Firma páginas web
 

 
Virus informáticos

Existe gran cantidad de ellos y cada día suman más. Pueden adoptar múltiples formas, las más sorprendentes. Son ingeniosos y conocen los puntos débiles de sus víctimas. Algunos pueden causar mucho daño. No se trata de una amenaza alienígena en la presentación de una película de ficción, sino de una inquietante realidad actual. Todo usuario de computadoras y de sistemas informáticos en el mundo conoce, aunque sea por referencia, que existen los llamados virus informáticos.


Muchos han tenido una experiencia cercana con estos programas parásitos, que pudo haber significado una de las peores pesadillas de su vida. Ya en la década de los 50s, los científicos de computación discutieron por primera vez la posibilidad de codificar software capaz de replicarse a sí mismo y esparcirse entre las computadoras. Pero el término virus no fue usado hasta 1983, cuando un estudiante de la Universidad de California, Fred Cohen, escribió sobre el tema en una disertación doctoral. A diferencia de los virus causantes de resfriados o enfermedades en los humanos, los virus no ocurren de forma natural, cada uno debe ser programado. El hecho que use el mismo nombre no es coincidencia. Los virus de computadoras (conjuntos de instrucciones) son diseñados para que exhiban un comportamiento semejante a los virus de los seres vivos, en cuanto a replicación y propagación.

Debido a que este es un tema del cual todo usuario debe tener conocimiento y al cúmulo de información constante que se genera respecto a los virus informáticos y la forma de contrarrestarlos, se presenta el material a continuación. Se intenta presentar conceptos fundamentales, la manera en que se extienden para causar infecciones y quizás, lo más importante, la manera de prevenir, diagnosticar y recuperar un sistema de cómputo tras la presencia de un virus informático.

Los virus son programas maliciosos que
pueden irrumpir en los computadores
Los Virus informáticos
Un virus informático es un programa de computación que se reproduce a sí mismo y es diseñado de forma intencionada para alterar el funcionamiento del sistema sin permiso del usuario y sin su conocimiento. Los virus están creados para reproducirse y evitar su detección. Para replicarse, el virus hace copias de sí mismo, la que adjunta a otros archivos.

Funcionamiento de los virus

Como cualquier otro programa informático, los virus tienen que ser ejecutados para que funcionen, es decir, la computadora debe cargar el virus desde la memoria y seguir sus instrucciones. A estas instrucciones se les suele llamar carga activa del virus. La carga activa puede trastornar, modificar o dañar archivos de datos y aplicaciones, presentar un determinado mensaje o provocar comportamientos irregulares y fallos en el sistema operativo. Los virus son activados cuando se ejecuta un programa que esté infectado, cuando el sistema arranca desde un disco dañado o cuando se abre un documento infectado.

Si una hoja de cálculo contiene un virus, por ejemplo, éste se activa cuando se ejecuta el programa. Si el programa se encuentra en memoria regularmente infecta a todos los programas que se ejecutan, incluidos los programas de red (si el usuario tiene permisos para modificar las carpetas o los discos de la red). Cada virus puede tener distintas formas de comportamiento. Algunos permanecen activos en la memoria hasta que el equipo se apaga, en tanto que otros se activan en el momento en que el programa infectado se ejecuta. Si se apaga el equipo o se sale del programa, el virus desaparecerá de la memoria, permaneciendo en el archivo o disco infectado donde reside. Si el virus se encuentra en un archivo del sistema operativo, se activa cada vez que se arranque el equipo desde el disco infectado.

Infecciones: la expansión de un virus
Los virus informáticos se difunden cuando las instrucciones que los hacen funcionar pasan de una computadora a otra. Una vez que un virus está activado, puede reproducirse copiándose en discos flexibles, un pendrive, en el disco duro, en programas informáticos o a través de redes informáticas. Estas infecciones son mucho más frecuentes en los computadores personales porque los programas que utilizan se intercambian mediante discos flexibles o redes de computadoras no reguladas.

Los virus funcionan, se reproducen y liberan sus cargas activas sólo cuando se ejecutan. Es por esto, que si una computadora simplemente está conectada a una red informática infectada, no se infectará necesariamente. Un usuario no ejecutaría conscientemente un código informático potencialmente nocivo, es por esto que los virus se diseñan para tratar de engañar al sistema operativo de la computadora o al usuario para que ejecute el programa viral.

Vías de infección

Internet y el correo electrónico han llegado a ser herramientas imprescindibles para todas las personas en cualquier ámbito de su vida, al representar una manera de acceso y difusión rápida y versátil. Pero al mismo tiempo, los virus evolucionan usando estas mismas vías para difundirse de forma masiva. Con el fin de cerrar el paso en cada una de las principales vías usadas por los virus para ingresar en las computadoras, se debe tener presente algunas precauciones específicas según sea el caso.


Los medios de “contagio” más comunes son
el correo electrónico y la Internet

Correo Electrónico
     • No confiar la dirección de correo a desconocidos
     • No abrir archivos adjuntos en mensajes de origen desconocido.
     • Utilizar un sistema de protección antivirus capaz de detectar virus en tiempo real antes que ser        copiados al disco duro.

Internet
     • Utilizar conexiones Web seguras para navegar.
     • Restringir en el servidor Proxy el acceso a las páginas que puedan ser peligrosas.
     • Evitar las conexiones individuales por módem o asegúrese que el proveedor brinda servicios de        seguridad.
     • Utilizar sistemas antivirus actualizados.

CDs, discos flexibles y pendrives
     • Evitar el ingreso de medios con contenido desconocido a las computadoras.
     • Revisar los contenidos de los medios con el antivirus antes de usarlos.
     • Utilizar soluciones antivirus que traten todo tipo de virus.

Especies virales
Al tratar de agrupar los virus según algunas características más específicas, se obtienen seis categorías de virus: parásitos, del sector de arranque inicial, multipartitos, acompañantes, de vínculo y de archivos de datos.

     a. Los virus parásitos, infectan archivos ejecutables o programas de la computadora. No          modifican el contenido del programa huésped, pero se adhieren al huésped de tal forma, que el          código del virus se ejecuta en primer lugar. Estos virus pueden dividirse, en los de acción          directa o los residentes. Un virus de acción directa, selecciona uno o más programas para          infectar cada vez que se ejecuta. Un virus residente, se oculta en la memoria del ordenador e          infecta un programa determinado cuando éste se ejecuta.

     b. Los virus del sector de arranque inicial, residen en la primera parte del disco duro o flexible,          conocida como sector de arranque inicial y sustituyen los programas que almacenan          información sobre el contenido del disco o los programas que arrancan la computadora. Estos          virus suelen difundirse por el intercambio de discos flexibles.

     c. Los virus multipartitos, combinan las capacidades de los virus parásitos y de sector de          arranque inicial, y pueden infectar tanto ficheros como sectores de arranque inicial.

     d. Los virus acompañantes, no modifican los ficheros, sino que crean un nuevo programa con el          mismo nombre que un programa legítimo y engañan al sistema operativo para que lo ejecute.

     e. Los virus de vínculo, modifican la forma en que el sistema operativo encuentra los programas y          lo engañan para que ejecute primero el virus y luego el programa deseado. Un virus de vínculo,          puede infectar todo un directorio de una computadora y cualquier programa ejecutable al que          se acceda en dicho directorio, desencadena el virus.

     f. Otros virus, infectan programas que contienen lenguajes de macros potentes que pueden abrir,          manipular y cerrar ficheros de datos. Estos virus, llamados virus de archivos de datos, están          escritos en lenguajes de macros y se ejecutan automáticamente cuando se abre el programa          legítimo. Son independientes de la máquina y del sistema operativo.

Otros programas maliciosos
Existen otros programas nocivos, que son similares a los virus, pero que no cumplen las características de reproducirse y eludir su detección. A estos programas se les divide en tres categorías: Caballos de Troya, bombas lógicas y gusanos.


Los programas troyanos o Caballos de Troya deben su
nombre al caballo de madera que regalaron los
griegos a los troyanos para engañarlos y ganar la guerra

Un Caballo de Troya, aparenta ser algo interesante e inocuo, por ejemplo, un juego, por lo que los usuarios se sienten motivados a ejecutarlos. Pero cuando se ejecutan puede tener efectos dañinos sobre los archivos o introducir un virus al sistema. Un caballo de Troya no es un virus, por lo que los archivos que lo constituyen no se pueden reparar y cuando se detectan deben ser eliminados.

Una bomba lógica, libera su carga activa cuando se cumple una condición determinada, como cuando se alcanza una fecha u hora determinada o cuando se teclea una combinación de letras.

Un gusano, se limita a reproducirse, sin infectar otros programas. Algunos se expanden copiándose de disco a disco. Buscan determinados tipos de archivos en el disco duro o en volumen del servidor para corromperlos o destruirlos. Existen otros que se reproducen por millares y que pueden ocupar memoria de la computadora y hacer que sus procesos vayan más lentos, disminuyendo el rendimiento del sistema. Los gusanos no son virus y no pueden repararse, para solucionar el problema deben eliminarse del equipo.


Protección contra virus
Ante la propagación de virus, los usuarios pueden prepararse para hacer frente a sus ataques y virtuales infecciones. Se debe ser cauteloso con los programas que se ofrecen como regalo o como shareware en la Web , muchos de ellos pueden constituir caballos de Troya que pueden desencadenar daños en las computadoras, una vez que son ejecutados. Muchas infecciones virales pueden prevenirse obteniendo los programas solamente de fuentes confiables.

La única manera práctica de descubrir y aislar las infecciones de virus tan pronto ocurran, es usar programas de detección de virus o antivirus. Los antivirus son a su vez programas que permiten detectar y eliminar virus y otros programas maliciosos. El uso regular de los programas antivirus para la detección, es semejante a las inspecciones regulares realizadas en odontología preventiva: mientras más rápido sean detectados los virus, más fácil será minimizar sus efectos. Cuando se detectan archivos infectados, los usuarios pueden tratarlos o borrarlos con el fin de eliminar los virus escondidos en ellos.

Grisof ofrece en su sitio web una versión
gratuita del antivirus AVG
(Explora la imagen)

Entre las múltiples características que presentan los antivirus, se tiene un componente que se carga y reside en memoria para verificar los archivos abiertos, creados y modificados en tiempo real. También suelen contar con componentes que revisan los adjuntos de los correos electrónicos salientes y entrantes en los manejadores o clientes de correo. Pero ante la explosiva aparición de nuevos virus, es de vital importancia mantenerlos actualizados. No es muy útil contar con un antivirus para protección, si éste no tiene una base de datos actualizada.

Las actualizaciones son ofrecidas constantemente en línea por las casas de antivirus de donde se pueden descargar. Las opciones en antivirus del mercado son variadas y se puede consultar sus características en las tiendas informáticas, para escoger el más adecuado para cada equipo. Paralelamente puede consultarse a algunas aplicaciones de antivirus en línea, que son aceptablemente efectivos y gratuitos, ofrecidas por empresas reconocidas y pueden ser descargados desde sus sitios Web.

Se debe hacer copias de seguridad de los sistemas con frecuencia. No existen sistemas de protección ni antivirales de absoluta seguridad. Se debe hacer copias de seguridad regularmente de manera que cuando aparece el desastre, los usuarios que han mantenido sus respaldos actualizados reirán de último porque tendrán sus datos. Se debe contar con copias de seguridad del software original y copias actualizadas y frecuentes de los archivos de datos, para poder recuperar el sistema informático en su totalidad en caso necesario. Puede copiarse en un medio de almacenamiento secundario (disco flexible, CD u otro) el software del sistema operativo, tomando medidas para protegerlo contra escritura si es el caso, para que ningún virus pueda sobrescribir en el medio.


Cuando las computadoras están infectadas con
virus, presentan comportamientos extraños

Diagnóstico de computadoras infectadas

Las computadoras personales pueden ser como un buen par de zapatos, son usadas tan frecuentemente que sus usuarios llegan a conocerlas muy bien. Están sintonizados con el funcionamiento de determinas operaciones, saben cuánto tardan las unidades de disco en almacenar ciertos archivos, saben que operaciones serán rápidas y cuáles irán despacio. Los usuarios pueden darse cuenta cuando sus máquinas no están funcionando bien. La detección de virus y otros códigos maliciosos, siempre es posible usando programas especializados antivirus.

Pero los usuarios finales pueden tener en cuenta ciertos indicadores para justificar la evaluación y acciones necesarias para una verificación mayor contra virus.

Algunos indicios de aviso de la presencia de virus son:
     • Las operaciones informáticas parecen lentas.
     • El sistema operativo u otro programa, toma mucho tiempo en cargar sin razón aparente.
     • Los programas acceden a múltiples unidades de disco cuando antes no lo hacían.
     • Programas que normalmente funcionan bien se comportan de manera anormal o se caen sin        motivo.
     • Se generan mensajes no documentados.
     • El tamaño de los programas cambia sin razón aparente.
     • Desaparición de archivos misteriosamente.
     • El espacio en disco duro disminuye rápidamente, incluso se queda sin espacio o reporta falta de        espacio sin que esto sea necesariamente así.
     • La luz del disco duro en la CPU continúa parpadeando aunque no se esté trabajando ni haya        protectores de pantalla activados de manera inusual.
     • Aparecen archivos con nombres y extensiones extrañas.
     • Nombres, extensiones, fechas, atributos, tamaño o datos cambian en archivos o directorios que        no han sido modificados por los usuarios.
     • Aparecen archivos de datos o directorios de origen desconocido.
     • Programas aparentemente inofensivos que hacen travesuras divertidas, se materializan        misteriosamente sin que nadie reconozca haberlos instalado. Por ejemplo, agujeros negros,        pelotas que rebotan, caras sonrientes o caracteres que caen, aparecen en pantalla.

Soluciones: qué hacer con un sistema infectado
Cuando las infecciones virales hayan sido confirmadas, es determinante una acción rápida. Al retrasarse la erradicación, puede propagarse la infección hasta el punto, que incluso llegue a ser imposible eliminar los virus sin poder evitar la pérdida de datos. Es probable que algunos usuarios, aún sabiendo que en su computadora pulula un virus, continúen trabajando mientras el virus se multiplica internamente. Quizás no capte la severidad del problema en que se encuentra o piense que el problema desaparecerá en algún tiempo. Esos valiosos documentos en que continúa trabajando tal vez se convertirán en algo irrecuperable si los virus logran atraparlo. Se debe ejecutar lo más pronto posible un programa antivirus, o un par de ellos, que encuentre los archivos con virus y los arregle si es posible. De lo contrario, los deberá eliminar y si se trata de archivos o programas importantes, deben sustituirse luego por sus originales (que debería tener como respaldo) para terminar el proceso de reparación.

Decálogo de consejos básicos contra virus
Con la finalidad de protegerse de los virus y reducir daños es necesario seguir estos consejos básicos:
     1. Hacer copias de respaldo de los datos con         frecuencia.
    2. Vigilar el ingreso de medios secundarios         (como discos flexibles) conteniendo
        archivos de origen dudoso o desconocido.
    3. La mejor arma es la información, por tanto
        es importante mantenerse informado de los         peligros de los virus.
    4. Se debe restringir adecuadamente los         derechos de escritura en los servidores.
    5. Reforzar los sistemas de control de
        archivos en los servidores.
    6. Ser cauteloso con las páginas Web         desconocidas y con las descargas de
        regalo que ofrecen.

En casos catastróficos los respaldos son imprescindibles.
Existen aplicaciones que facilitan este proceso.
    7. Seleccionar un programa de protección antivirus adecuado a las necesidades de la organización         o individuales y ejecutarlo periódicamente.
    8. Actualizar con regularidad el programa de protección antivirus.
    9. No es conveniente fiarse de los archivos que se van a ingresar al sistema; verificarlos siempre,         aún cuando sean recibidos por alguien de confianza.
   10. Contar con normas de conducta y procedimientos claros para actuar en caso de un ataque de         virus.

Algo de Historia sobre virus
En 1949, en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton (Nueva Jersey), el matemático John Von Neumann, planteó la posibilidad teórica de que un programa informático se replicase a sí mismo.
La teoría es comprobada experimentalmente en la década de 1950 en los Laboratorios Bell, al desarrollarse el Core Wars, un juego en el que los contrincantes creaban minúsculos programas informáticos que atacaban y borraban el sistema del oponente e intentaban propagarse a través
de él.

En 1983, Fred Cohen, para entonces estudiante universitario, acuña el término virus para referirse a un programa informático con la capacidad de reproducirse a sí mismo. En 1985 aparecen los primeros caballos de Troya, disfrazados como un programa para mejorar los gráficos llamado EGABTR y un juego llamado NUKE-LA. Pronto comienzan a aparecer un sinnúmero de virus con un grado de complejidad mayor. El virus llamado Brain apareció en 1986, y en 1987 se había extendido por todo el mundo. En 1988 aparecieron dos nuevos virus: Stone, el primer virus de sector de arranque inicial, y el gusano de Internet, que cruzó Estados Unidos, de un día para otro a través de una red informática. El virus Dark Avenger, el primer infector rápido, apareció en 1989, seguido por el primer virus polimórfico en 1990. En 1995 se creó el primer virus de lenguaje de macros, WinWord Concept.

Los virus más peligrosos de la actualidad
Constantemente aparecen nuevos virus o variantes de los mismos, con lo cual es realmente difícil mantener una lista actualizada que sirva como referencia para saber cuáles son los virus más peligrosos en cada momento. Actualmente el medio de propagación de virus más extendido es Internet, en concreto mediante archivos adjuntos al correo electrónico, que se activan una vez que se abre el mensaje, se ejecutan aplicaciones o se cargan documentos que lo acompañan.

Panda Software ofrece Panda Active Scan, una
herramienta de análisis de virus en línea

Existe un sitio de referencia donde es posible enterarse de esto, del movimiento de los virus y cuáles son los más peligrosos para la actualidad. Por las diversas formas de virus informáticos que existen, uno de los proveedores de servicios más reconocidos a nivel mundial, presenta reportes mensuales de los virus más perniciosos de los últimos meses, teniendo como criterios su frecuencia de aparición y que sean causantes del mayor daño de ataques sorpresivos en masa. Se trata de Panda Software
(http://www.pandasoftware.com/virus_info) donde es posible encontrar la lista de los virus más comunes.


Viviendo con los virus informáticos

A menos que se renuncie a estar conectado a Internet y a intercambiar archivos con otras computadoras (bien sea mediante una red o usando un disco flexible o un pendrive), es imposible asegurarse completamente contra infecciones por virus a un computador. No es casual que las vías de infección predilectas, por medio de las cuales los virus se transmiten, son el correo electrónico y la Internet. Estas nuevas tecnologías de utilización a gran escala se han convertido en herramientas imprescindibles a nivel personal y de empresas.

Tal parece que los virus informáticos estarán presentes por mucho tiempo esperando vulnerar las computadoras para divertirse con sus usuarios. Pero aunque la amenaza es real y puede ser bastante nociva, no todo está perdido. Es necesario seguir un conjunto de hábitos para prevenir y minimizar los efectos de un posible contagio. En la actualidad, una computadora pasa por contar con un programa antivirus que permita al equipo protegerse de las amenazas víricas que se encuentren en la red. Existen opciones en el mercado que van desde los más costosos hasta antivirus en línea o gratis. Otra precaución destacable es la necesidad de contar con respaldos de aplicaciones y respaldos actualizados de los archivos de datos de interés. Las precauciones, permitirán seguir disfrutando de dos de los servicios favoritos en la actualidad, como lo son, el correo electrónico y navegar por la Web , encarando los virus desde una perspectiva más segura y menos paranoica. La prevención inteligente y la información son la regla de oro en lo que a enfrentarse a los virus se refiere.
 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008