Firma páginas web

 
 

 
Cuestionarios

El cuestionario es el instrumento más utilizado para recolectar información de manera clara y precisa. Consiste en un conjunto de preguntas formuladas en base a una o más variables a medir, donde se utiliza un formulario impreso estandarizado de preguntas, en el cual el contestante llena por sí mismo. El contenido de las preguntas de un cuestionario puede ser tan variado como los aspectos que mida. La selección de los temas para la realización del cuestionario, depende de los objetivos que se haya planteado el investigador al inicio de la investigación, de los

eventos de estudios y de los indicios identificados en el proceso de operacionalización. En el cuestionario deben incluirse solo las preguntas que estén directamente relacionadas con las preguntas de investigación o con el control de variables en caso de investigaciones confirmatorias. No deben añadirse preguntas cuyas respuestas puedan ser obtenidas con mayor precisión utilizando otro tipo de instrumentos.

Características


     • No requiere generalmente la presencia de un encuestador, especialista o personal calificado        para aplicarlo.

     • Puede ser aplicado en poco tiempo a un cierto número de personas de una sola vez.

     • Evita la posible distorsión que la presencia de un entrevistador puede traer.

     • Estimula un mayor grado de confianza en el respondiente.

     • Por la presentación y estructura es de fácil comprensión para las personas a quienes va dirigido.

     • Permite usar una muestra más amplia que la entrevista y es más eficiente y práctico.

Tamaño de un cuestionario.
No existe una regla al respecto, pero, si es muy corto se pierde información y si resulta largo puede resultar tedioso. En éste último caso, las personas pueden negarse a responder, o al menos, lo responderán en forma incompleta. El tamaño depende del número de variables y dimensiones a medir, el interés de los respondientes y la manera como es administrado. Los cuestionarios que duran más de 35 minutos deben resultar tediosos a menos que los respondientes estén muy motivados para contestar. Una recomendación que puede ayudarnos a evitar un cuestionario más largo de lo requerido es: "No hacer preguntas innecesarias o injustificadas". Otro elemento a tomar en cuenta es que la persona que va a responder el cuestionario es un voluntario de este modo no solo la longitud del mismo es importante, también el cuestionario debe ser interesante y debe facilitar la labor del respondiente, animándolo a que coopere.

Condiciones.
Un cuestionario debe reunir ciertas condiciones para que la persona que lo va a responder lo haga sin ningún tipo de dificultad, como por ejemplo comprendiendo su redacción y la forma de contestar.


• La elaboración del cuestionario requiere un   conocimiento previo del fenómeno que se desea   investigar.

• Las preguntas deben estar formuladas con gran   precisión, simplicidad, claridad, para evitar falsas   interpretaciones.

• Debe contener instrucciones y las aclaraciones   necesarias para que pueda ser entendido con   completa claridad.

• Debe incluir una breve explicación de lo que se   espera de la persona encuestada, los fines del   estudio, los beneficios que puede acarrear este.   Garantizar el anonimato del encuestado.

     • La experiencia del investigador es indispensable para la construcción del mismo, pues el        cuestionario debe adaptarse a las necesidades del investigador y las características de la        comunidad a la cual se le hace la investigación.

     • Evitar las preguntas que puedan ocasionar reacciones de desconfianza, turbación o        contrariedad.

     • Colocar las preguntas en un correcto orden psicológico. Si se presentan preguntas generales y        específicas de un mismo tema, estas deben ir de lo general a lo específico.

     • Hacer el cuestionario lo más breve posible, de modo que se requiera el mínimo de tiempo para        llenarlo.

Tipos de preguntas en un cuestionario.
Existen dos formas de cuestionarios para recabar datos: cuestionarios abiertos y cerrados. Según Hernández, Fernández y Baptista (2000), la decisión del tipo de cuestionario, abierto o cerrado, o del tipo de pregunta obedece a las diferentes necesidades y problemas de investigación, lo que origina en cada caso una escogencia de preguntas diferentes. De este modo, dependiendo de las necesidades y problemas que presente la investigación, algunas veces se utilizan preguntas cerradas, en otras preguntas abiertas, mientras que en otros casos se requieren ambos tipos de preguntas, generando un cuestionario mixto. Sin embargo, en la aplicación de instrumentos de medición de tipo cuantitativo, en los que se pretende efectuar un análisis estadístico, han de utilizarse las preguntas cerradas, en las cuales se asignen símbolos o valores numéricos a la galería de respuestas presentadas.

Como se puede observar el cuestionario no solo se puede emplear para recaudar datos generales sobre un hecho particular, también puede recaudar información sobre actitudes, opiniones, y hasta conocimiento a través de tests o pruebas, encuestas o entrevistas, pues se puede observar que las preguntas también se emplean en otros instrumentos.

Cuestionario de preguntas


Gardner (1981), presenta diez sugerencias para la formación de las preguntas:

     • Usar palabras, frases y estilo familiares, acordes al contexto cultural y al nivel de instrucción        de los encuestados.
     • Usar palabras sencillas y frases directas o simples.
     • Ir al grano.
     • Formular preguntas concisas.
     • Ser precisos: Se debe evitar términos ambiguos, como “mucho” “poco” o “regular” etc.
     • Ser breves.
     • Evitar perjuicios o preguntas que sugieran la respuesta.
     • Evitar suposiciones.
     • Ser realistas y evitar situaciones hipotéticas, a menos que se estén midiendo actitudes.
     • Elaborar el mínimo de reglas para las respuestas.

Como aplicar Cuestionarios.
Los cuestionarios pueden ser aplicados de diversas maneras:

Autoadministrado.
El cuestionario se le proporciona directamente a los respondientes, quienes lo contestan. No hay intermediarios y las respuestas las marcan ellos. Obviamente que esta manera de aplicar el cuestionario es impropia para analfabetas, personas que tienen dificultades de lectura o niños que todavía no leen adecuadamente. Se emplean especialmente los cuestionarios de preguntas cerradas.
Por entrevista personal.
Un entrevistador aplica el cuestionario a los respondientes o entrevistados. El entrevistador va haciéndole las preguntas al respondiente y anota las respuestas. Las instrucciones son para el entrevistador. Normalmente se tienen varios entrevistadores, quienes deberán estar capacitados en el arte de entrevistar y conocer a fondo el cuestionario, y no deben sesgar o influir las respuestas. La ventaja que aporta la entrevista personal, es que permite preguntar sobre cuestiones más complejas con mayor detenimiento, produce por parte del entrevistado mayor participación. Cuando se emplea la entrevista como técnica, las preguntas suelen ser abiertas.
Por entrevista telefónica.
Ésta situación es similar a la personal, sólo que la entrevista no es "cara a cara" sino a través del teléfono. El entrevistador le hace las preguntas al respondiente por este medio de comunicación. La encuesta telefónica, presenta menor expresión, menor influencia del entrevistador, pero en cuanto a claridad, coste y participación está por debajo de la personal.
La encuesta por correo.
Hay menor expresión que todas las anteriores. El cuestionario puede realizarse auto suministrado, enviado por correo postal o electrónico, fax, entre otras. La ventaja que presenta este tipo de cuestionario es el ahorro de tiempo, la posibilidad de aplicación colectiva y la facilidad para la codificación. Sin embargo, presenta una gran desventaja y es que cuando se envía por correo, no se tiene la certeza de que la persona que lo responde es la que el investigador desea, además no hay posibilidad de aclararle las preguntas al interrogado en caso de confusión y esto queda a libre interpretación. Igualmente depende de la disposición del encuestado para proporcionar la información, si no está dispuesto a colaborar puede que falsee las respuestas, no hay posibilidad de ahondar en la respuesta, ni de chequear en el momento si la respuesta obtenida es la información buscada.

El análisis de las respuestas:

Para los analistas los cuestionarios pueden ser la única forma posible de relacionarse con un gran número de personas para conocer varios aspectos del sistema. Cuando se llevan a cabo largos estudios en varios departamentos, se puede distribuir los cuestionarios a todas las personas apropiadas para recabar hechos en relación al sistema. En mayor parte de los casos, el analista no verá a los que responde, no obstante, también esto es una ventaja porque ayuda a asegurar que el interpelado cuente con mayor anonimato y puedan darse respuestas más honesta y menos respuestas reestructuradas o estereotipadas. También las preguntas estandarizadas pueden proporcionar datos más confiables.

El análisis de las respuestas a las preguntas abiertas son las más difíciles de comparar, pues al ser respuestas subjetivas del sujeto, la cantidad de respuestas generadas son ilimitadas, sin embargo, el analista suele buscar patrones en las repuestas para hacer mas fácil el análisis. Esos patrones pueden consistir en palabras que tienen en común las repuestas o sinónimos de los mismos, esto sería como un análisis de contenido. Mientras que la comparación de las preguntas cerradas se hace a través del análisis estadístico, como el análisis de frecuencia. Es de hacer notar que el análisis de preguntas cerradas combinadas con las abiertas, ósea preguntas mixtas, pueden generar mayor información de las preguntas cerradas.

Validez y confiabilidad
El cuestionario debe cumplir los requisitos de validez y de confiabilidad.

La validez depende de si los datos obtenidos se ajustan o no a la realidad, sin distorsión de los hechos. La confiabilidad en cambio viene dada por la capacidad de obtener resultados iguales o similares, aplicando las mismas preguntas acerca de los mismos hechos o eventos, en la misma muestra.

Ventajas:

     • Ahorro de tiempo.
     • Posibilidad de aplicación colectiva.
     • Facilidad para la codificación.
     • Requiere menos habilidad para administrarlo que cualquier otro tipo de instrumento.

Limitaciones e Inconvenientes:

     • Tiene el riesgo de un elevado porcentaje de cuestionarios sin respuesta, lo cual puede disminuir         notablemente la representatividad de los resultados.

     • Exclusión casi sistemática de quienes no saben escribir o leer. Generalmente sólo puede ser        respondido por personas que cierto nivel educativo y/o que sepan leer como mínimo, pudiéndose        consignar falsedades u omitir datos en las respuestas (UNA, 1999; Buendía y otros, 1998).

     • Imposibilidad de ayudar al informante cuando no ha comprendido las preguntas o instrucciones.

     • Dificultad para realizar el control y la verificación de la información; recepción tardía de        muchos cuestionarios remitidos después de la fecha indicada, y consecuentemente no utilizables.

     • Si el investigador no se encuentra presente, no existe la certeza de que la persona que responde        es la que el investigador desea; y no existe la posibilidad de aclarar las preguntas en caso de        confusión, quedando a libre interpretación.

     • Al no existir alguien a quien recurrir, el interrogado pudiera consultar con otras personas antes        de expresar sus opiniones con lo que se pierde la espontaneidad e individualidad de los datos a        recolectar.

     • Igualmente, depende de la disposición del encuestado para proporcionar la información.

     • Asimismo, a través del cuestionario es imposible conocer las reacciones del respondiente ante        cada pregunta, lo cual puede ser un dato significativo para la investigación.

     • De igual manera, aunque el anonimato al término de responder un cuestionario puede generar        cierta confidencialidad, existen personas que adoptan una actitud poco seria y responsable lo        que dificultaría la representatividad de los resultados.

     • A pesar de ser un instrumento aparentemente valioso, en ocasiones puede presentar algunos        inconvenientes, y en consecuencia; las respuestas pudieran resultar algo riesgosas para la        medición objetiva de las variables.

    • Limitación de las respuestas de la muestra y, en ocasiones, ninguna de las categorías describe       con exactitud lo que las personas tienen en mente; no siempre se captura lo que pasa por la       cabeza de los sujetos.

En definitiva, el cuestionario, el cual requiere de un formulario debido y previamente preparado, es una de las técnicas más utilizadas en la investigación social. Pues, por lo general, los cuestionarios han de ser adaptables y susceptibles de aplicarse en diversidad de estudios y a una gran variedad de sujetos estén donde se encuentren. Incluso, la modalidad de aplicación que presenta este instrumento de ser enviado por correo, por ejemplo, para luego ser autoadministrado, es un ventajoso y útil procedimiento.
 
 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008