Firma páginas web


 
 
Cuentos

 

Los cuentos tradicionales, son narraciones de tradición oral en todo el mundo. Como manifestación del folclore, los cuentos tradicionales se han transmitido de generación en generación, sufriendo con el tiempo muchas alteraciones debido a las incorporaciones o eliminaciones que realizaban los narradores. Durante este proceso de difusión cultural algunos se escribieron, pasando de nuevo a la transmisión oral, que es el rasgo fundamental de los cuentos tradicionales y de toda la literatura popular.


El primer testimonio escrito de cuentos fantásticos aparece en Europa en el siglo XVI. Pero es Charles Perrault con Cuento de Mamá Oca quien despierta gran interés por estos temas.

Las traducciones de Las mil y una noches ayudaron al desarrollo de este género literario.

El triunfo llegó con el romanticismo de la mano de los hermanos Grimm, que realizaron una recopilación y estudio de cuentos de hadas de la tradición europea en Cuentos para niños y familias, obra de la que se hicieron siete reimpresiones de 1812 a 1857. En el siglo XX se realizaron estudios sobre estos cuentos, entre los que destacan Morfología del cuento (1928).

Los cuentos tradicionales tienen una estructura parecida. Todos tienen un espacio tópico en que se realizan las cosas cotidianas: como la cocina del palacio en Cenicienta,

 

 

el taller de Gepetto en Pinocho,

la casa de los niños en Peter Pan.

Y un espacio fantástico en el que se realizan las fantasías y los actos mágicos:

 

el palacio del príncipe en Cenicienta,




el mar en Pinocho,


 

la tierra del Nunca Jamás en Peter Pan.

Además tienen unos personajes más o menos fijos como el héroe o heroína Blancanieves

Caperucita,

 

Pulgarcita,

 

Y un villano:

La bruja,

 

El lobo,

 

 

El ogro.

La historia se repite de una manera similar. Hay una prueba calificante en que el protagonista se convierte en héroe o heroína y muchas veces se le entrega un Objeto Mágico.

La espada al Príncipe de la Bella Durmiente.

 


La zapatilla a la Cenicienta.

 

La manzana a Blancanieves.

A continuación de la descripción del acto heroico viene un final feliz.

Hay cuentos con descripciones llenas de detalles con secuencias de acontecimientos de principio a fin.
En la literatura contemporánea surgen los cuentos con un formato diferente. Por ejemplo Jorge Luis Borges se convirtió en el escritor más importante de la Argentina moderna, especializado en la creación de cuentos que aparecen en su obra Ficciones en 1945).

Jorge Luis Borges

Tomado de:
http:// www.cervantes.org/borges.html



Horacio Quiroga

También se destacan el chileno Baldomero Lillo que escribió cuentos de mineros, como Sub terra (1904), y Horacio Quiroga autor uruguayo de historias de la jungla quien, en Cuentos de la selva (1918), combinó un enfoque de tipo regional centrado en la relación entre los seres humanos y la naturaleza primitiva, con la descripción de fenómenos psicológicos extraños en unos cuentos de misterio poblados de alucinaciones.


Tomado de: http://www.patriagrande.net/uruguay/ horacio.quiroga


En los cuentos contemporáneos la estructura cambia. Los acontecimientos son inmediatos. Es frecuente que tengan un antihéroe que es un personaje común y corriente. Los acontecimientos son inmediatos. El final es normalmente inesperado.


Los cuentos populares y de la tradición indígena son especies de leyendas que provienen de la tradición oral y son recreados por las diferentes generaciones con versiones adecuadas a los intereses de sus tiempos.
 


Algunos cuentistas venezolanos son: Julio Garmendia con obras como: La Tienda de muñecos, el Cuento Ficticio, El alma; Arturo Uslar Pietri; Salvador Garmendia, con obras como: Maniquíes, Noche 9:30; Aquiles Nazoa; Aníbal Nazoa.

Otros cuentistas latinoamericanos importantes son Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Horacio Quiroga, Juan Rulfo, Mario Benedetti.


Veamos el estilo de un cuento contemporáneo en estos segmentos de La Tienda de Muñecos de Julio Garmendia:

"No tengo suficiente filosofía para remontarme a las especulaciones del pensamiento. Esto explica mis asuntos banales y porqué trato de encerrar en breves líneas la historia- si así puede llamarse la Tienda de Muñecos de mi abuelo, que después pasó a manos de mi padrino y de las de éste a las mías. A mis ojos posee esta tienda el encanto de los recuerdos de la familia. Y así como otros conservan los retratos de sus ante pasados a mí me basta, para acordarme de los míos pasar la mirada por los estantes donde están alineados los viejos muñecos, con los cuales nunca jugué".


Comparemos con el estilo de este fragmento de un cuento guatemalteco de Luis Alfredo Arango. Celina era una niña bien bonita, la gente del callejón del arrocero, en el barrio de Belén, la veía todos los días y nunca terminaba de admirarla. Y es que mientras más crecía Celina, más bonita se ponía...en verdad se parecía a la pequeña estatua de la Virgen del Socorro, llena de gracia y morena. Hasta su nombre era extraño, como venido del cielo o sacado de algún libro de cuentos.

Tomado de:
Cortázar, J. ( 1995). Casa Tomada y otros relatos. Barcelona: Plaza & Janes.
Cuentos de animales fantásticos para niños. (1984). Sao Paulo: Coedición Latinoamericana.
Cuentos de espantos y aprecidos. ( 1967). Sao Paulo: Coedición Latinoamericana.
Enciclopedia ENCARTA. Microsoft. Versión 1998. USA: Microsoft Co.
Garmendia, J ( 1990). La Tienda de Muñecos. Caracas: Monte Ávila.
Garmendia, S. ( 1991). Los Pequeños Seres. Caracas: Monte Ávila.
Rama, A. (1987). Antología del techo de la ballena. Caracas: Fundarte.
Nazoa, A. ( 1992). Obras incompletas. Caracas: Monte Ávila.

 
 
Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Interactividades | Dudas |
| Recomendar esta página | Imprimir esta página |
Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008