Firma páginas web


 
 
La Respiración


La entrada y salida del aire a los pulmones se debe a los movimientos respiratorios de inspiración (entrada) y espiración (salida) movimientos que se realizan automáticamente por la acción de los músculos respiratorios del diafragma, pectorales e intercostales. Estos músculos mueven la caja torácica provocando alternativamente entrada y salida de aire. Cada persona respira unas 17 veces por minuto (cuando se encuentra en reposo) y cada vez se introduce aproximadamente medio litro de aire, pero cuando hacemos ejercicio el ritmo aumenta permitiendo que entre más oxígeno a nuestro organismo.


El eficaz sistema respiratorio necesita algo más, poco se hace con el mismo aire estancado en el interior de los pulmones. Tenemos que sacar el aire ya viciado con dióxido de carbono y meter regularmente aire fresco con bastante oxígeno, ello se logra con la colaboración de otras partes de nuestro cuerpo.

Bajo los pulmones existe un músculo fuerte, como una faja curvada en forma de cúpula que se llama diafragma, cuando este músculo se aplana y su cúpula baja se ensancha la cavidad donde se encuentran los pulmones, el tórax, simultáneamente, se contraen los músculos que tenemos entre las costillas. Como resultado de ello las costillas suben, el pecho se proyecta hacia fuera y se hace aún mayor el espacio disponible y por lo tanto los pulmones pueden recibir más aire que llega del exterior y se llenan, el diafragma y los músculos se relajan, la cavidad del tórax se hace menor y los pulmones se desinflan como si fueran globos.


El esfuerzo se hace inspirar, para hacer que entre el aire; normalmente, la inspiración o sea, la salida del aire se logra sin mayor esfuerzo cuando los músculos se relajan.

Los pulmones no se vacían completamente en cada espiración.El oxígeno presente no es muy soluble en líquidos acuosos, si dependieramos de la cantidad que puede disolverse en la sangre nuestras células recibirían muy poco de este gas

.Pero él no viaja disuelto, sino atrapado en las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos, combinados con el hierro que éstas poseen, luego, al llegar a las células donde la concentración de oxígeno es menor la hemoglobina lo libera.

El dióxido de carbono viaja con la hemoglobina también, pero la mayor cantidad se combina con agua y se transforma en bicarbonato; se disuelve en la sangre, llega a los pulmones donde se desprende del agua, se convierte en dióxido de carbono y sale al exterior.


¿Porqué no podemos contener la respiración más de unos segundos?.En el cerebro hay unos centros que detectan el nivel de dióxido de carbono en la sangre, cuando dejamos de respirar, este nivel sube porque el dióxido de carbono se acumula. Los centros del cerebro detectan esto y mandan órdenes a los músculos del tórax para que se contraigan y respiremos de nuevo,
Algunos trastornos en nuestro sistema respiratorio; El asma, es causada por una contracción de los bronquios que dificulta la respiración.El resfriado, es producido por una amplia gama de virus de la misma familia.Neumonía y Tuberculosis, son infecciones causadas por bacterias en los pulmones.
Uno de los principales enemigos de los pulmones son los humos contaminantes, como el cigarrillo, el humo de las fábricas y los automóviles, ya que estos se introducen en los pulmones y favorece entre otras enfermedades el cáncer de pulmón.

El aparato respiratorio posee estructuras sumamente especializadas, tiene una abertura al exterior a través de la nariz y en el extremo, el interior del cuerpo, termina en los pulmones. Los pulmones tienen una estructura final representada por unas "bolsitas" muy pequeñas, rodeadas por membranas muy finas llamadas alvéolos. Desde allí el oxígeno proveniente de la atmósfera pasa a la sangre y esta, se encarga de distribuirlo por todo el cuerpo. En el organismo existen más de 300 millones de " bolsitas " que cubren una superficie de 80 mts2 para realizar el intercambio de gases.

Los pulmones son fundamentales y el aparato respiratorio tiene estructuras especializadas para lograr la obtención del oxígeno. El aire penetra por la nariz donde existen unos pelos y mucosidades que atrapan las partículas del polvo y microorganismos evitando que pasen a los pulmones. El aire sigue y penetra en la faringe donde se entrecruzan los conductos de los aparatos digestivo y circulatorio. Los alimentos pasan de la faringe al estomago llevados por el esófago, en tanto que el aire va a los pulmones por la laringe y la tráquea

.La tráquea está formada por anillos de cartílagos encajados en sus paredes, con el fin de que la luz traqueal esté siempre abierta. Durante la inspiración, la presión del aire en la tráquea es inferior a la atmosférica y de no haber anillos rígidos en el tubo se aplastaría. La tráquea se divide en dos bronquios, uno para cada pulmón y los bronquios a su vez en bronquíolos cada vez más pequeños que terminan en las delicadas bolsitas llamadas alvéolos

.Las moléculas de oxígeno y dióxido de carbono pasan con facilidad a través de las paredes húmedas de los alvéolos pulmonares. El oxígeno pasa del aire a la sangre y el dióxido de carbono de la sangre al aire. El dióxido de carbono se ha producido en las células como resultado de la combustión de los alimentos.

Para tener bastante cantidad de oxígeno es necesario que exista una superficie de mayor absorción y que no corra el riesgo de secarse y los pulmones son esenciales para estos requerimientos. Gracias al aparato circulatorio, las sustancias alimenticias digeridas llegan del intestino delgado a cada una de las células y no se puede obtener energía si no esta presente el oxígeno. El oxigeno genera cierta reacción en el organismo la cual no se libera de manera violenta, pues sino ardería por dentro el organismo.

La energía se va liberando poco a poco a través de un complicado ciclo, donde al final del proceso se produce la combustión del dióxido de carbono y se libera agua y energía, este proceso se llama respiración celular.



Tomado de:
Ceniceros, J. y Alvarez, R. (1990). Estudios de la Naturaleza
7º año. Caracas: Editorial Larense.
Feliu, Z. y Tineo, A. (1990). Ciencias Naturales 7º año.
Caracas: Ediciones CO-BO.
Guillén, O. y Isturiz, C. (1995) Ciencias Biológicas 8º año.
Caracas: Editorial Salesianas S.A.
La Cueva .A.(1995). El viaje de los alimentos.
Caracas. Cenamec. Distribuidora Estudios.
Mazparrote, S. (1998). Ciencias Biológicas 9º año.
Caracas. Editorial Biosfera.
Parga, D. y Ibarra, J. (2001). Olimpiadas. Ciencias 8º.
Editorial Excelencia C.A. Caracas.
Pascual, J. M. (1997). Diccionario Hola Ciencias.
Caracas: Ediciones Edinova S.A.
Ruiz, A. (1987). Estudios de la Naturaleza.
Caracas: Editorial Triangulo
Ruiz, A. (1994). Biología 9º año. Caracas: Editorial Triangulo.
Vitali, G., Proverbio, F. y Marín, R.(1990). Estudios de la
Naturaleza. Caracas. Editorial Teduca Santillana


 
 
Otros Temas:

Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Interactividades | Dudas |
| Recomendar esta página | Imprimir esta página |
Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008