Firma páginas web


 

 
Herencia del sexo

¿Cómo se hereda el sexo?
Durante mucho tiempo se atribuyó la herencia del sexo a otros factores que no tenían que ver con la herencia. Los estudios que se realizaron en este campo permitieron asociar las características sexuales con la presencia o ausencia de un determinado cromosoma.

Científicos como Wilson y Stevens en 1905, determinaron que los cromosomas se encontraban tanto en la hembra como en el macho. Paralelo al descubrimiento citológico de los cromosomas sexuales.

Correns señaló que los granos de polen de ciertas plantas eran determinantes en el sexo, para él todas las ovocélulas eran sexualmente de un tipo, mientras que los granos de polen eran de dos tipos. Dichas observaciones demostraron la presencia de dos tipos de cromosomas: los autosomas y los heterosomas o cromosomas sexuales. Podemos decir que los Autosomas se encuentran en las células somáticas


formando parejas, donde tienen similitud en el tamaño, forma y en la información hereditaria, son llamados también cromosomas homólogos, estos provienen de los progenitores, uno del padre y otro de la madre., son llamados también diploides (2n) porque tienen la misma . carga cromosómica.



Los cromosomas sexuales o heterosomas se encuentran en las células sexuales y se llaman así porque determinan el sexo del individuo y tienen sólo la mitad del número de cromosomas y se les llaman haploides (n).

Existen especies donde hay un cromosoma sexual que es igual en machos y hembras y se identifican con la letra X , hay otros que se encuentran sólo en los machos y se denotan con la letra Y. En muchas especies con sexo, el macho tiene un cromosoma X y el otro Y, es decir, que su par es XY, mientras que la hembra posee dos cromosomas X y por lo tanto el par es XX, los cromosomas autosómicos también influyen en el sexo.

La primera solución a este dilema se produjo como resultado de los estudios de la mosca de la fruta “Drosophila melanogaster”. Fue Thomás Hunt Morgan el primero en valerse de este pequeño organismo como objeto de investigación.

Y se puso a pensar y analizar Las razones de porqué trabajar con esta mosca y encontró las siguientes razones:



1.- Son fáciles de conseguir:
2.- Su ciclo de vida se realiza rápidamente
3.- Posee sólo cuatro pares de cromosomas

4.-Sus hembras son muy fecundas

5- Pueden ser criadas fácil

Además se encuentra con una gran ventaja: la presencia de cromosomas gigantes en las glándulas salivales de la larva, estos cromosomas presentan muchos más detalles estructurales que los cromosomas normales del cuerpo.

Aunque la mosca hembra de la fruta posee cuatro pares de cromosomas homólogos, el macho posee solamente tres pares de cromosomas homólogos y los dos restantes no son homólogos son heterosomas. Uno de los cromosomas del cuarto par es de apariencia idéntica a los cromosomas del
cuarto par de las hembras y se denomina cromosoma X, el otro cromosoma de los machos es bastante diferente y se denomina cromosoma Y.

Debido a la separación de los pares homólogos en la meiosis, los huevos de la mosca de la fruta contiene uno de cada tipo de autosomas, más un cromosoma X. Los espermatozoides producidos por los machos contienen tres autosomas y un cromosoma X o uno Y.

Para realizar sus trabajos, Morgan cultivó Drosophilas de tipo salvaje; en un principio se trazó como objetivo realizar cruces como los realizados por Mendel con las plantas de arvejas.

Después de realizar muchos cruces observó que en uno de los cultivos había una mosca que era diferente a las demás, tenía los ojos blancos en vez de rojos, que era lo normal.

Cuando las separó del grupo, observó que esta mosca mutante era un macho y la cruzó con una hembra de ojos rojos normal para obtener los descendientes en la primera generación.

       P1: XRXR x XrY

F1 Xr Y
XR
XRXr
XRY
XR
XRXr
XRY
P2: XRXr x XRY

XR Y
XR
XRXR
XRY
Xr
XrXR
XrY


Por lo tanto se obtuvieron: 2 mosca hembras de ojos Rojos Heterocigotas y dos machos de ojos Rojos. Aquí se pudo observar que todos las moscas salieron con los ojos rojos, independientemente de ser hembras o machos.

Esto nos indica que el carácter de ojos blancos es determinado por un gen recesivo.

Luego, Morgan realizó una segunda experiencia cruzando individuos descendientes de la primera generación (F1) y se obtuvieron los siguientes resultados.

El 75% de los individuos era de ojos rojos y el 25 % de ojos blancos; esto quiere decir que Morgan observó en este cruce que los individuos de ojos rojos eran todos hembras. mientras que apareció un macho de ojos rojos y uno de ojos blancos.



Por eso pensó que este tipo peculiar de la herencia relacionado con el sexo podría explicarse si se suponía que los alelos implicados estuviesen localizados en los cromosomas X , y tendrían que presentar la condición homocigótica con respecto del carácter de ojos blancos para expresarlo.

En cambio, los machos con un solo cromosoma X manifestaría el carácter para cualquier alelo presente en el cromosoma X y se denominarían hemicigoticos. Esto se cumpliría aun para el caso del alelo recesivo, ya que el cromosoma Y no tiene un alelo que pudiera ser dominante respecto de los caracteres ligados a los cromosomas sexuales ya que siguen una herencia, donde el macho transmite sus características ligadas al sexo a sus hijas, y las hembras a sus hijos; este tipo de herencia se conoce como “herencia cruzada”.

En la especie humana, la determinación del sexo es también del tipo XX - XY; los machos son XY y las hembras XX, es decir, el sexo está determinado genéticamente por dos cromosomas llamados “cromosomas del sexo” para distinguirlos de los cromosomas somáticos.

Las células masculinas, con su número diploide de cromosomas, contiene un cromosoma X y uno Y (XY) mientras que las células femeninas contienen dos cromosomas XX: como consecuencia de la meiosis durante la gametogénesis, cada óvulo normal contiene un solo cromosoma X, pero la mitad de los espermatozoides normales contiene un cromosoma X y la otra mitad un cromosoma Y.

El óvulo humano tiene 23 cromosomas cada uno, es decir, todos los óvulos llevan 22 cromosomas iguales (autosomas) y un cromosoma sexual X; mientras que los espermatozoides tienen 22 cromosomas autosomas y uno sexual, que puede ser X.

Cuando un espermatozoide que contiene un cromosoma Y, y fecunda un óvulo da origen a un macho (XY) y cuando la fecundación ocurre con un espermatozoide que contiene un cromosoma X resulta una hembra (XX).

Debido a que los cromosomas humanos Y son más pequeños que los cromosomas X se cree que los espermatozoides que tienen el cromosoma Y son más ligeros y pueden llegar más rápido al aparato genital femenino, específicamente al óvulo.

Debido a todas las observaciones realizadas por Morgan llegó a la siguiente conclusión:

Un grupo llevaría un cromosoma X, el que posee una cierta cantidad de información y otro grupo, un cromosoma Y, que es el que se encuentra “vacío”.

 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008