Firma páginas web


 
 
El párrafo

 

Para formar párrafos los escritores encadenan una serie de Sintagmas.



Un sintagma puede relacionarse con otro u otros que existan en la oración y dentro de él puede haber, a su vez, otro u otros sintagmas.

Por ejemplo en: el muchacho estudia el tema de Física, existen dos sintagmas constituyentes de la oración:
el sintagma nominal: el muchacho, cuyo núcleo es el sustantivo, que hace la función de sujeto, y el sintagma verbal: estudia el tema de Física, cuyo núcleo es el verbo.
Pero, a su vez, dentro del sintagma verbal hay otro sintagma nominal: el tema de Física, que funciona como complemento directo y cuyo núcleo es el sustantivo: tema.
Dentro de este sintagma se halla otro preposicional, de Física, que funciona como complemento de nombre de tema.











Este encadenamiento de frases no sólo tiene una relación de orden para formar párrafos: sino sobre todo funcional, es decir de relaciones gramaticales entre cada enunciado: Ejemplo. 


Las claves de construcción de un párrafo son: mantener la concordancia y coherencia del texto seleccionando los conectores apropiados.

Un sintagma es una palabra o grupo de palabras relacionadas entre sí y que forman una unidad funcional.


Sintagma nominal

Es el primer constituyente de la oración gramatical, en su forma completa. Su núcleo, es un sustantivo, puede ir determinado o no en la estructura y acompañado de elementos adyacentes o subordinados que lo complementan: El joven buen mozo.

   
 
Los determinantes o actualizadores son morfemas gramaticales, que identifican o cuantifican el concepto expresado por el núcleo y van antepuestos, por ejemplo: el artículo, los adjetivos determinativos, posesivos, demostrativos, indefinidos y numerales. Mediante el uso de un determinante o actualizador, marcamos automáticamente la existencia de seres o realidades concretas: Una poesía. Este libro. Mi pluma. Algún día.
Ciertos determinantes marcan la especificidad y singularidad de lo determinado: El libro, este libro o mi libro.

Los adyacentes o adjuntos del núcleo son modificadores directos que completan, precisan o restringen el significado. Se les llaman también complementos. Ver Sujeto y Predicado
. La función de complemento del núcleo nominal o complemento del nombre es característica del adjetivo, aunque también puede ser desempeñada por un sustantivo, precedido de preposición: Una muchacha típica. El arroz con mango.

 

Para la formación de párrafos va a influir si el sujeto es: agente o paciente.

 

Sujeto agente es quien realiza la acción verbal y concuerda con el verbo en número y persona: Luis come rápido.

 

Sujeto paciente o receptor es cuando recibe la acción de verbo: Los muchachos fueron castigados por sus padres.

 



Es así que vamos a encontrar oraciones formadas por diferentes sintagmas que marcarán la evolución del párrafo y que lo introducen:

Sintagma adjetivo. Su núcleo es un adjetivo, tiene valor independiente y funciona como complemento predicativo: Los ríos

o como atributo: Sergio

En cualquiera de los dos casos, la dependencia de los adjetivos respecto de los sustantivos a los que se refiere se manifiesta por la concordancia en género y número: Ríos turbios; Sergio feliz.

 

 

 

 

 


Sintagma preposicional

Es el sintagma que lleva preposiciones: complemento directo lleva la preposición a cuando se refiere a persona u objeto personificado: Vi a Manuelito.

Complemento indirecto lleva las preposiciones "a" y "para":


Sintagma adverbial

Es el sintagma que tiene como núcleo un adverbio que, en ocasiones, puede ir complementado por un sintagma preposicional: Vivo 'lejos de aquí'.

Su función es la de complemento circunstancial.
Una de las condiciones esenciales para la formación gramaticalmente correcta de los párrafos es: mantener la concordancia en número, persona y tiempo del verbo.


La articulación de diferentes sintagmas en un contexto escrito significativo, con un sentido interno, es lo que constituye un párrafo. 
Ejemplo


Los párrafos son separados por puntos y aparte para indicar que el tema tratado a continuación no está estrictamente relacionado con la idea anterior. Ejemplo















Para entender la cohesión interna del párrafo es necesario respetar la concordancia entre las partes y mantener la coherencia del texto.





Para mantener la cohesión hay que saber manejar las conjunciones:

Me molestó 'que' no me lo dijeras.
Dijo 'que' lo haría.
Me voy a acostar 'ya que' estoy cansado.

La conjunción condicional introduce proposiciones subordinadas condicionales: Lo haré 'si' me provoca. De este si condicional se derivan las locuciones:

como si, si bien:
Estudias 'como si' no te importara;
'Si bien' estudié los temas, no logré aprobar.

Tomado de:
Enciclopedia ENCARTA de Microsoft. Versión 1998.
Protagonistas del mundo. (1994). Bogotá: Terranova Editores
Anzola, M. (2002). El planeta de la salud. Módulo de 8º semestres de
Educación Básica. Caracas: IRFA-Fe y Alegría.
 
 
Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Interactividades | Dudas |
| Recomendar esta página | Imprimir esta página |
Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008