Firma páginas web


 

 
El Impresionismo
Definición
Se entiende por impresionismo a la tendencia pictórica que se dio en Francia a finales del siglo XIX como reacción contra el arte de la academia de Bellas Artes. Este movimiento es considerado el punto de comienzo del arte contemporáneo.
Los impresionistas escogieron como tema primordial la pintura al aire libre y la vida cotidiana. Como punto principal trataron de conseguir una representación espontánea del mundo, por lo que se valieron de los diversos efectos que produce la luz natural sobre los objetos, preocupándose muchas veces más por captar la luz sobre el objeto que por la representación exacta de las formas. Esto sucedía debido a que la luz tiende a difuminar los contornos, reflejando los colores de los objetos circundantes en las zonas de penumbras.

    
En las Carreras(1879) Edgar Degas


Impresión atardecer (1872) C. Monet

Los pintores impresionistas no se definían con dicho nombre, este término lo impuso de manera despectiva el critico Louis Leroy al momento de observar la obra de Monet "Impresión al atardecer" o "Impresión sol naciente" realizada en 1872, expuesta en 1874. Leroy bautizó de esta manera el nuevo movimiento:
" Al contemplar la obra pensé que mis anteojos estaban sucios, ¿Qué representa esta tela?..., el cuadro no tenía ni derecho ni revés…, ¡Impresión!, desde luego produce impresión…, el papel pintado en estado embrionario está más hecho que esta marina".

De esta manera fue como el termino de "Impresionismo" paso a denominar este movimiento artístico.


Es importante resaltar que éste movimiento provocó un gran escándalo. La población del momento no estaba preparada para aceptar una revolución como la que se estaba dando, por eso nunca faltaron las burlas y duras críticas, que a su vez con el tiempo los llevaron al éxito. Dicho movimiento se afianzó y tuvo su máximo reconocimiento entrado el siglo XX.

Principios del movimiento artístico impresionista
Este movimiento artístico se puede considerar como una tendencia que se da como última consecuencia del Realismo. Sus raíces se pueden encontrar tanto en la prehistoria, como en el arte de Velásquez, Frans Hals, Rubens, los venecianos, Goya, Courbet, Corot, Constable, Turner y Delacroix, ya que en todas sus obras se pueden observar ciertos rasgos impresionistas.
El impresionismo tuvo como finalidad tratar de reproducir de manera muy exacta lo natural, sin arreglarlos o adulterarlos en el taller y apoyándose siempre en las diversas teorías y en los descubrimientos científicos, los cuales permitieron a los pintores formular algunas teorías.
Este movimiento artístico impuso diversas exigencias, las cuales condujeron a pintar por completo los paisajes naturales. Los paisajes se comienzan y se terminan al aire libre como lo hacia Monet. La idea de pintar al aire libre era captar de una mejor manera los colores a pleno sol, lo que hace que el pintor descubra el juego de descomposición de las tonalidades, nuevas vibraciones y reacciones de los colores, los cuales no habían sido captados dentro del estudio.


     
Esquina de un café-conciert (1878) Manet



La Grenouillère (1869) C. Monet


De cierta manera semejante al Realismo, el impresionismo trata de representar una nueva forma de buscar el mayor acercamiento a la realidad. Por esto, se observa la gran preocupación por la búsqueda de la luz, pero de una manera distinta a como lo hacían los pintores anteriores.


Aportes de los impresionistas en la pintura

Para los impresionistas la luz pasa a ocupar un puesto principal dentro de la pintura. Estos artistas llegaron a la conclusión de que la realidad no es más que la apariencia que adquieren las cosas bajo la influencia de la luz en el momento preciso en que son observadas; es por ello que todo lo que se ve no es nada más que un efecto de la luz. Es claro que los impresionistas se entregan exclusivamente al sentido de la vista.

La técnica del impresionismo consiste en lograr una apariencia de lo fugitivo y aéreo mediante el uso de tonos claros y de formas abocetadas. Sobre los lienzos colocan las pinturas según la llamada formula de división de tonos, sin mezclar previamente los colores en la paleta. Dichos colores se plasman puros en pequeños trazos o pinceladas, una junto a la otra, con la idea que desde lejos, la retina del ojo del observador realice la mezcla de los colores. Esta técnica hace que el cuadro se convierta en una superficie poblada de pequeñas vibraciones de color-luz y de color-color, llenándolo de alegría y de vida a pesar de carecer de profundidad y peso. Las formas usadas en este estilo son muy ligeras y se encuentran sumergidas en una luz que lo envuelve de una manera
muy armoniosa.


La Estación de Saint-Lazare (1877)
Claude Monet


Torso de Muchacha al Sol (1875)
Pirre-Auguste Renoir

Algunas de las reglas seguidas por los pintores para tratar de resolver el problema de la luz son:

  • Pintar lo que se ve, lo que sus ojos perciben a pesar de que las cosas sean distintas a como se perciban.
  • Las cosas no poseen color propio, es la luz la que se los proporciona y el artista lo trata de representar como si fuera real.
  • Las condiciones con que se produce la luz van a influir de gran manera en el aspecto de las cosas. La atmósfera, el día, las estaciones, cambian los colores de modo tal que las cosas nunca se ven de igual forma.
  • La tonalidad de los colores, los matices y colores en si, sirven para sugerir las formas de los objetos y la distancia entre ellos. Las líneas y los contornos no tienen ningún sentido para los impresionistas.
  • Según los pintores, el negro no existe dentro de la naturaleza, lo que hace que las sombras más oscuras sean de cierto modo claras.
  • Las partes que no son iluminadas van a poseer tonalidades violetas, por lo que los efectos luminosos se van a basar en un contraste binario entre amarillo y violeta.
  • La manera de lograr la intensidad real de la luz es que los colores nunca se van a mezclar en las paletas, sino que se aplican de manera separada y los tonos se consiguen por medio de la combinación adecuada de los colores. Es por esto que los impresionistas trabajan con una serie de colores limitados dentro del espectro solar, es decir, los rojos, amarillos, violetas, azules y el blanco
Temas representados
El impresionismo se muestra como una prolongación del realismo, ya que nace bajo su influencia y trata de adoptar de igual manera los temas de la vida cotidiana. Se coloca en la cumbre de los estudios pictóricos sobre la luz, los cuales se vienen llevando a cabo desde el renacimiento, y muestra cuadros luminosos de manera opuesta con sepias consagrados por la tradición clásica. El impresionismo sólo pretende transmitir la impresión del pintor. Es por tanto subjetivo, a la diferencia del realismo.Estos artistas pocas veces mostraban aspectos serios de la sociedad, a pesar de que cuando lo hacían era de igual manera impresionante. Preferían siempre enfocar los momentos agradables de la vida como son los placeres: jardines, fiestas, restaurantes, paseos, baños, entre otros.

    
Música en el Jardín de las Tullerías (1860)
Edouard Manet


Vista desde Louveciennes (1870) Pizarro

Lo que ha hecho que el impresionismo sea principalmente una escuela de pintura al aire libre es que el ambiente que los pintores han escogido para realizar sus obras y representar, es la naturaleza, pues ellos se han enfrentado de manera directa, a través del contacto con el aire libre. Es por ello que las figuras humanas, los objetos, paisajes y marinas sean los temas predilectos de dicho movimiento. La idea de los pintores era que sus impresiones fueran una trascripción de lo real, saliendo así del taller o del estudio y aprovechando el aire libre, por lo que el artista queda impresionado por el ambiente y los colores brillantes, abriéndole así al arte una nueva perspectiva.


Colocándose frente al paisaje que van a representar, el pintor arregla sus composiciones trabajando con mucha rapidez para captar así el cambio rápido de los colores, sorprendiéndose muchas veces por un efecto instantáneo de la atmósfera o de la misma vegetación. Todo aquello que observa en la naturaleza es llevado sobre el lienzo con gran rapidez; es por esto que los artistas van a ser mucho más sinceros a la hora de interpretar las situaciones de la luz y el color.

Principales exponentes impresionistas

Los pintores más importantes de dicho movimiento artístico se encontraron en su mayoría en Paris, entre los años de 1860 y 1870, los pintores eran: Claude Monet, Augusto Rendir y Alfredo Sisley. Todos ellos fueron compañeros de estudios en la Escuela de Bellas Artes de París. Realizaron diversos viajes a Fontainebleau y entraron en contacto con los pintores de Barbizon. Otro pintor fue Camilo Pizarro, quien era algo mayor que los anteriores, formó parte del grupo pero de una manera aislada, mientras que Edgar Degas fue un artista independiente y estuvo muy vinculado con los impresionistas.

   
Caballos de Carrera Frente a la Tribuna (1866-68)
Edgar Degas

Los impresionistas evolucionaron hacia diversos estilos individuales, así como también compartieron como grupo sus diversos experimentos sobre el color. De todos los representantes solamente Monet fue ortodoxo en la aplicación de la teoría impresionista; pintó diversas series en diferentes horas del día y estaciones del año, algunas de ellas son: La Catedral de Ruán, La Estación de Saint-Lazare, Los Álamos, entre otras. Pizarro utilizó una paleta mucho más delicada y de igual manera se concentró en los diversos efectos de luz sobre las formas. También son resaltantes los sutiles paisajes de Morisot, los cuales se destacan por la intensa pincelada más que por la precisión lumínica.



Regatas en Argenteuil (1872)
Claude Monet (1840-1926), Es considerado el padre del impresionismo. Este artista es un impresionista puro, ya que nunca abandonó ninguno de sus planteamientos. A lo largo de toda su carrera llego a componer aproximadamente tres mil cuadros. Su idea principal era la de pasmar la vibración cromático-lumínica en todos sus lienzos; de igual manera en sus temas la luz crea el color y la forma. Su retina captaba de una manera muy hábil el reflejo de la luz en cualquier lugar que él observara: en la superficie del agua, en un suelo nevado, en la puerta de una catedral, entre otros.

Sus temas preferidos eran las marinas, escenas de lluvias y diversos paisajes. A lo largo de toda su investigación de la incidencia de la luz, Monet observa que ésta varía según el paso del tiempo, y es de esta manera como se producen los diversos efectos que él intenta rescatar con su rápida y ágil pincelada.Siempre se mantuvo fiel al impresionismo, por lo que nunca trató de probar con otras corrientes. Monet fue también un gran amante de la cultura y del arte japonés, por lo que construyó un jardín de estilo oriental con puentes y nenúfares. Este lugar lo usó para refugiarse durante sus últimos años. Entre sus obras más representativas se encuentran: La Grenouillère, 1869; La Urraca, 1868-1869; Impresión Atardecer, 1872; Regatas en Argenteuil, 1872; Las Amapolas, 1873; Paseo con sombrilla o la Señora Monet con su hijo, 1875; La Japonesa, 1876; La estación de S. Lázaro, 1877; La Catedral de
Rouen, 1894; entre otras.

   
La Catedral de Rouen (1894)



       Después del Baño (1886)

Edgar Degas
(1835-1917), Es considerado un impresionista más de la forma, que del color. Participó en siete de las ocho exposiciones impresionistas, su arte se mantiene siempre al margen, por lo que encarna la vena del clasicismo. Estudió el renacimiento, sobretodo el arte de Rafael, años más tarde se educó en la Escuela de Bellas Artes de Francia, donde estudió a Ingres. A pesar de su clasicismo, la modernidad en Degas se observaba en la manera como desplazaba los temas académicos por los contemporáneos, estableciendo una analogía con Manet. Fue un hábil dibujante lo que hizo que le preocupara captar el movimiento con gran fidelidad, mostrando esto en temas como bailarinas y carreras de caballos. Muchas veces usa los mismos temas que Lautrec, pero a diferencia de éste lo hace desde la óptica clásica.
Se caracterizó por ser un gran observador de la mujer, lo que se ve reflejado en cómo capta las posturas más insólitas, así como las diversas poses naturales e instantáneas de éstas. En la mayoría de sus composiciones se encuentra presente la asimetría al igual que los bordes cortados; todo esto se da debido a la influencia de la fotografía al igual que de los grabados del arte japonés. En Degas, la luz brillante de las atmósferas de Monet se convierte en luz pálida de candilejas, por lo que se puede decir que representa el impresionismo del interior. Al momento de su decaimiento comenzó a trabajar otras técnicas como el pastel y la escultura.


Planchadoras (1884)

Muchos autores dicen que Degas nunca armonizó de buena manera con el impresionismo, debido a que siempre quiso cultivar su dibujo en disminución del color, al igual que tampoco armonizaba con las diversas tendencias conservadoras gracias a su tendencia a cultivar los temas contemporáneos. Entre sus obras más resaltantes se encuentran: Clase de Danza, c.1873-1875; La Bebedora de Ajenjo, 1876; Bailarina en la Escena, 1878; Planchadoras, 1884; Carreras, 1885-1888; Mujer Peinándose; entre otras.


El columpio (1876)

Pierre-Auguste Renoir
(1841-1919), siempre se le ha considerado como un impresionista sensual. En sus inicios comienza pintando en una tienda de porcelana China en la ciudad de París, donde comienza a pintar temas que demuestran gran dulzura y sentimentalismo los cuales toma del rococó. Con los años entró al estudio de Gleyre donde contactó diversos pintores impresionistas como Sisley y Monet. En sus primeros años influyó también en él la escuela de Barbizon, y de manera más resaltante la pintura de Gustave Courbet.

Fue uno de los impresionistas más reconocidos debido a los temas que representaba: flores, escenas dulces de niños y mujeres, entre otros. Unos de los temas que más le obsesionaron fueron los desnudos de mujeres; sus formas gruesas recuerdan a Rubens y la pincelada suelta y de gran cromatismo que usa a Tiziano. Renoir utilizó una vibrante y luminosa paleta la cual hace de él un impresionista muy característico. Entre sus obras más representativas se encuentran: El Palco, 1874; El Columpio, 1876; Le Moulin de la Galette, 1876; Le déjeuner des canotiers, 1881; Baile en el campo, 1883; Bañistas, 1918-1919.



Le Moulin de la Galette (1876)

La avenida Sydenham (1871)

Camilo Pizarro
(1830-1903), tuvo una de las más atractivas personalidades entre los impresionistas. Comenzó su aprendizaje en París, luego en el año de 1847 regresa a las Islas Antillas, donde nació, para trabajar en el comercio de su padre. En 1852 se traslada a Venezuela donde se dedica a la pintura. Tres años más tarde regresa a París en donde reside definitivamente y asiste a la Escuela de Bellas Artes y a la academia de Jules Suisse. Corot fue el primer maestro en el cual se inspiró, descubriendo así su atracción hacia el paisaje. La academia Suisse le sirvió para relacionarse con Cézane y Monet, profundizando su interés por el paisaje a pesar de estar en contra del academicismo oficial. En 1863 expuso junto a Manet en el Salón de los Rechazados, que fue uno de los promotores del grupo de artistas que se alejaron de las normas académicas los cuales se reunían en el café Guerbois y dieron años más tarde, paso al Impresionismo
Años más tarde se traslada a Londres donde se le despierta el gran interés por las obras de Turner y Constable. Cuando regresa a Francia se instaló en Pontoise, donde inicia una gran relación con Cézanne. Participó en las ocho exposiciones impresionistas que se dieron en París, con sus paisajes o vidas urbanas, las cuales estaban llenas de luz y color. En su mayoría de edad siempre procuró mantener la estructura de unidad del grupo de impresionistas. Entre sus principales obras se encuentran: Avenida de la Opera, Campesina, Mujer y niña cerca de un pozo, así como una serie de dibujos del litoral venezolanos.


Viejo mercado de Ruán (1898)

Relación del Impresionismo con las obras musicales de Claudio Debussy y Mauricio Ravel
Finalizando el siglo XIX la música en Francia comienza unos nuevos caminos viéndose influenciada por el movimiento impresionista en la pintura y por el simbolismo que desarrolla en la literatura. El iniciador de este cambio fue Gabriel Fauré, profesor en el conservatorio de París, siendo profesor de Mauricio Ravel y Claudio Debussy, y les ofreció a éstos unas nuevas tendencias artísticas. Las influencias que van a dar los pintores de sentirse atraídos por el color mucho más que por las líneas, así como la de los poetas quienes pretendieron recuperar el vocablo mediante el sentido emocional; van a ayudar a formar el carácter y el estilo antirromántico que van a caracterizar a Debussy. Es por todo ello que el compositor va a preferir el color sobre la línea musical, lo que demuestra que se preocupar más por la armonía que por la melodía.
Claudio Debussy pasó mucho tiempo en Rusia por lo que recibió mucha influencia de Musorgsky, Borodin y Rimsky Korsakoff los cuales le mostraron los diversos recursos que ofrecían los antiguos modos, las escaleras extra clásicas y las nuevas utilizaciones de los instrumentos musicales.


Claude Debussy
Entre sus obras más significativas se encuentran: Preludio de la siesta de un Fauno, la cual está basada en un poema de Mallarmé; La opera de Pelléas et Melisande; Una noche en Granada, Iberia y el Mar la cual comprende en su primera parte el alba al anochecer, en su segunda parte jugueteo de las olas y en su tercera parte, diálogo entre el viento y el mar.
Por otro lado Mauricio Ravel fue el más potente de los artistas que se desarrollaron después de Debussy. Estudió música en París donde fue alumno de Fauré. En sus primeros años trató de seguir a Debyssy, pero luego se inclinó por seguir un estilo más personal, renunciando después al sueño, al misterio y las vaguedades impresionistas.

La mayoría de sus obras dejaron un gran sentimiento e imaginación en los últimos años de su vida artística. Rebuscó la expresión lineal e intensificó la intuición del timbre sonoro, así como también asoció el instinto de la forma y el relieve con la ironía en algunos casos y en otros con la ternura. Entre sus obras más resaltantes se encuentran: La tumba de Couperin, La Valse, Rapsodia Española, Bolero, Dafnis y Cloe, Poema coreográfico, entre otras.

Bellas Artes en las artes plásticas venezolanas
Un grupo de pintores venezolanos entre ellos: Manuel Cabré, Antonio Edmundo, Bernardo Monsanto, Rafael Monasterios, Armando Reverón, Federico Brandt, entre otros, unidos todos por el mismo deseo de renovación organizaron el Círculo de Bellas Artes. Esta fue una asociación que se fundó para tratar de combatir la enseñanza difundida por la academia de Bellas Artes por parte de viejos maestros. Estos pintores no conocían la técnica impresionista, pero tomaron el paisaje e hicieron que el tema histórico, religioso y académico desaparecieran. La presencia de dicho Círculo dentro del movimiento artístico venezolano fue muy importante, ya que con él se relacionaron un grupo de intelectuales entre los que estaban: Manuel Díaz Rodríguez, Pedro Emilio Coll, Cesar Zumeta, Rómulo Gallegos, Enrique y Julio Planchart, entre otros; sus obras alcanzaron grandes méritos con el pasar del tiempo.

 

   
Vista al Ávila desde la Estación del
Ferrocarril Maripérez (1931) Manuel Cabré

Manzano en Flor (1910)

Principales exponentes Venezolanos
Existen varias personalidades venezolanas que van a surgieron en esta época, algunos de ellos son:
Emilio Boggio (1857-1920), Pintor venezolano que nació en Caracas el 15 de junio de 1857, donde pasó su infancia y su adolescencia. Luego fue llevado a París donde sus padres trataron de guiarlo por el camino del comercio, pero en 1879 decidió irse por la pintura, inscribiéndose en la Academia de Julián, en donde tuvo como discípulos a Rojas y Michelena. Sus maestros fueron Jean-Paul Laurens y William Bouguereau. Su evolución académica fue algo lenta en sus inicios, pero a partir de 1900 adoptó de una manera muy vigorosa el modo impresionista de pintar al aire libre. Hizo gran amistad con Monet y Pizarro, lo que lo llevó más aun al impresionismo.

Entre los años 1902 y 1904, en sus obras se pueden observar diversos rasgos expresionistas de manera muy escasa, debido a la influencia de Van Gogh, los cuales se observan en su producción figurativa. Estos rasgos expresionistas fueron menos conocidos que su obra paisajística, a la cual se le debe el gran reconocimiento que ha tenido en Venezuela donde se recopilaron gran parte de sus obras en el Museo Municipal de Caracas. Boggio falleció en Auvers-sur-Oise en Francia el 7 de Julio de 1920. Entre sus obras más reconocidas se encuentran: Vista del Guaire en el Paraíso, La Boda, Figuras a las Orillas del Oise, El Rió Oise al Atardecer, Neblina en Otoño, Fin de Jornada, La Castaña, El Viejo Rodolfo, Manzano en Flor, Costa de Liguria, entre otras.

 


Viejo Rodolfo (1919)



Desnudo (1934)
Armando Reverón (1889-1954), Es uno de los más grandes exponentes de la pintura Venezolana. Su tío abuelo Ricardo Montilla quien estudió pintura en New York, fue la persona que más contribuyó a despertar su vocación artística. En 1908 se inscribió en la Academia de Bellas Artes, donde recibió clases por Antonio Herrera Toro, Emilio Mauri y Pedro Zerpa. Finalizó su curso en 1911 debido a su gran rendimiento y recibe una beca para irse a estudiar a Europa. Viajó a Barcelona, España, donde ingresó a la Escuela de Artes y Oficios. En 1912 viaja de nuevo a Caracas para retornar en poco tiempo a España e ingresar en la Academia de San Fernando en Madrid. La ciudad de Madrid dejó en Reverón una profunda huella en su espíritu, ya que se dejó cautivar por Goya.

Años más tarde regresa ya definitivamente a Caracas, donde retoma su trabajo a la vez que asiste a las sesiones del Círculo Bellas Artes, a pesar de que no estuvo en el país al momento de la creación de dicho círculo. Pintó al aire libre sus primeros paisajes en tonalidades azules, y luego se trasladó a la Guaira donde dio clases privadas de dibujo y pintura.En la Guaira se encuentra con el pintor Ruso Nicolás Ferdinandov, a quien ya había conocido en Caracas. Gracias a los consejos del pintor Ruso se muda al litoral donde inicia una nueva etapa en su vida y en su obra. La obra de este gran pintor se forjó en gran parte en el litoral venezolano, donde capta y transmite toda la luminosidad que encuentra en el trópico. Al poco tiempo de residir allí, se muda más hacia el sur a un castillete que le sirvió de vivienda en resto de su vida. En este período de su vida empezó a adoptar hábitos más primitivos tratando de desvincularse de las ciudades, lo que lo hizo desarrollar una mejor percepción de la naturaleza llevándolo a emplear métodos en su pintar, así como diversos procedimientos y materiales, representando de una mejor manera la atmósfera del paisaje bajo los efectos del deslumbramiento que son producidos por la luz del sol. Creó también valores cromáticos.

En 1933 realizó una exposición en el Ateneo de Caracas, la cual tiempo después fue presentada en la galería Katia Granoff en París. A comienzos de 1940 comenzó el llamado período sepia, donde realizó una serie de lienzos pintados en el litoral y en el puerto de la Guaira, predominando los colores tierra y marrón. A esto le siguió un período depresivo después de sufrir una crisis psicótica, la cual lo obligó a recluirse en el Sanatorio de San Jorge. Después de su recuperación no volvió a pintar de igual manera que antes. En esta última etapa el pintor se rodeo de objetos y muñecas creadas por él, dándole así paso a la etapa expresionista de su obra, la cual se caracterizó por el uso de materiales como tizas, creyones y una gran fantasía teatral que demostró
a través del dibujo.


Los Baños de Macuto

En 1953 sufre su última crisis donde fue internado de nuevo en el Sanatorio de San Jorge. En ese mimo años se le otorgó el Premio Nacional de Pintura. Gracias a este reconocimiento trabajó con gran fuerza para una nueva exposición que había anunciado en el Museo de Bellas Artes, fue en este momento cuando le sobrevino la muerte estando aun en el sanatorio. Sus obras más importantes son: Procesión de la Virgen del Valle, Desnudo en Blanco, La Maja Criolla, El Árbol, La Cueva, Desnudo Acostado, Retrato de Doña Luisa Margarita de Pérez Dupuy, Rostro de Mujer en Blanco, Macuto en Oro, Juanita Junto al Tripiode, El Bosque de Manguita, Autorretrato, entre otros.


Paisaje (1946)

Manuel Cabré (1890-1984), Nació en Barcelona España el 25 de Enero de 1890. Fue hijo de un escultor llamado Ángel Cabré y Magriñá. Vino con su padre a Caracas cuando aun era un niño. A los pocos años ingresó a la Academia de Bellas Artes de Caracas, donde fue alumno de Herrera Toro y Mauri. En 1909 contribuyó al movimiento insurreccional Círculo de Bellas Artes, agrupación que sirvió de conexión para desarrollar los principios del impresionismo en Venezuela. Su carrera fue una de las más enriquecedoras del arte nacional, la cual se inicia en 1907 cuando obtiene uno de los premios de la exposición de fin de curso de la Academia. Entre los años de 1920 y 1931 vivió en París. En 1948 obtuvo el Premio Nacional de Pintura. Este artista es considerado como el más notable pintor de la Escuela de Caracas, a la que su concepción de la arquitectura de formas y volúmenes en perspectiva ayudó a definir.
Su obra se caracteriza por la gran monumentalidad del espacio y por poseer una gran precisión en la representación a distancia, donde pareciera que anunciara aun en la década del 40 el Hiperrealismo. Entre sus obras más conocidas se encuentran: Vista al Ávila desde la Estación del Ferrocarril Maripérez, Paisaje, Tarde de Agosto, Ávila desde la Avenida la Mata de Coco en la Castellana, Vista del Ávila desde Sarría, Ruinas de Trapiche, autorretrato, entre otros.



Tarde de Agosto (1945)
 
 
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008