Firma páginas web

 
Zonas volcánicas

La cámara magmática: E s la zona de donde procede la roca fundida o magma, que forma la lava.
La chimenea: Es el canal o conducto por donde asciende la lava.
El cráter: Es la zona por donde los materiales son arrojados al exterior durante la erupción.
El cono volcánico: Está formado por la aglomeración de lavas y productos fragmentados. Con frecuencia, fracturas del cono volcánico o explosiones eruptivas, dan lugar a cráteres adventicios que se abren en los flancos o en su base y cuyas chimeneas secundarias comunican con la principal.


Los volcanes constituyen el medio de comunicación directa entre la corteza terrestre y el nivel profundo de la tierra. El magma bajo presión asciende creando cámaras magmáticas dentro o por debajo de la corteza. Las grietas en las rocas de la corteza proporcionan una salida para la intensa presión, y tiene lugar la erupción, así el vapor de agua, humo, gases, cenizas, rocas y lava son lanzados a la atmósfera.

Las partes de un volcán típico son: Cámara magmática, chimenea, cráter y cono volcánico.

La actividad volcánica se manifiesta mediante la salida de productos gaseosos, líquidos y sólidos que son lanzados por las explosiones, y constituyen las erupciones volcánicas. Muchos de los volcanes que actualmente existen en la superficie de la Tierra, no han dado muestras de actividad eruptiva y por eso se les llama volcanes extinguidos, independientemente de que en algún momento alcancen la actividad.

Fuji
Otros se hallan actualmente o en tiempos históricos no muy lejanos, en actividad, y por eso se les llama volcanes activos. Esa actividad eruptiva es casi siempre intermitente, ya que los períodos de paroxismo alternan con otros de descanso, durante los cuales el volcán parece extinguido, ejemplo de ellos son: el Vesubio, Teide, Teleguía y Fuji, entre otros. Existen sin embargo volcanes que son de actividad continua, como el Manua-Loa de las islas Hawai o el Etna en Sicilia.

Formación de los volcanes
El vulcanismo ha sido integrado a la teoría de la tectónica de placas, explicando que la formación de los volcanes deriva de los procesos ligados a los movimientos de las placas de la corteza. Esto explica por qué los volcanes tienden a situarse en las fronteras de las placas más importantes. Los volcanes se forman en dos tipos de fronteras de placa: las convergentes y las divergentes. En las primeras, donde una placa penetra bajo otra, la materia de la parte superior de la placa subducida es arrastrada en una trayectoria oblicua hacia el interior de la Tierra, hasta que alcanza una profundidad en la que se funde. Entonces asciende por fisuras verticales y es expulsada hacia la superficie por una chimenea volcánica.

En las fronteras divergentes, como la dorsal del Atlántico, donde la corteza oceánica se estira y se separa, se forma una zona lineal débil; ésta sirve de salida para la erupción de magma que asciende por corrientes de convección gigantes situadas en el manto. Los vulcanólogos han enunciado varias teorías para explicar la acción de los gases volcánicos como generadores de una erupción. La teoría más sencilla establece que el mecanismo es similar a la forma en que el gas en una bebida gaseosa puede provocar un chorro de ésta, o a lo que ocurre al agitar una botella de gaseosa.

Distribución de los volcanes

En la actualidad la tectónica de placas engloba y relaciona todos los fenómenos geológicos entre sí, por ello en un mapamundi se observa que las zonas volcánicas coinciden con las sísmicas. La actividad volcánica y sísmica se desarrolla con gran intensidad en zonas de expansión o extensión de la corteza tales como, dorsales oceánicas: rift Oceánico y rift continental; en las zonas de comprensión o colisión como son las zonas de subducción donde se forman las cadenas de montañas recientes; en las fosas oceánicas de los arcos isla, en las cuencas oceánicas donde se encuentran las fallas transformantes y puntos calientes; y en las zonas continentales estables.

Actualmente de los 500 volcanes activos, sólo un 5 % se mantienen en actividad continua. No se tienen en cuenta las erupciones submarinas que pasan desapercibidas al producirse en las cuencas oceánicas. Geográficamente pueden considerarse en la Tierra cinco zonas de máxima actividad volcánica y sísmica:

     1. Circumpacífica Se denomina también Cinturón de Fuego ; se extiende circularmente           alrededor de todo el océano Pacífico y las costas de América, Asia y Oceanía, originándose en           las cadenas montañosas de los Andes, Montañas Rocosas y en los arcos isla.

Los aparatos volcánicos actuales se encuentran en Alaska (Katmai), archipiélago de las Aleutianas (más de 30 volcanes activos), península de Kamchatka, islas Kuriles (arcos isla que enlazan las Aleutianas, Japón y Filipinas), en Japón (Asama, el Fuji-Yama símbolo japonés), islas Marianas, Sumatra, Krakatoa, Java; Filipinas, Nueva Guinea, evas Hébridas, Nueva Zelanda y Tonga; Antártida (Bird, Erebus y Terror), Chile, Argentina (Aconcagua, 7 035 m ), entre Bolivia y Chile (Guallatiri, 6 000 m ), Perú (Misi, 5 825 m ), Ecuador (Chimborazo, 6 310 m ;


Katmai
Cotopaxi, 5 897 m ), Colombia (Nevado del Ruiz, 5 400 m ; Tolima, 5 215 m ), Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatelama, México (Popocatepetl, 5 452 m ; Colima, 3 960 m ; Paracutin, 2 743 m ; Pico de Orizaba 5 675 m ), en Norteamérica, el Santa Elena. Como puntos calientes en la placa Pacífica se encuentran las islas Hawaii (Mauna-Loa, 4 160 m ; Mauna-Kea y Kilauea).

     2. Mediterráneo-Asiática: Se extiende desde el océano Atlántico hasta el océano Pacífico, en           sentido transversal de Oeste a Este. En esta zona sólo existen volcanes en Italia (Etna,           Vulcano, Strómboli y Vesubio) y en Grecia; pero tiene zonas de gran sismicidad que se           extienden desde las zonas Alpinas occidentales hasta las orientales, Béticas, Turquía,           Cáucaso, golfo Pérsico, Irán, Asia Central (Himalaya), hasta llegar a Indonesia donde coincide           con la Circumpacífica.

     3. Índica: Rodea el océano Índico y por Sumatra y Java, enlaza con la Circumpacífica. Hay           muchas islas y montañas submarinas en la dorsal Índica con vulcanismo activo, como la isla           Reunión y las islas Comores en el estrecho de Madagascar.


Tenerife-Teide

4. Atlántica: Recorre el océano Atlántico de Norte a Sur, por su zona central. Como vulcanismo más septentrional, está la isla de Jan Mayen en el mar de Groenlandia. Estas islas que emergen de la dorsal atlántica son: Islandia (Hekla, Laki, Helgafell); Ascensión, Santa Elena, Tristan da Cunha y Gough; en el Atlántico central las islas Madeira e islas Salvajes. Asociados a fallas transformantes se encuentran los archipiélagos de las Azores y las Canarias (Tenerife - Teide, La Palma - Teneguía).

     5. Africana: En la región oriental, está relacionada con el rift continental que se extiende desde           Mozambique a Turquía; como volcanes, destacan: el Kilimanjaro, el Meru, el Kenia y el           Niragongo. Entre Etiopía y Somalia se encuentra el nacimiento de un nuevo océano (el triángulo           de Afar) con una incipiente dorsal oceánica que separa la placa Africana de la Arábiga. En           esta área existen muchos Guyots y volcanes como el Erta-Ale. En Etiopía está el Fantalé.

     6. Mega (Etiopía):En el África occidental se levanta el Mont Camerún relacionado por fallas con           el vulcanismo de las islas de Fernando Póo, Príncipe, Santo Tomé y Annobón.

 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008