se quedará dentro de la piel. En lugar de ello, debe cubrirse el animal con algo de grasa o aceite, esto tapa los poros por donde respira y hace que ella misma se desprenda.

Otro sistema que puede usarse es el siguiente: encender un fósforo, apagarlo rápidamente y aplicar la punta caliente al cuerpo de la garrapata para hacer que se desprenda, luego, lavar con agua y jabón. Si la picadura se inflama y produce fiebre, hay que avisar al médico, si la garrapata está mucho tiempo adherida puede ocasionar infección.


Tarántulas o alacranes

Las picaduras de arañas y alacranes se caracterizan por:

Síntomas: calambres musculares, fiebre, sudoración, náuseas, dolor local. El dolor se puede extender por todo el cuerpo, con sensación de hormigueo o ardor.

Tratamiento: mantener al herido acostado y abrigado. Aplicar hielo alrededor de la picadura. Llamar al médico o acudir al centro de salud más cercano. Se pueden utilizar medicamentos para quitar el dolor y antihistamínicos (sólo bajo supervisión médica).

Avispas y abejas:

Estas picaduras causan dolor debido a un ácido irritante que inyectan en la piel.


Tratamiento:
para neutralizar el ácido se coloca un toque de amoníaco o una solución de bicarbonato de sodio. Si se ha quedado el aguijón hay que sacarlo con unas pinzas esterilizadas, pero sin apretarlo para que el líquido del aguijón no penetre dentro de la herida. Si son muchas las picaduras hay que sumergir a la víctima dentro de un baño de agua fría en el que se haya puesto una cucharada de bicarbonato de sodio por litro de agua.

 

Hay casos en que las personas son alérgicas a las picaduras de estos insectos y reaccionan de forma violenta, entonces no se puede perder tiempo pues hay que llamar urgentemente al médico o trasladar a la persona al centro asistencial más cercano. Se debe administrar algún antihistamínico y calmar el dolor.


Mordeduras

Se presentan accidentalmente al sufrir el ataque de un animal. Las más frecuentes son las causadas por animales domésticos (perro, gato, caballo) y las producidas por animales venenosos como las serpientes. A esta clase de heridas se les dará el tratamiento general, con excepción de las originadas por animales rabiosos o venenosos.

Tratamiento: Lavar inmediatamente la herida, con mucho agua fresca y a chorro. Luego, continuar lavándola un buen rato con compresas de gasa, jabón y abundante agua, cubrir la herida con gasa esterilizada, llamar o consultar al médico porque puede sobrevenir la rabia, el tétano o cualquier infección.

Si la mordedura ha sido hecha por animales desconocidos,  debe tratarse de capturar el animal y entregarlo a los servicios de sanidad para tenerlos en observación, y según los resultados de ella, tratar al enfermo mordido.


Mordedura de perro rabioso

La rabia o hidrofobia es una enfermedad terrible, que pueden contraer los gatos, perros, ratas y otros animales. Esta enfermedad puede transmitirse a los humanos por la mordedura de un animal con rabia, o por contacto de su boca o saliva con una parte herida.

Hay que desconfiar de un perro que bote espuma por el hocico, se muestre quieto o camine tambaleándose, con la cabeza baja y la cola entre las patas, e intenta morder a toda persona que se le acerque, aunque sea su amo. Un perro así es casi seguro que esté enfermo de rabia. Otro síntoma que presenta el mal de rabia, es correr sin dirección determinada, babeando y mordiendo a las personas y animales que se encuentran a su paso.Hay que desconfiar de un perro que bote espuma por el hocico, se muestre quieto o camine tambaleándose, con la cabeza baja y la cola entre las patas, e intenta morder a toda persona que se le acerque, aunque sea su amo. Un perro así es casi seguro que esté enfermo de rabia. Otro síntoma que presenta el mal de rabia, es correr sin dirección determinada, babeando y mordiendo a las personas y animales que se encuentran a su paso.

Sin embargo, a veces los perros atacados de hidrofobia, no muerden, de cualquier forma, es peligroso acercarse a ellos, porque pueden contagiar con su saliva. Un animal con rabia ha de morir inevitablemente y más vale matarlo cuanto antes; para ello debe solicitarse la intervención de una autoridad sanitaria.

Cuando alguien ha sido mordido por un perro del cual se sospeche que está rabioso, se debe atender primero al animal y después a la persona que está mordida, porque la rabia tardará cuando menos unos veinte días para desarrollarse. Debe procurarse que se atrape vivo el animal y se lleve a un instituto antirrábico; si se ha muerto o hay que matarlo, se debe mandar al menos la cabeza conservándola en hielo. Esto lo debe hacer una persona experimentada, pues de lo contrario, se corre el riesgo de contraer  la enfermedad. La persona mordida, deberá consultar siempre al médico y someterse al tratamiento que se le indique.


Mordedura de serpiente

Cuando  la mordedura es causada por una serpiente venenosa, se debe proceder de la siguiente manera:

Tratar de identificar a la serpiente, siempre que sea rápido y seguro.

Calmar a la persona y pedir ayuda para llegar al centro de salud más cercano.

Evitar movilizar a la persona y mantener la zona herida por debajo del nivel del corazón. También debe retirársele a la persona cualquier objeto que pueda oprimir el área afectada como anillos, pulseras, relojes, zapatos...

Muy importante: No se debe chupar el veneno, ni hacer incisiones (cortadas) en la herida. Tampoco se debe aplicar torniquete. Es mucho mejor colocar una venda elástica un poco más arriba de la herida.

La administración del suero antiofídico por vía subcutánea es una garantía para obtener la recuperación de la víctima, aunque para algunos venenos de serpientes no hay antídoto.


Recuerda
: del cuidado inmediato que se tenga de las heridas, dependerá  la pronta cicatrización y se evitarán la complicaciones que acarrean las infecciones.

Tomado de:
Escalona, M. Everduim, J. (1999) Guía Escolar 6,
Caracas, Venezuela: Santillana. Serie Caracol.
Everduim, J. (1995) Ciencias Hoy 4, Caracas
Venezuela: Santillana. S.A.
 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008