Firma páginas web


 
 
La Energía Solar



 

La energía solar es indispensable para todos porque sin ella no sería posible  la vida, y los seres humanos, con el paso del tiempo, han aprendido a hacer uso de esta  energía. Una de ellas es para secar la ropa, pero ya los indígenas utilizaban los rayos del sol, para conservar sus  alimentos, secando el pescado, semillas, carne y otros. También la luz solar contribuye al crecimiento de  la vegetación, es muy importante para la vida, pues de las plantas  lo necesitan para producir su alimento, y a cambio producen oxigeno. El cuerpo humano también necesita de los rayos solares para mantenerse sano. 

 

La energía solar

La energía solar llega a la Tierra a través del espacio en energía llamada fotones que interactúan con la atmósfera y la superficie terrestres. Los rayos solares participan en una serie de fenómenos terrestres como los vientos, el ciclo del agua, la fotosíntesis en las plantas y muchos fenómenos más. La intensidad de esta  energía depende de un punto determinado de la Tierra, el día del año,  la hora y ubicación del sitio  sobre el globo terráqueo.

 

 

Existen fuentes de energía como las plantas y los fósiles que pueden generar energía. Las planta a través de la madera y los fósiles  por el carbón. Estas fuentes de energía a su vez, usaron la energía solar durante su formación. Como las fuentes de energía distintas al sol son muy costosas y generan contaminación ambiental,  las  organizaciones internacionales promocionan las investigaciones científicas que buscan la forma  de aprovechar al máximo  la energía solar,  para así  ofrecer ayuda real a las poblaciones que habitan en zonas donde escasean los recursos, tanto naturales como económicos,  para que puedan utilizar los materiales y tecnologías locales,  y satisfacer sus necesidades básicas en cualquier época del año.

 

 

Celda o célula solar

Para  aprovechar y aplicar la energía solar, se requiere que ésta sea captada, transformada y almacenada, porque no siempre es de día o el sol brilla con la misma intensidad dependiendo de la época del año o lugar en la tierra. Se han inventado aparatos especiales que hacen estas tareas, tales como las células solares.

 

Una celda o célula solar es un dispositivo que convierte  la luz solar en energía eléctrica. Se compone de 3 capas: la superior que recibe la luz es una película de metal delgadísima, la segunda es una capa de cobre y la tercera de plomo, protegidas con capas de cuarzo para que los rayos  x y ultravioletas del sol no las destruyan. Cuando la luz incide sobre la célula, se produce un efecto similar al de la pila, produciendo electricidad que dura mientras se recibe luz.

En la actualidad,  con la ayuda de esta tecnología,  se usa la energía solar como sustituto de otras fuentes de energía en las actividades diarias. Por ejemplo, esta energía se está utilizando para producir electricidad y calor. En fábricas y viviendas, se utilizan grandes ventanales para aprovechar la claridad  y el calor del sol en horas de trabajo.

 

Las comunicaciones se están beneficiando también de esta energía, ya que los satélites  artificiales que están en el espacio, tienen grandes paneles de celdas solares que les proporcionan la energía para permanecer en órbita alrededor de la Tierra.

Los científicos están uniendo sus esfuerzos  y trabajan arduamente para crear un automóvil que funcione con la energía solar y no con combustibles fósiles, como la gasolina,  que se obtiene del petróleo, recurso natural no renovable y que contamina el ambiente. Para ello han creado las baterías  solares que funcionan como las células solares, pero sólo pueden acumular energía por pocas horas de trabajo.  Debido a esto su uso todavía es muy limitado.

 

 

En industrias y fábricas, se usan paneles  de concentración más complejas. Estos paneles reflejan y concentran la energía solar incidente sobre una zona receptora pequeña. Como resultado de esta concentración, la intensidad de la energía solar se incrementa y las temperaturas del panel receptor aumenta en gran escala. Los paneles concentradores deben moverse para seguir al Sol si se quiere que actúen con eficacia.

 

 

El calentador solar

Las células solares  o paneles se han usado de forma eficaz para calentar agua y para calefacción. Los sistemas típicos usados en residencias familiares,  emplean células  fijas, montadas sobre el techo, ubicadas en sitios estratégicos donde se recibe la mayor cantidad de luz solar para almacenarla. Construir un calentador solar es fácil, inténtalo.

 

El horno solar

Los hornos solares son una muestra importante de los paneles concentradores de alta temperatura. Funcionan con muchísimas  células solares. Los hornos solares se utilizan para transformar la materia prima de las industrias  petroquímica, metalúrgica, de cerámica y de vidrio, también  se utiliza para cocinar alimentos y calentar agua, así se ahorra energía  y dinero. Además no contamina el ambiente. La elaboración de un horno solar es fácil, has la prueba.

 

 

 

Tomado de: _____ (1987). El tesoro de la tecnología. Volumen II.
España: Editorial Codex.
  Rincón, L. y Gutiérrez, J. (1999). Girasol.
Caracas: Editorial Básica.
  Jatar de Álvarez, A.  y Fernández, R. (1999). Valores.
Caracas: Editorial Colegial Bolivariana.

 

Si quieres saber más:

http://www.censolar.es/menu2.htm

 

 
Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008