Firma páginas web


 
 
Novela

 

La novela es una narración extensa, por lo general en prosa, con personajes y situaciones reales o ficticios, que implica un conflicto y su desarrollo que se resuelve de una manera positiva o negativa.

El término novela (del italiano novella, 'noticia', 'historia', que a su vez procede del latín novellus, diminutivo de novus, 'nuevo') procede de las narraciones que Giovanni Boccaccio empleó para designar los relatos y anécdotas en prosa contenidos en su Decamerón. Como género es el resultado de la evolución que arranca en la epopeya y sigue con el romance.
El desarrollo de la novela es lento. No es predecible como el del cuento ya que depende del género de novela. Dentro de la narrativa contemporánea tienen características muy diferentes la novela romántica, a la novela de denuncia del boom latinoamericano, a la novela policíaca como las de Ágata Christie.


Los grandes maestros de la novela moderna son Stendhal y Honoré de Balzac. Stendhal es el gran psicólogo del amor, la ambición y el ansia de poder, y es autor de obras magistrales como "Rojo y Negro" o "La Cartuja de Parma", en las que aparece un nuevo tipo de héroe, el "inadaptado" social. Balzac, con su vasta obra en 47 volúmenes, "La comedia humana", hace un retrato de la sociedad francesa marcado por la ambición material y el desarrollo tecnológico.
Stendhal

Honoré de Balzac
Gustave Flaubert

Émile Zola

La siguiente generación de novelistas franceses manifiesta un profundo interés por la novela como obra. Gustave Flaubert se propone con "Madame Bovary" y "La educación sentimental" escribir sobre la vida cotidiana sin abandonar el sentido clásico de la forma y la precisión propia de las epopeyas medievales. Otro gran novelista francés, Émile Zola, compartía con Flaubert la pasión por la ciencia y concebía la novela como una suerte de laboratorio donde el autor experimenta con seres reales. Fruto de esta concepción es su serie de veinte novelas.

La característica más destacada de la novela moderna, así como del espíritu moderno, es su hondo sentido de la historia. Entre los principales novelistas europeos cabe citar a Alexandre Dumas padre y Victor Hugo en Francia. Otra gran preocupación de los novelistas británicos fue la crítica social, reflejada a través del diálogo, la caracterización y la descripción, desarrolladas por los maestros del siglo XVIII.

Alexandre Dumas

Victor Hugo


Dickens


Emily Brontë
Dickens realiza una crítica despiadada de la sociedad victoriana, con situaciones cómicas que se presentan a veces con simpatía siempre con la más absoluta intensidad. Su vida y su literatura se sustentan sobre metáforas tan ilustrativas como el entierro, la cárcel o el renacimiento. Dickens es el más grande autor inglés desde Shakespeare. Algunos escritores victorianos optaron por alejarse de los males urbanos y buscar refugio en la vida rural. Tal es el caso de Emily Brontë, autora de Cumbres Borrascosas.
La letra Escarlata (1859) de Hawthorne explora con sutileza la naturaleza del pecado y la conciencia puritana. Otro destacado novelista que se sirvió del método simbólico, Herman Melville, escribió un gran drama poético sobre la conquista de lo absoluto, simbolizada en la persecución de una ballena: Moby Dick (1851).

Hawthorne

Herman Melville

Mark Twain
El novelista Mark Twain censura con grandes dosis de ironía y humor en Las aventuras de Huckleberry Finn (1884) los vicios de una sociedad autocomplaciente. Este libro contribuyó asimismo al nacimiento de un estilo literario típicamente estadounidense, al demostrar las enormes posibilidades expresivas de la lengua coloquial.


La novela rusa

Durante el siglo XIX, marcado en Rusia por el fervor intelectual y el compromiso político, la novela se convierte en un arma contra el despotismo y la censura y en un vehículo para la expresión de ideas éticas y filosóficas. En este marco se presentan, Fedor Dostoievski y Liev Tolstoi. Dostoievski es el padre de la moderna novela psicológica y de ideas. Convencido de que la naturaleza humana se define por sus extremos, realizó un profundo análisis de la desesperación y la marginación. Sus novelas "Crimen y Castigo" (1866) y "Los Hermanos Karamázov" (1879-80) figuran entre las obras de mayor repercusión en la literatura y el pensamiento universal. Tolstoi logra representar de manera global la compleja realidad de su país. Sus novelas "Guerra y Paz" (1865-1869) y "Ana Karenina" (1875-1877) no han sido superadas por ningún escritor posterior en su representación del instinto y los afectos en el ámbito de lo cotidiano, si bien su literatura pretende dar un sentido a la vida mucho más profundo.

Fedor Dostoievski


Liev Tolstoi.


Camilo José Cela


España

Con la llegada del siglo XX se inicia en España un amplio movimiento de renovación cultural y artística -perfectamente ejemplificado en las obras de Unamuno, Azorín, Valle-Inclán y Baroja- que da lugar en el primer tercio del siglo a una prosa enormemente plural y rica tanto estilística como temáticamente. Entre los principales narradores de posguerra cabe citar a Camilo José Cela (La familia de Pascual Duarte, 1942)


Latinoamérica

La novela hispanoamericana en el siglo XIX se planteó la expresión de una conciencia nacional, cargada de elementos sociales y morales como documento histórico. Después de dos siglos de literatura esta línea sigue viva en las obras actuales, cuyos temas siguen siendo el nacionalismo, lo autóctono, la lucha por la libertad frente a los dictadores y tiranos, y una permanente denuncia social y moral. En la línea lírico-sentimental, el máximo exponente puede ser "María" (1876) del colombiano Jorge Isaacs, la mejor novela romántica hispanoamericana de todos los tiempos.


Jorge Isaacs

En la misma línea están el argentino Eduardo Gutiérrez, con Juan Moreira (1880), en la que resuena el "Martín Fierro" y la interesante novela indigenista "Aves sin nido" (1889) de la peruana Clorinda Matto de Turner, que plantea los problemas de los indios y su proyección social.




Eduardo Gutiérrez

Juan Moreira

Clorinda Matto

Ricaldo Güiraldes

En el curso del presente siglo la novela ha sufrido importantes transformaciones temáticas y estilísticas.

El modernismo supone una multiplicación temática que va desde el cosmopolitismo, con matices históricos y psicológicos, como las obras de carácter regionalista, "Don Segundo Sombra" (1926), la mejor novela de Ricaldo Güiraldes, de tema gaucho, o Raza de bronce (1919), del boliviano Alcides Arguedas, una visión realista y objetiva del problema indígena. La revolución mexicana, en el primer tercio del siglo, favoreció una espléndida floración de novelistas, entre ellos Mariano Azuela, con "Los de abajo" (1916), premio Nacional de Literatura, y Martín Luis Guzmán, con "El águila y la serpiente" (1928).
Alcides Arguedas
Mariano Azuela
Martín Luis Guzmán

José Eustasio Rivera

Rómulo Gallegos


La novela regionalista, que había producido obras de inspiración criolla y denuncia social, dejó paso a las llamadas 'novelas de la tierra', que presentaban el enfrentamiento entre los hombres y el medio, sus luchas y trabajos por transformar la realidad. Abrió el ciclo "La Vorágine" (1924), del colombiano José Eustasio Rivera, impresionante cuadro de costumbres, que narra la destrucción del individuo por la naturaleza y alcanzó su momento culminante con Doña Bárbara (1929), del venezolano Rómulo Gallegos, pedagogo, periodista, presidente de la República y excelente paisajista. A partir de 1940 se produjo una clara ruptura con el realismo anterior, el realismo social, para dar paso, a través de un largo proceso de maduración, al llamado realismo mágico, que algunos autores han llamado "lo real maravilloso americano".
Aparecen obras de gran interés: El señor Presidente (1946) del guatemalteco Miguel Ángel Asturias, premio Nóbel en 1967, que describe magistralmente la deformación del poder político; "Los pasos perdidos" (1953) y "El siglo de las luces" (1962) del cubano Alejo Carpentier.

Miguel Ángel Asturias

Alejo Carpentier


Julio Cortázar
El triunfo de la revolución cubana, provocó una explosión de simpatía y optimismo; la aparición de numerosas revistas que apoyaban y promovían esa circunstancia histórica y, sobre todo, la fuerza de producción y la capacidad expansiva de la industria editorial catalana, que pretendía dominar y recuperar los mercados lectores de América Latina. Se consolidó el llamado 'boom de la novela latinoamericana', cuyos rasgos definitorios son: preocupación por la estructura narrativa, experimentación lingüística, invención de una realidad ficcional propia, intimismo y rechazo de la moral burguesa.


Tuvo sus teóricos, como el uruguayo Carlos Rama; sus promotores, como el argentino Julio Cortázar, el colombiano Gabriel García Márquez o el mexicano Carlos Fuentes, e incluso sus detractores, como le ocurrió al cubano Guillermo Cabrera Infante, en una etapa inicial.

Gabriel García Márquez

Carlos Fuentes


Guillermo Cabrera Infante
Tomado de:
(1978). Rayuela. Caracas: Colección Ayacucho
Dumas, A. (1975). Los tres mosqueteros. Barcelona: Círculo de Lectores..
García Márquez, G. (1999). Cien años de soledad. Bogotá: Macondo.

Isaacs, J. (1991). María. Caracas: Panapo.
Otero Silva, M. (1991). Casas Muertas. Caracas: Monte Ávila
Enciclopedia ENCARTA. Microsoft. Versión 1998. USA: Microsoft Co

Fuentes de fotografias
http://www.epdlp.com
http://www.mek.iif.hu/porta/szint/tarsad/irodtud/vilagir/html/f01.htm
http://www.livresse.com/Auteurs/dumas-alexandre.shtml
http://www.classicreader.com/author.php/aut.13/
http://www.releituras.com/lievtolstoi_menu.asp
http://www.banrep.gov.co/blaavirtual/credencial/abril1995/abril1.htm
http://www.todo-argentina.net/
http://artscenecal.com/Listings/WestHwd/CouturierFile/CouturierArtists/JMoreira.html
http://www.carleton.edu/curricular/SPAN/classes/Spanish344/Spanish344.htm
http://www.heim2.tu-clausthal.de/~kermit/autoren/asturias.html

 
 
Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Interactividades | Dudas |
| Recomendar esta página | Imprimir esta página |
Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008