Firma páginas web

 
Aguas continentales

Las aguas continentales son aquellas que se localizan en los continentes y que han perdido su salinidad mediante la evaporación, pues al pasar al estado gaseoso pierden cualquier sustancia sólida. Las aguas continentales representan las diversas formas en las cuales puede encontrarse distribuida el agua en un continente. El agua de los continentes denominada aguas continentales, está constituida por: torrentes, ríos, lagos, glaciares y aguas subterráneas.


Los torrentes:
son corrientes rápidas de agua, su velocidad depende de la pendiente del terreno que recorren, esto también permite que presenten variaciones bruscas en su caudal. En su recorrido van erosionando intensamente la superficie terrestre. Los torrentes se originan en las cuencas de recepción, las cuales se caracterizan por presentar forma de embudo. El cauce de los torrentes está formado por un surco más o menos estrecho, lo cual dependerá del tipo de roca por donde circule, este surco es denominado canal de desagüe. Finalmente, la zona donde se depositan los materiales arrastrados se conoce como cono de deyección.


Los Ríos:
Los ríos son corrientes de agua que fluyen por un cauce desde tierras altas a tierras bajas y que finalmente llegan a un lago, a otro río o al mar, excepto en zonas desérticas, que pueden desaparecer al consumirse. La diferencia fundamental entre un río y un torrente es su longitud y periodicidad. Un río se caracteriza por tener mayor caudal y su régimen es permanente, aún cuando puede presentar un lecho menor (estrecho) y un lecho mayor (cauce mayor durante las crecidas).

Según su origen se diferencian varios tipos de ríos:


Glaciar: Cuando sus aguas proceden de la fusión del hielo glaciar.
Nival: Sus aguas provienen de la fusión de las nieves en primavera y en verano.
Pluvial: Formadas por las lluvias principalmente del invierno.

El territorio regado por los ríos y sus afluentes se denomina cuenca. El conjunto de un río y todos sus afluentes se denomina sistema de drenaje , y la combinación de varios sistemas de drenaje formarán varios modelos de drenaje. El río es el agente principal de transporte del círculo fluvial. Los ríos transportan elementos diluidos y residuos sólidos. Con estos materiales transportados, los ríos llevan a cabo en el terreno una erosión, que da origen a diferentes perfiles de valles fluviales. Como consecuencia de las acciones erosivas y depósito, el lecho tiende a presentar un perfil cóncavo. El curso alto del río tiene un gran poder erosivo formando desfiladeros, hoces, gargantas, entre otras modificaciones de la corteza terrestre.

Los ríos forman valles cuyo corte transversal presenta forma de V. Cuando se producen desniveles en su cauce forman cascadas o cataratas. En las pendientes suaves se presenta deposición de materiales gruesos. En la desembocadura se depositan las arenas y limos que pueden llegar a formar deltas . Muchos ríos por la escasa pendiente y la anchura de sus valles son navegables en el curso bajo (un ejemplo de esto es el río Amazonas y el Orinoco.


Río Amazonas

El caudal del río es la cantidad de agua que éste recibe. El caudal varía su velocidad y su fuerza a lo largo del centro del cauce o río. Esas variaciones se denominan gasto y se calculan dividiendo el volumen de agua entre la longitud del tramo que recorre el río. El gasto de un río influye en la cantidad de material sólido que puede arrastrar y muestra la potencialidad de la corriente para obtener electricidad de ella.

Los lagos:
son masas que ocupan las depresiones continentales, se sitúan de forma permanente o temporal dependiendo del tipo de terreno o del clima. Si ocupan una gran extensión reciben el nombre de mares interiores. Éstos pueden ser de agua dulce o agua salada (concentraciones de sal superiores al 5%). Los lagos de pequeñas dimensiones se confunden con lagunas y los de mayor extensión reciben frecuentemente el nombre del mar. Dependiendo del sistema de alimentación del lago, se clasifican en lagos de régimen pluvial cuando el agua proviene de las lluvias, nival si su fuente proviene de la fundición del nieve, pluvionidal cuando se alimenta tanto de precipitaciones como de nieve, fluvial cuando proviene de un río, glaciar cuando proviene de un glaciar y freático al formarse cuando aumenta el nivel freático, de la zona en la que se encuentra situado.

Clasificación de los Lagos:

La clasificación de los lagos más común es la que se hace en base a su origen:

     • Lagos tectónicos: estos se encuentran en zonas de fracturas y hundimientos de la corteza        terrestre como las originadas por fallas, plegamientos o movimientos de elevación o hundimiento        terrestre. Un ejemplo es el Mar Muerto, situado a 400 metros por debajo del nivel del mar        Mediterráneo.

     • Lagos de barrera o embalsados: se originan al taponarse las corrientes de agua en un valle        mediante morrenas glaciares, coladas volcánicas, desprendimientos de tierra, aludes o el        arrastre de materiales por los afluentes; también pueden encontrarse ante una barrera        artificial. Un ejemplo es la Laguna negra de Soria.


Lagos de erosión o glaciares: se forman en hondonadas debido a la sobreexcavación realizada por las lenguas de los glaciares en su desplazamiento. Estos lagos son de forma alargada y de tamaño variable, su forma se halla adaptada al valle erosionado por los glaciares. En las orillas de estos lagos se establece una densa vegetación principalmente de coníferas. Los lagos del circo glaciar pertenecen también a este grupo, suelen presentar un río de alimentación y otro emisor.

     • Lagos cráteres: ocupan las calderas volcánicas, son muy reducidos, con paredes casi verticales        y una superficie más o menos vertical.

     • Lagos de cuencas endorreicas: son depresiones del terreno sin salida al mar. Sus aguas        suelen ser saladas, por la evaporación de éstas y la progresiva concentración de sales a lo largo        del tiempo. Ejemplo: Laguna de Gallocanta (Teruel), Laguna de Urao (Mérida/Venezuela)

     • Lagos fluviales: se presentan en valles muy llanos, apenas sin desagüe, cuando las grandes        avenidas de los ríos inundan los márgenes.

Lagos residuales: son mares que lentamente se han secado, presentan gran salinidad. Ejemplo de ellos es el Mar Caspio.

Lagos cársticos: son con frecuencia subterráneos, aparecen en las grietas y depresiones de las rocas calizas, al producirse la erosión de este tipo de rocas por la acción del agua.


Las albuferas: son lagunas formadas por agua de las mareas altas en regiones de playas o costas bajas.

Características generales de los lagos:

Los lagos son estructuras inestables que tienden a desaparecer. Se alimentan con los aportes de agua procedentes de las precipitaciones atmosféricas y/o del agua aportada por uno o varios ríos o glaciares. Las pérdidas se deben básicamente al río emisario (río por el cuál desagua) y a la evaporación. En zonas desérticas los lagos son casi inexistentes, los chotts del Sahara sólo tienen agua después de una tempestad, estos son lagos salinos que quedan estancados cuando llueve y desaparecen al instante quedando una capa de sal donde estaba anteriormente su cuenca. La desaparición de los lagos suele ser debida a dos causas principales: a la erosión de las barreras que retiene el agua y por colmatarse su cuenca de sedimentos. Cuando el agua aportada anualmente a un lago es igual que sus pérdidas, el lago se mantiene en equilibrio, pero cuando las pérdidas superan a los aportes, el lago va desapareciendo poco a poco.

Los lagos pueden secarse por diversas causas, entre ellas:


Levantamiento del nivel continental: Cuando se levanta el nivel continental, el agua escurre rápidamente y abandona el lago.
Deforestación: Al desaparecer los árboles. Esto es debido a que los árboles mantienen la humedad en ellos y a su alrededor.
Formación de grietas: Por el agrietamiento del lecho del lago debido a pérdida del material que puede debilitarse debido a movimientos telúricos.
Acumulación de sedimentos en el fondo: Estos sedimentos pueden ser arrastrados por los ríos, lo cual provoca que el agua se desborde rápidamente hasta encontrar otro cause. La acumulación de sedimentos puede ser ocasionado por la erosión, ya que los ríos arrastran más sedimentos y los depositan en los lagos.
Crecimiento urbano: El desarrollo de las grandes ciudades ha invadido los espacios y transformado el ambiente ecológico, estas transformaciones han afectado a los lagos y provocado su merma.
Vegetación nociva: La aparición y expansión de flora nociva que inhibe el desarrollo de otras especies vegetales y animales, este es el caso del lirio que puede invadir grandes superficies acuáticas e inhibir el desarrollo de otras especies.

Los glaciares:
Son grandes masas de hielo situadas sobre una superficie de terreno donde se desplazan lentamente en descenso a favor de la pendiente. Para que se forme un glaciar, la cantidad de nieve caída durante un invierno debe exceder a la fundida durante el verano siguiente, constituyendo el nivel de las nieves persistentes o el de las nieves perpetuas en los casos donde no se funde. De esta manera cada año se va superponiendo una masa de nieve a la ya acumulada.

El peso de las capas de nieve elimina las capas de aire que han quedado tras las sucesivas nevadas, y por fusión parcial y rehielo se congela de nuevo, uniéndose los cristales aislados. Así se forma un agregado granular llamado neviza. Por continuación del proceso, la neviza se transforma en hielo blanco a partir del cual se origina el hielo glaciar de color azulado. Al espesarse esta capa de hielo, comienza a desplazarse a favor de la pendiente convirtiéndose en un glaciar activo.


Las lenguas glaciares varían según la pendiente, rugosidad y carga de hielo. Si alcanzan el mar se forman témpanos o iceberg. El hielo tiene la propiedad de fluir como si se tratara de una materia plástica, y se adapta perfectamente al fondo y a las paredes del valle. La velocidad de la masa del hielo no es la misma en todas sus zonas, siendo mayor en la superficie y en el centro, que en el fondo y los laterales, debido al rozamiento del hielo.
La velocidad del descenso es muy variable, oscilando entre unos 15 centímetros diarios. En algunos glaciares, bajo la superficie del hielo, circula una intensa corriente de agua llamada arroyo subglaciar, que a veces puede arrastrar bloques de hielo.
En un glaciar se distinguen tres partes: circo, lengua y valle glaciar. El circo glaciar es la zona rodeada de montañas situada en el nivel de las nieves perpetuas, presenta unas grietas llamadas rimayas entre la pared rocosa y el hielo del glaciar. La lengua del glaciar es la masa de hielo que discurre por el valle. Por efecto del movimiento, el hielo se fractura al rozar con el fondo del valle, lo que provoca la aparición de las grietas transversales denominadas crevasses.

Los materiales que el glaciar arranca, transporta y deposita al bajar por el valle constituyen las morrenas. Existen morrenas laterales, las cuales al confluir forman las morrenas centrales. Las morrenas de fondo, se forman con fragmentos arrancados del fondo y las morrenas frontales, se forman delante del glaciar al depositarse materiales, al fundirse el hielo. Los depósitos de materiales que dejan los glaciares se llaman tilitas las cuales son una mezcla de cantos angulosos, estos depósitos de material no se redondean como los transportados por los ríos, ya que los glaciares llevan su carga en suspensión y no pueden erosionar los materiales que transportan. Los valles afectados por los glaciares se ensanchan y su perfil transversal adquiere la forma característica de U.

Existen diversos tipos de glaciares y se han clasificado según su localización latitudinal y a la altura donde se localicen:
Glaciares del valle: se localizan en zonas altas, independientemente de su localización latitudinal, son largos y estrechos, nacen en las cabeceras de las cuencas donde se sitúan y circulan dentro de los valles de las cadenas montañosas. Presentan un circo y una gran lengua glaciar que llega hasta la zona de fusión del hielo. Están muy desarrollados en Alaska, Himalaya y Nueva Zelanda.

Glaciares de circo o colgado: son típicos de las cadenas montañosas de latitudes medias. Son glaciares de pequeñas dimensiones que ocupan únicamente su propio circo, ya que por razones climatológicas, la lengua se funde rápidamente sin llegar a formarse en realidad. El glaciar del Aneto es un ejemplo de este tipo, está localizado en los Pirineos españoles.

Glaciares de pie de monte o alaskiano: están formados por la conjunción de varios glaciares del valle, forman una enorme superficie de hielo que al llegar al valle se expanden formando abanicos y quedando fuera del control del relieve.

Glaciares escandinavos o de casquete: son típicos de cadenas montañosas de latitudes medias, es decir, situados en zonas un poco alejadas de las zonas polares, se localizan en superficies de terreno planas y limitadas por montañas elevadas. Estos glaciares llenan completamente sus valles.

Glaciares continentales o Indandsis: son glaciares de casquetes de grandes dimensiones con más de 1 kilómetro de espesor. Actualmente son propios de Groenlandia y la Antártica. A veces sobresalen picos rocosos por encima de la superficie de hielo, que corresponden a las cimas de montañas y se conocen con el nombre de nunataks.

Glaciares alpinos: son pequeños glaciares de valle que están nutridos por una o más cuencas de circo y presentan una zona de descarga. Pueden unirse varios formando redes.

Glaciares marinos: son los glaciares que se forman al congelarse el agua marina. En su formación, hay una primera fase de formación de cristales, luego se unen formando una capa delgada llamada pancake-ice, la cual va creciendo en espesor y se cementa formándose los hielos marinos o packs.

Aguas subterráneas: Las aguas subterráneas provienen del agua de lluvia que se infiltra. Para que esto suceda, es necesario que el terreno y las rocas sean porosas y que los poros se comuniquen entre sí o que existan fracturas o fisuras. La conducta de las aguas subterráneas depende de la permeabilidad de las rocas. Se distinguen dos clases de rocas, permeables e impermeables.

     • Las permeables, permiten el paso del agua, entre ellas se encuentran: las gravas, arenas,        areniscas, calizas y rocas fisuradas.

     • Las rocas impermeables son las margas, pizarras y arcillas que no dejan pasar el agua.

 
 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008