Firma páginas web

 
Erosión y formas resultantes


La erosión de los suelos, es un proceso natural producto de la acción de los agentes atmosféricos, que se potencia con las actividades humanas. Durante el proceso de erosión se arrancan y transportan, las capas superficiales de la tierra vegetal. Los agentes externos causantes de la erosión y modelación de la corteza terrestre son esencialmente: El viento (erosión eólica), las aguas superficiales (erosiones pluvial y fluvial), aguas subterráneas, los glaciares, el mar y los organismos litófagos.
Erosión eólica:
La erosión eólica es llevada a cabo por el viento. Este tipo de erosión está condicionada por la ausencia de vegetación y la presencia de partículas sueltas en la superficie. El viento transporta las partículas de los suelos de tres maneras:

     • Por arrastre: Las partículas más gruesas (500 - 2000 micrones).
     • Por saltación: Las partículas medianas (100 - 500 micrones).
     • En suspensión: Las partículas pequeñas o livianas (< 100 micrones).

La erosión eólica se ejerce mediante dos procesos: La deflación y la abrasión.

La deflación (derivado del latín soplar): Se produce cuando el viento levanta los fragmentos sueltos del suelo. Este proceso actúa donde la superficie del terreno está completamente seca y recubierta de pequeños granos de arena sueltos procedentes de la meteorización de la roca o previamente depositadas por el agua en movimiento, el hielo o las olas. Es así como los cursos de los ríos secos, las playas y las áreas recientemente cubiertas por depósitos glaciares son muy susceptibles a la deflación.


Las partículas más finas, las que constituyen el barro, la arcilla y los limos, son levantadas muy fácilmente y transportadas en suspensión. Los granos de arena se mueven, únicamente si el viento es fuerte, y tienden a desplazarse a poca altura del suelo. La grava y los cantos de 5 a 8 mm de diámetro suelen rodar por el suelo llano cuando el viento es muy intenso, pero no recorren grandes distancias ya que es muy fácil que queden retenidos en agujeros.

La abrasión: Requiere del transporte de elementos cortantes por el viento, estos fragmentos desprendidos chocan con la superficie de las rocas y las desgastan. Este proceso origina orificios y acanaladuras en la roca.


Si una masa rocosa pequeña destaca sobre un llano, puede ser erosionada por la base del modo antes descrito y adoptar la forma de una seta, por lo que se denominan rocas fungiformes. La principal forma de erosión producida por la deflación, son cuencas de pequeña profundidad denominadas depresiones de deflación, las cuales pueden tener desde pocos metros a varios kilómetros de diámetro, pero se caracteriza porque su profundidad raramente pasa de unos pocos metros.

Su origen se da en las regiones llanas de clima árido y donde particularmente no está protegida por vegetación. Cuando las precipitaciones llenan esta depresión, se origina una charca o laguna, a medida que el agua se evapora, el barro del fondo se seca, se agrieta y da lugar a escamas y fragmentos de barro seco que son fácilmente transportados por el viento. En aquellos lugares donde también se encuentre ganado doméstico, éste pisotea los bordes de la depresión hasta convertirla en una masa de barro, eliminando su protección vegetal y facilitando así su erosión cuando está seca.

Los principales factores que actúan en la erosión eólica son:

1. Clima:
Intervienen aquí los factores climáticos como son: Precipitación, temperatura, humedad atmosférica y vientos. A mayores precipitaciones y contenidos de humedad, el suelo es más resistente a las voladuras, mientras que las elevadas temperaturas, la baja humedad del aire y los vientos fuertes influyen en la evapotranspiración determinando la pérdida del agua edáfica. No obstante a ello, las pérdidas de suelo están estrechamente relacionadas con la lluvia, en parte por el poder de desprendimiento del impacto de las gotas al golpear el suelo y, también, por la contribución de la lluvia a la escorrentía. Ésta contribuye particularmente a la erosión por flujo superficial, fenómeno para el cual, la intensidad de precipitación es la característica más importante. La respuesta del suelo a la lluvia puede estar determinada, también por las condiciones meteorológicas previas.
2. Características del suelo:
La erosionabilidad del suelo por causa de los vientos, está relacionada con la textura y estabilidad estructural. Los suelos de textura gruesa, son más susceptibles a erosionarse y menos propensos a formar estructuras estables.
3. Rugosidad de la superficie:
Al aumentar la rugosidad de la superficie se reduce la velocidad del viento y, por lo tanto, disminuye la posibilidad de traslación de las partículas del suelo.
4. Exposición a la acción eólica:
Las formaciones prominentes tipo médanos se encuentran considerablemente más expuestas a la acción del viento con respecto a los ambientes intermedanosos planos o plano - cóncavos, naturalmente protegidos.
5. Vegetación:
Es uno de los factores más importantes de protección contra la acción del viento. La vegetación actúa como una capa protectora o amortiguadora entre la atmósfera y el suelo. Los componentes aéreos, como hojas y tallos, absorben parte de la energía de las gotas de lluvia, del agua en movimiento y del viento, de modo que su efecto es menor que si actuaran directamente sobre el suelo, mientras que los componentes subterráneos, como los sistemas radiculares, contribuyen a la resistencia mecánica del suelo. También reduce la velocidad y frena o atrapa las partículas en movimiento.

Erosión fluvial:

La erosión fluvial es la que llevan a cabo los cursos de agua continentales (ríos y torrentes), la energía cinética del agua determina la intensidad de la erosión y depende de la energía potencial, que se debe a la diferencia de altura entre la zona donde discurre y el nivel del mar. La energía cinética no es uniforme a lo largo del curso del río y es mayor en el tramo alto, de mayor pendiente y menor en la desembocadura. Ello determina una erosión diferencial que modifica el perfil longitudinal del curso del río, evolucionando hacia un modelo teórico, el denominado perfil de equilibrio , en el que cada punto del mismo recibe por sedimentación la misma cantidad de materiales que pierde por erosión. Los cambios de nivel de base (transgresiones y regresiones marinas) determinan un nuevo perfil de equilibrio.

Entre los tipos de erosión fluvial se reconocen:

Erosión provocada por los ríos:

La erosión debida a las aguas corrientes, sigue las mismas etapas en que se divide de forma natural el curso de un río. Hay una primera etapa en que la erosión mecánica provocada por el agua y los materiales que arrastra es muy intensa en el curso alto del río. En la segunda etapa, de transporte, la erosión mecánica sigue activa pero empieza a actuar la erosión química.


Esta tiene lugar en el curso medio. Finalmente, en el curso bajo predomina la sedimentación de los materiales transportados, la acción mecánica se reduce muchísimo y prácticamente sólo actúa la erosión química.

La acción erosiva de un río se debe a la energía del agua. Esta Energía es capaz de arrancar trozos de roca, estos trozos son arrastrados por la corriente y desprenden nuevos fragmentos. Como el cauce no es regular, se suelen producir remolinos que arrastran arenas y gravas, puliendo el fondo del río y creando cavidades. Otras veces, la pendiente elevada hace que el agua forme saltos, cascadas o cataratas, algunas de las cuales llegan hasta los 1000 metros de altura. La zona de salto retrocede gradualmente aguas arriba a medida que se desgasta.

En otros casos, cuando el curso se encuentra con grandes obstáculos, el agua encuentra las zonas más frágiles, las desgasta y forma desfiladeros. En terrenos calcáreos es frecuente la aparición de cuevas subterráneas causadas por la erosión química del agua, que transforma el carbonato insoluble en bicarbonato soluble. La acción erosiva del río da origen a formaciones denominadas Meandros y Deltas.
Meandros: Son depósitos de forma sinuosa formados por materiales más o menos finos que el agua arrastra a lo largo del curso del río. Estos materiales comienzan a depositarse cuando la fuerza de la corriente no es capaz de mantener las partículas en suspensión. Con el tiempo y las crecidas, el río puede volver a abrirse paso en línea recta, de jando en sus márgenes, lagunas en forma de media luna.

Los Deltas: son terrenos sedimentarios extensos en los cuales hay un equilibrio constante entre la fuerza destructiva de la corriente y el depósito de nuevos materiales. Estos terrenos son el producto final del proceso erosivo fluvial que tiene lugar en la desembocadura del río.

La erosión laminar:
La erosión laminar es un tipo de erosión fluvial considerada como la forma más perjudicial ya que no es fácil de reconocer rápidamente. Es provocada por las precipitaciones, a medida que las gotas de lluvia golpean el suelo, se desprenden partículas de tierra que luego el agua arrastra al escurrirse convirtiéndose en agua pantanosa, ésta desemboca en los desagües, arroyos y ríos. Este tipo de erosión da origen a otras formas más impresionantes de erosión tales como: surcos y cárcavas . Los efectos de la erosión laminar pueden apreciarse más fácilmente en las zonas boscosas que carecen de mantillo, donde la pérdida de suelo deja al descubierto las raíces de los árboles.

Erosión por salpicadura:
Este tipo de erosión se produce cuando las gotas de lluvias que caen sobre una superficie árida arrojan al aire partículas de material sin consolidar. Se ha demostrado que se pueden mover hasta 250 toneladas de material por hectárea mediante este tipo de erosión por salpicadura. En una superficie plana las partículas se mueven hacia adelante y hacia atrás, pero en una superficie inclinada tienden a moverse pendiente abajo. En una vertiente, por ejemplo, este tipo de erosión tiende a transportar el suelo hacia niveles inferiores, disminuyendo la capacidad del mismo para que se infiltre el agua, debido a que las aberturas naturales del suelo quedan taponadas por las partículas movidas por la salpicadura de las gotas de lluvia.

Erosión marina:
Es provocada por las corrientes marinas que arrastran el material de la costa hasta el mar y lo depositan, formando acantilados y playas.
Costas acantiladas: son aquellas que terminan abruptamente en la línea de la costa. La acción del oleaje y las corrientes marinas arrancan material rocoso, lo acumulan al pie del acantilado y forman un depósito que al principio queda debajo del agua, pero después puede emerger formando una pequeña playa. La acción de las mareas también es importante ya que durante un tiempo introduce agua dentro de las rocas, reblandeciéndolas, y durante el resto del día las deja a la intemperie para que actúen los agentes atmosféricos además de proporcionar varios niveles de acción por parte de las olas.

Las playas: Éstas se forman gracias al material que los ríos transportan hasta los océanos, este material es trabajado por la erosión del oleaje que se distribuye a lo largo de las costas. También pueden ser formadas por el material transportado hacia las costas por las corrientes marinas.

Erosión provocada por inundaciones: se presenta durante las temporadas de lluvias intensas o cuando se produce el deshielo, el caudal de un río puede aumentar tanto que no quepa dentro de su cauce. Entonces el agua se desborda por las riberas. Este fenómeno se produce a veces de forma gradual, pero otras lo hace de forma violenta, provocando una gran erosión en todo el territorio.


Erosión glaciar:

La erosión glaciar se debe a la acción de los glaciares sobre las rocas de la superficie, la erosión es mucho más intensa en el fondo de la masa de hielo que en los costados, lo que determina el modelado de los valles glaciares en forma de U. Este tipo de erosión se debe a dos mecanismos: la abrasión producida en la roca del fondo por los fragmentos que engloba el hielo, y el mecanismo mediante el cual el hielo pegado a la roca, sin agua fundida que los separe, arranca fragmentos de la misma. Las estructuras características que resultan de la erosión glaciar son los circos glaciares, los valles colgados y los lagos de origen glaciar.

Erosión provocada por aludes:
Este tipo de erosión es provocada por la acumulación de agua en estado sólido y el desprendimiento de grandes masas de hielo y nieve que descienden desde las cumbres hacia los valles. A su paso el alud arrastra la capa vegetal, dejando el suelo desnudo lo que permite que el proceso erosivo actúe con mayor facilidad. Los aludes se producen cuando se acumula mucha nieve en una zona pendiente elevada, especialmente cuando se deposita sobre otra capa de consistencia distinta que le puede servir como superficie de deslizamiento, quedando en una superficie inestable. Los desencadenantes de un alud son diversos: espontáneo, producto del propio peso de la masa de hielo, el deshielo que reduce la superficie de fijación, el paso de esquiadores o vibraciones de cualquier tipo.

Erosión biológica:
Este tipo de erosión se refiere a la influenciada por las actividades de los seres vivos, la cual modifican el paisaje, a veces, de forma lenta y casi imperceptible y, otras, de forma rápida y violenta.
La acción erosiva de los vegetales: Las plantas superiores, que tienen raíces, ejercen una labor de excavación mecánica del suelo en busca del agua que necesitan para su subsistencia. Algunas de estas raíces son capaces de atravesar sustratos de rocas blandas y hasta romper otras más duras. Los vegetales y otros organismos, como los líquenes, también actúan en la formación de los suelos. Los líquenes actúan sobre las rocas desnudas, inician su descomposición y permiten que otros organismos mayores continúen la tarea.

La acción de los animales:
Los pequeños invertebrados como los gusanos y algunos insectos airean el suelo, esta acción puede convertirse en una acción erosiva ya que contribuye al proceso de transformación de la roca madre al permitir la entrada de aire y agua. Igualmente facilita la entrada de microorganismos productores de secreciones que reaccionan químicamente con la roca, transformándola y erosionándola. La labor que llevan a cabo los animales es, en general, complementaria de la que realizan otros agentes erosivos en las etapas primarias del proceso de meteorización. Los animales ejercen una erosión mecánica mediante la excavación o construcción de nidos y madrigueras, así como por el paso de grandes manadas por las mismas sendas. También ejercen un control sobre la población vegetal de la que se alimentan. Finalmente, producen secreciones y excreciones de materiales que tienen un alto poder corrosivo y pueden descomponer las rocas, facilitando la acción de otros agentes.

La acción del ser humano: El ser humano mediante la tala y la quema, la actividad industrial, excavaciones para conseguir metales y explotación de pozos petroleros, entre otros, ejerce acciones sobre el suelo que promueven la erosión, potenciando en la mayoría de los casos las acciones de los diferentes tipos de erosión ya mencionados. Es importante entonces el llamado a la conciencia para que se activen mecanismos que permitan proteger los suelos evitando que los procesos naturales de modelado de la corteza terrestre se vean influenciados más por la acción del ser humano que por el mismo proceso natural.

Conservación de los suelos.
Es importante tomar acciones que impidan que la erosión provocada por el ser humano siga destruyendo los suelos, es por ello que se deben aplicar acciones que eviten el desgaste acelerado de los suelos. Entre las acciones que pueden tomarse, en cuenta está: La implementación de una legislación que tenga fuerza para evitar su incumplimiento, y e ducar a la población campesina para erradicar tres prácticas muy negativas:

La quema de los residuos agrícolas:
Estos residuos son materia orgánica necesaria para mantener la fertilidad de los suelos y deben ser integrados al mismo, al ser destruidos se pierden nutrientes valiosos, y la acción del fuego sobre el suelo, lo debilitan.
La costumbre de quemar o incendiar la vegetación de las laderas y los bosques:
El uso del fuego en el campo se hace con gran irresponsabilidad y cada vez se generalizan los incendios en las zonas rurales para preparar el terreno para la siembra, de este modo se producen importantes pérdidas del terreno.
El desorden generalizado en la ocupación de las tierras de aptitud forestal y de protección:
Esto se refiere a la ocupación de tierras no aptas para la agricultura y la ganadería, para lo cual se remueve una capa importante del terreno que modifica totalmente el hábitat.

La conservación del suelo se logra por métodos naturales y artificiales.

     1. Métodos naturales:
         • Mantener la cobertura vegetal (bosques, pastos y matorrales) en las orillas de los ríos y en las            laderas. Esto implica evitar la quema de la vegetación de cualquier tipo en laderas. Incendiar            la vegetación es un acto criminal, que va en contra de la fertilidad del suelo; deteriora el            hábitat de la fauna, y deteriora la disponibilidad del recurso agua.

         • Reforestar las laderas empinadas y las orillas de ríos y quebradas.

        • Cultivar en surcos de contorno en las laderas y no en favor de la pendiente, porque favorece           la erosión.

        • Combinar las actividades agrícolas, pecuarias y forestales (agroforestería), y sembrar árboles           como cercos, en laderas, como rompevientos, entre otros.

        • Rotar cultivos, leguminosas con otros, para no empobrecer el suelo.

        • Integrar materia orgánica al suelo, como los residuos de las cosechas.

     2. Métodos artificiales:
        • Construir andenes o terrazas con plantas en los bordes.

        • Construir zanjas de infiltración en las laderas para evitar la erosión en zonas con alta           pendiente.

        • Construir defensas en las orillas de ríos y quebradas para evitar la erosión.

        • Abonar el suelo adecuadamente para restituir los nutrientes extraídos por las cosechas. Al           utilizar abonos se debe evitar el uso exagerado de fertilizantes químicos, de lo contrario se           mermará la microflora y micro fauna del suelo y se pueden producir procesos de intoxicación           de los suelos. Antes, es conveniente hacer un análisis para determinar las deficiencias y según           ello aplicar un programa de fertilización.
 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008