Firma páginas web

 
 

 
Cómo elaborar el título de un trabajo

El título es uno de los primeros elementos del trabajo que desea comunicar y sintetiza el tema abordado y la postura del investigador ante la problemática planteada. La reacción de los estudiantes que se encuentran en la etapa abordar una investigación  es: "Y ahora... ¿qué título le pongo?" o "Profe, ¡no sé qué título ponerle a mi trabajo!". El título, desde diferentes puntos de vista, es la puerta de entrada del informe de investigación, la tarjeta de presentación del trabajo, o la envoltura de un producto intelectual. De manera general, cada persona recuerda una película, libro u obra por su título o por los términos que lo componen.

Para escoger el título usualmente el investigador ya ha identificado un problema que desea estudiar. A partir de este problema se plantea diversas ideas que considera que pueden estar afectando el problema (si eso es lo que desea investigar) o puede decidir investigar como esa problemática puede estar generando otros acontecimientos (en el ambiente, personas, animales, plantas, reacciones químicas, entre otros). De este modo un título no parte del interés arbitrario del investigador, sino de una problemática que ha sido identificada. Si no existe un problema en el área que se desea investigar, entonces no existe un trabajo de investigación que realizar. Así, todo título va a partir siempre de un problema que se desea estudiar para buscarle solución o para determinar que lo está causando, lo cual también contribuye a solucionarlo.

No obstante, el título también es el norte del trabajo. Muchas personas afirman que el título se le puede colocar al trabajo cuando éste ya está listo, lo cual es totalmente errado, pues es el título quien va a determinar cual será el camino a seguir para la investigación. Por ejemplo no es lo mismo los Efectos del clima sobre la cosecha de la miel que La cosecha de la miel. Pues el primero tiene una connotación experimental  o correlacional, mientras que el segundo puede ser un enfoque descriptivo o teórico. De este modo el título también va a determinar el tipo y diseño de la investigación.

Así, la elección de un buen título es sin duda algo que debe hacerse con mucho cuidado porque, en primera instancia, el trabajo será juzgado a partir del mismo. Los lectores se acercarán o no a la obra de acuerdo al interés que éste despierte y la leerán, en cierta medida, atentos a la promesa que siempre un título supone, pues se asume implícitamente que el título condensa los tópicos tratados en ella. Hay que definir el título de un trabajo atendiendo pues al contenido del mismo y no a las intenciones que pudiese haber tenido en un principio. Un título, además, debe ser lo suficientemente explícito y concreto como para indicar al lector las características específicas de la obra que está examinando.

Entre las características de un buen título es la exigencia de brevedad, como recurso que evita la enunciación de un título demasiado largo. Si el título demuestra ser demasiado largo, se puede optar entonces por un título principal, conciso y genérico, y luego un subtítulo que sirve para determinar mejor los contenidos del anterior. Así, por ejemplo, si luego del título Investigación Geológica sigue el subtítulo Técnicas, Procedimientos e Instrumentos, se entiende que se esta frente a un trabajo que no trata de los problemas teóricos de tal tipo de investigación sino ante un manual que se propone dar información operacional y concreta sobre el tema.
Por supuesto, se podría caso redactar un título más largo: Técnicas, Procedimientos e Instrumentos en la Geología en el campo de la Investigación Científica, pero este  tipo de detalles lo que haces es entorpecer la visión del potencial lector y el resultado es menos ágil y elegante, lo que entraba en algo la percepción de las ideas.


Un título también debe responder al tipo de público al cual, en principio, el trabajo va dirigido. No es lo mismo titular un artículo para un periódico que para una revista científica, puesto que en el primer caso se apela a ciertos recursos necesarios para captar de inmediato la atención de un lector probablemente con poco tiempo, al que reclaman por igual informaciones muy diversas. En el segundo la población a que va dirigido es mucho más reducido y especializado, al que los títulos que lee les resultan una buena guía temática y no un estímulo pasajero. Idénticas consideraciones se podrían hacer si se compara un libro que se desea ser un éxito, buscando que posea un título y una diagramación exterior atractivas, para cautivar la atención; mientras una tesis doctoral, la exactitud del título es mucho más apreciada que su impacto inicial o su elegancia.

Criterios para elaborar un título de una investigación

Es importante establecer los criterios que privan en la construcción del título de un trabajo de investigación, implicación de un título corto, claro y preciso, relevancia del título como elemento simple y breve en un trabajo investigativo de 12 páginas (como una publicación en revista, este puede llegar a ser de sencillamente 2 páginas) o 40 páginas y su importancia para considerar a la investigación como herramienta para la transformación de un evento o fenómeno.

 
Criterios Personales

De manera convencional, el título refleja el compromiso del autor con el tema abordado en el trabajo. El título refleja lo que es el autor. El autor puede conducir la construcción del título a través de los términos claves de su trabajo. Es recomendable, además, someter el título a la interpretación de lectores potenciales (Hipertexto 4) y sobre la base de sus interpretaciones "purificarlo".

Criterios técnicos Estos técnicos tienen que ver con la comprensión y la longitud del texto. La comprensión consiste en la posibilidad que tiene el lector de entender el significado del título del trabajo. Por otra parte, la longitud del título es la cantidad de caracteres que posea. La longitud del título de una investigación es una cualidad importante porque las bases de datos en medios electrónicos tienen este campo con un número limitado de caracteres. Para que el título sea divulgado en su sentido completo requiere ajustarse a una longitud establecida en los programas de computación que manejan bases de datos. No obstante, en otros ámbitos, para la elaboración de trabajos de investigación y en contextos universitarios se suele recomendar al estudiante que el título no exceda de dos líneas mecanografiadas y no sobrepasar las tres líneas cuando se trata de la estructura "título-subtítulo". Otro elemento a considerar en esa cantidad reducida de palabras es el uso de términos que representen el contenido del trabajo. Ha ocurrido con frecuencia que un título atractivo llama la atención, se descubre que su contenido no tiene nada que ver con el título.
 
Según Jiménez (s.f.) existen algunas inquietudes en cuanto la confección de títulos adecuados para artículos científicos, una de ellas se refiere a que no hay magias triviales para elaborar buenos títulos, con lo cual se evita confundir con soluciones sobrenaturales; al igual no existen nuevos indicios sobre formas preestablecidas para nombrar con exactitud el trabajo realizado, pues cada título debe contener la esencia de un asunto en particular, ser lo suficientemente atractivo para sobresalir en la superabundancia informativa contemporánea y revelar el ingenio semántico para sintetizar en pocas palabras la verdadera naturaleza del fenómeno investigado, independientemente de su extensión. Para esto se puede tener en cuenta algunas consideraciones puntuales sencillas:
 

Evite el hipérbaton
El adecuado ordenamiento de los vocablos será siempre vital para prevenir la confusión o la burla.

Un título como:
Herida en la cara lateral izquierda durante las prácticas de artes marciales puede significar que existe también la cara lateral derecha, lo cual sería estupendo cuando la cara frontal no fuese agraciada; pero debió escribirse: Herida lateral izquierda en la cara durante las prácticas de artes marciales.

Buscar una plena correspondencia entre el continente y el contenido
No pretender conseguir un nivel de abstracción inusitado en los demás.

Un título como
Estrategias y líneas de acción generales contra las enfermedades transmisibles
es lo suficientemente claro, conciso e inteligible para cualquiera.
Pero si se propone un título como  
Cosecha salvaje

Es probable que el posible lector crea que se trate de sembrados silvestres en parajes inhóspitos y no a una manada de leones hambrientos que abandonan la selva para devorar a los habitantes de un pueblito africano. Con título de este tipo se quiere que los lectores sean telepáticos o adivinos.

No lo subraye o entrecomille

Puede destacarlo en mayúsculas, negritas o cursivas, como optan por hacer indistintamente los comités editoriales; pero si es en un trabajo que será publicado, deje esos detalles a los redactores y diseñadores pertinentes.

No emplee punto final, excepto cuando se trate de una oración.

Un ejemplo de esto último sería:
El Sida no tiene rostro.
Pero a pesar de lo expuesto, muchas editoriales se reservan el derecho de no puntuar en estos casos.

Rehuya ser redundante Solo si se empeña en alardear de recurrente, use la palabra títulodelante del título, porque en verdad sobra.
Escriba 3 ó 4 títulos diferentes sobre el tema estudiado, uno debajo del otro.

Con frecuencia, de la comparación y reubicación de sus componentes se logra determinar el título más adecuado. Es importante recordar que los títulos determinarán hacia donde va el trabajo.

Utilice más de 20 palabras si necesita ganar en claridad.

Los límites sugeridos como válidos marcan la pauta, pero no la esquematizan; sin embargo, conviene sumarse a la favorable tendencia de decir más con menos y no menos con más.

Consulte a otras personas al efecto. En ocasiones, hasta un comentario inadecuado puede ser sugerente de un cambio radical en el título entregado para su valoración; más aún, si le recomiendan sustituir palabras o se muestran dudosos ante la propuesta, esté seguro de que algo anda mal a primera vista. Los buenos títulos, sobre todo si son ajenos, se reconocen de inmediato por ese oculto y extraño desconsuelo que invade al no habérsenos ocurrido a nosotros.
Léalo siempre en voz alta y como si fuera de otro. Una armoniosa combinación de vocablos le permite descubrir defectos de tono y estilo, capaces de pasar inadvertidos en una simple lectura visual.

Escoja cuidadosamente cada término.

Confeccionar un buen título no es una emergencia médica, así que podrá buscar reposadamente la palabra justa, a cualquier categoría gramatical que corresponda, para usarla con propiedad y pertinencia en su elaboración. Al igual evite mutilar las palabras.

Revise títulos que aparecen en publicaciones u obras de reconocido prestigio.

Seguramente muchos de ellos arrojarán un poco de luz sobre su indecisión, habida cuenta de que un comienzo como Nuevos enfoques … puede sugerir Nuevos rumbos…, Nuevos desafíos …, Los primeros pasos … y así sucesivamente.

Obvie la adición de elementos incluidos obligatoriamente en otras partes del trabajo.

Salvo que constituyan una información medular para los lectores, deje para el resumen y método del estudio los datos concernientes a dónde y cuándo se realizó la investigación, puesto que el título suele editarse acompañado del sumario en las bases de datos y publicaciones seriadas. Lo anterior equivale a persuadirle de que lo alargue innecesariamente sin aportar con ello un fundamento indispensable para revelar la esencia del contenido.

Solo aguarde hasta finalizar el documento para identificarlo debidamente, si nota que el trabajo ha cambiado de rumbo por detalles en la metodología de la investigación u otras razones que lleven a hacer ajustes el título.

A pesar de las posibles controversias que puedan suscitarse, no hay dudas de que probablemente el desarrollo del trabajo o la índole de los resultados implicarán modificar el título concebido al inicio, cuando aún se apoyaba en conjeturas. Es importante ser flexible a ese cambio posterior no aferrárse a la versión preliminar como una cuestión de principios. Admitir que puede mejorarse más tarde no influirá sobre su personalidad ni estilo de vida.
 

Por último, y aunque este trabajo pueda ser consultado o no entre tantísimos otros que se refieren al tema y problemas afines en la confección y redacción de artículos científicos, hay una realidad axiomática: Si por alguna razón los lectores consideran que el título del estudio debe ser diferente, es porque este no corresponde con certeza a lo tratado en él.Esto hay que tenerlo presente.

El título del trabajo obedece a criterios personales, técnicos y metodológicos. La tarea de plantear el título del informe no es tarea fácil y para hacerla más efectiva, el investigador puede tomar en cuenta los criterios expuestos aquí, así como considerar las recomendaciones que se formulan.     

 

 

Tomado de:_______ (s.f.) Presentación y aparato crítico
Extraído Febrero 16, 2006, de la World Wide Web:
Tomado de: http://paginas.ufm.edu/sabino/CHT-Cap4.htm
 Jiménez,M. (s.f.) Preocupaciones actuales sobre
la confección de títulos  adecuados para artículos científicos.
Extraído Febrero 20, 2006, de la World Wide Web: http://www.bvs.sld.cu/revistas/san/vol8_2_04/san09204.htm
Gutiérrez, L. (s.f.) Investigando en la enseñanza:
Lo que el título del trabajo significa.
Extraído Febrero 20, 2006, de la World Wide Web: http://www.geocities.com/CapeCanaveral/Hall/4609/titulo.html

 
 

Otros Temas:
 
 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008