Firma páginas web
 

 
Psicología como ciencia

La psicología es el estudio científico de la conducta y la experiencia, de cómo los seres humanos y los animales sienten, piensan, aprenden y conocen para adaptarse al medio que les rodea. El deseo de conocer se aprecia en el ser humano a través de las distintas épocas. La curiosidad por el mundo, las cosas, y por sí mismo, le ha impulsado a buscar razones y causas, a descubrir el por qué y el cómo, a determinar las consecuencias.


Evolución histórica

La psicología procede de muy distintas fuentes, pero sus orígenes como ciencia habría que buscarlos en los orígenes de la filosofía, en la antigua Grecia. Platón y Aristóteles, como otros filósofos griegos, afrontaron algunas de las cuestiones básicas de la psicología, que aún hoy son objeto de estudio. ¿Nacen las personas con ciertas aptitudes y habilidades, y con una determinada personalidad?, ¿o se forman como consecuencia de la experiencia? ¿Cómo llega el individuo a conocer el mundo que le rodea? ¿Ciertos pensamientos son innatos o son todos adquiridos?

En sus orígenes la psicología era una de las ramas de la metafísica, aquella que estudiaba el alma. Aristóteles fue el primero que sistematizó su estudio dentro de la metafísica, destacándose su tratado titulado Acerca del alma. Y alma significa para Aristóteles “El principio que anima o da vida al viviente”. Con la expansión y predominio del pensamiento católico, en el mundo occidental continúa siendo objeto de la psicología, el estudio del alma entendida como “sustancia inmortal, distinta del cuerpo, de origen divino, propia de los seres humanos”.

Platón
indicó que existe dicotomía, dualismo alma – cuerpo, señalando que el alma es independiente del cuerpo y con funciones superiores: razón, reflexión, libertad. Señala además que el alma es inmortal, y que por su alma espiritual el hombre pertenece al dominio del espíritu. Aristóteles, discípulo de Platón, mantiene una posición totalmente distinta, afirma que el alma es “la forma del cuerpo”, es decir, aquello por lo que el cuerpo existe como cuerpo humano. Para Aristóteles el alma está unida al cuerpo.

Tales cuestiones fueron debatidas durante siglos, pero la psicología científica como tal no se inicia hasta el siglo XVII con los trabajos del filósofo René Descartes y de los empiristas británicos Thomas Hobbes y John Locke. Descartes afirmaba que el cuerpo humano era como una maquinaria de relojería pero que cada mente (o alma) era independiente y única. Mantenía que la mente tiene ciertas ideas innatas, cruciales para organizar la experiencia que los individuos tienen del mundo. Hobbes y Locke, por su parte resaltaron el papel de la experiencia en el conocimiento humano. Locke creía que toda la información sobre el mundo físico pasa a través de los sentidos, y que las ideas correctas pueden y deben ser verificadas con la información sensorial de la que proceden. La corriente más influyente se desarrolló siguiendo el punto de vista de Locke.

Sin embargo, ciertos psicólogos europeos que han estudiado la percepción sostendrían varios siglos después la idea cartesiana de que parte de la organización mental es innata. Esta concepción aún juega un papel importante en las recientes teorías de la percepción y la cognición (pensamiento y razonamiento). En el siglo XVII, Descartes, que había llegado a la conclusión: “pienso, luego existo”, fija el objeto de estudio de la psicología en la mente, el pensamiento y la conciencia. En la primera mitad del siglo XIX, la influencia de la física, la biología y la fisiología, llevan a los personajes de la ciencia a buscar el objeto de la psicología por los rumbos que había señalado Descartes con su sustancia extensa o cuerpo.

El paso definitivo para la fundación de una psicología experimental fue dada por el psicólogo y fisiólogo alemán Wilhelm Wundt, (1832-1920), quien en 1879 establece el primer laboratorio psicológico. Su objetivo es convertir la psicología en ciencia experimental dedicada al estudio de los estímulos y respuestas medibles. Sostenía que la psicología estudia la conciencia como una unidad de los procesos de sensación psicológica, volición y sentimientos. Decía que el objeto de la psicología es “la experiencia”, y que la psicología es una ciencia basada en ésta. El psicólogo es un científico de laboratorio, tiene que experimentar y observar.

En gran parte, por eso se ha calificado el trabajo de Wundt como revolucionario. La psicología en esos momentos rompía con toda tradición y ofrecía un procedimiento nuevo en el contenido y la forma. No obstante, para 1900, Sigmund Freud publica La interpretación de los sueños y expresa que la psicología debe estudiar el aparato psíquico, dentro del cual la conciencia es solamente una función del Yo, que juntamente con el Ello y el Súper Yo, lo constituyen.

En 1913, Jonh Broadus Watson, siguiendo los descubrimientos de Ivan Petrovich Pavlov sobre los reflejos condicionados, publica el artículo La psicología desde el punto de vista conductista en el que introduce profundos cambios: el objeto de estudio de la psicología pasa a la conducta que es estudiada mediante la observación objetiva. Watson se constituye con esto en el fundador del conductismo. Los conductistas entendieron por conducta: “Las respuestas del organismo a los cambios del medio ambiente”. Como su método de estudio fue la observación, rechazaron toda conducta interna que no pudiese ser medible y cuantificable. En la actualidad se acepta como objeto de la psicología la conducta tanto externa como interna, así, las diferencias sobre el objeto, entre corrientes psicológicas, se darán más en cuanto al mayor o menor grado de aceptación de la conducta interna.


Paralelamente al desarrollo del conductismo watsoniano, toma cuerpo y estructura la psicología de la gestalt o psicología de la forma. Max Wertheimer (1880 - 1943) marca el inicio de esta escuela y su objeto de estudio es la conducta, pero entendida como fenómeno de masa, molar, que no puede ser reducido a elementos fisiológicos o a átomos de conciencia. Sus estudios cambian el interés por el aprendizaje y se concentran en la percepción y a partir de ella
se interpretan procesos como la memoria, el pensamiento y la solución de problemas. Ya el ambiente no está constituido por los estímulos físicos, sino por representaciones psicológicas que incluyen las intenciones implícitas en la conducta del sujeto.

Aproximadamente a partir de 1960 comienza a desarrollarse la psicología cognoscitivista orientada a una nueva búsqueda: el estudio de las cogniciones, procesos complejos y creación de modelos, que sirven para comparar la información proveniente del medio ambiente y estructurar la respuesta hacia ella. La cognición es el constructo favorito de los psicólogos cognoscitivos, aunque se aceptan los estímulos y las respuestas por ser los únicos eventos susceptibles de observación y medición directas. En esta psicología hay múltiples enfoques entre los que se tienen:

     • Jerome Bruner: Quien describió procesos como la percepción, el aprendizaje, la formación de        conceptos y la toma de decisiones.

     • David Paul Ausubel: Propone la teoría del aprendizaje verbal significativo. Su lenguaje parte        del significado, las cogniciones y estructuras cognoscitivas, considerados como        representaciones simbólicas de los objetos.

     • Robert Gagné: Su enfoque es integrador de las teorías estímulo – respuesta (E – R) y de los        modelos de procesamiento de la información. Desarrolla un modelo acumulativo del aprendizaje        incluyendo 5 categorías en orden jerárquico de acuerdo a su complejidad, tomando en cuenta        eventos internos y externos en el individuo.

     • Jean Piaget: Describe que el desarrollo psíquico es equivalente al desarrollo orgánico. El        desarrollo se concibe como una construcción continua donde existen estructuras invariantes que        definen a las formas y estados sucesivos y estructuras variantes que precisan el paso de uno a        otro nivel.

     • Noam Chomsky: Destaca por sus críticas a la concepción del lenguaje propuesta por los        conductistas. Su teoría lingüística busca explicar los caracteres comunes a todas las lenguas y        las características diferenciales de cada lengua en particular.

La definición y evolución que han seguido a lo largo de la historia sobre la psicología, ha tenido momentos relevantes hasta consolidarse como ciencia con unos objetivos y una metodología definida. La psicología es un conocimiento intuitivo sobre el comportamiento de las personas y lo que pretende es estructurar, explicar y desarrollar estos conocimientos. El género humano reflexiona sobre sí mismo y sobre el medio en el que vive, pero no todos los conocimientos se consiguen de la misma manera, hay un saber vulgar, intuitivo, que no es científico; y hay un saber científico que se caracteriza por ser estructurado y sistemático en el que se comprueban crítica y empíricamente (científicamente) las teorías o afirmaciones. Para esto es importante definir la palabra Psicología.

Definición etimológica de Psicología:
Ciencia que estudia el tratado del alma

Psique = alma
Logos = tratado

Tomando de estas palabras, la definición global de la Psicología es: la Ciencia que se ocupa del conocimiento de la actividad psíquica, intelectual, afectiva y de la conducta, con el fin de describir, predecir y controlar el comportamiento. Estudia la conducta de las personas (los procesos mentales cognitivos), por lo tanto es tarea de la Psicología la investigación de las manifestaciones psíquicas para la descripción y explicación de los conocimientos adquiridos a las demandas o requerimientos de la vida cultural, social y económica.

Por otra parte, se tiene que, como seres individuales inmersos en un entorno social, las personas tienen una realidad humana que presenta una doble dimensión: la subjetiva y la objetiva, las cuales eran consideradas antiguamente por la psicología como compuestas por dos sustancias: una material que le daba cualidad de objeto (objetivo), y otra espiritual (el alma), al querer explicar lo subjetivo del individuo.

Lo objetivo y lo subjetivo
Actualmente, la Psicología enfoca ambas dimensiones subjetiva y objetiva del individuo de la siguiente manera:
El término subjetivo indica lo que pertenece al sujeto y solo puede ser experimentado por él. La forma como vive e interpreta interiormente cada individuo la realidad. Está formado por los estados de conciencia, las vivencias de sí mismo y de las cosas exteriores. Los fenómenos subjetivos no son controlados ni medibles externamente, por lo tanto, su apreciación está sujeta a posibles errores.


El término objetivo, por su parte hace referencia a la realidad tal como se da, a los objetos que son observables directamente y pueden ser sometidos a un control exterior. Lo objetivo no es interpretación personal, sino manifestación directa, descripción de reacciones o comportamientos. Lo objetivo evita errores interpretativos porque se basa en observaciones medibles y controlables y, con ello, es capaz de conducir al establecimiento de leyes, presenta la deficiencia de no conocer a los individuos en su singularidad.

En la actualidad, la psicología ha abandonado toda investigación sobre el alma, cuyo estudio como principio de la vida compete a los biólogos, desprendiéndose también de los problemas referentes al espíritu o psyque. A pesar de su significado etimológico, la psicología de hoy se ocupa de algunos fenómenos bien determinados y cuyas características se pueden precisar con exactitud: los hechos psíquicos, éstos son problemas del fenómeno de la vida que pueden tener solución científica, y no únicamente ser aceptados o negados por razonamientos filosóficos. Por eso la psicología aspira ser una ciencia como las demás ciencias de la naturaleza, y ocuparse de los hechos psíquicos del ser humano.

En consecuencia, la psicología ha transformado e incorporado algunos conceptos básicos, que reflejan su carácter de ciencia autónoma, ellos son: mente, psique y conciencia. Entendiéndose por mente, la suma de todas las actividades psíquicas, o conductas, tanto intelectuales como afectivas, comprendiendo todos los procesos de los que no se tiene conciencia. La psique, señala los fenómenos mentales (inteligencia, memoria, imaginación, entre otros) con prescindencia de las conductas, que aparecen unidos por motivaciones particulares. Por último está el estudio de la conciencia, el cual se interpreta como la totalidad de los aspectos subjetivos de la actividad mental. Esta es la razón por la que el estudio general del ser humano, objetivo desde el punto de vista psicológico, resulta ser una extropección, “ver desde afuera”, y el estudio individual, en el que la persona se observa a sí misma, psicológicamente subjetivo, aparece como instropección, como se describe a continuación:

Introspección y Extropección
El conocimiento de la realidad humana puede lograrse en dos formas básicas:

     • Por introspección
     • Por extropección

Tendencias actuales del estudio psicológico:

La psicología como ciencia que estudia la subjetividad del individuo se encuentra unida a muchas ramas del saber humano, cuestión ésta que se refleja en las principales aristas investigativas actuales que no ven a la psicología desligada de otras ciencias, teniendo puntos de contacto que permiten completar la visión de los problemas abordados. Tal es el caso de la pedagogía, biología, sociología, filosofía, las neurociencias, e incluso la computación, permitiendo constatar la importancia y necesidad de la integración del conocimiento.

De manera específica en la ciencia psicológica lo transdiciplinar puede verse expresado en la concepción, comprensión y abordaje del sujeto Psicológico real, que se perpetúa día a día en la interrelación sujeto-sociedad. En este sentido, el sujeto (individual y social) propicia la integración de las distintas ciencias sociales, permitiendo un espacio metodológico común, en tanto en él confluyen lo psicológico y otras dimensiones sociales del individuo en su existencia social. En la explicación del sujeto psicológico real, la psicología necesita de la integración interdisciplinaria, pues solo en ella podría comprender el sentido de las manifestaciones sociales del sujeto que, apoyadas y configuradas en la personalidad, solo pueden ser aprehendidas en el estudio de su historia social.

Método:
Se plantea la pertinencia de desarrollar una metodología de efectividad en el comportamiento del objeto partiendo de una teoría que así lo permita. Dicha metodología permitiría captar la vida psicológica en su integridad. Partiendo de este propósito la personalidad como objeto de estudio de la psicología, no se puede ver de manera estática o rígida, sino que es necesario tener una representación dinámica que permita comprenderla en su totalidad, a través de la observación, descripción, clasificación, e interpretación de los hechos psíquicos en particular.

En este sentido es necesario abordar la relación entre lo teórico y lo metodológico desde la integración configuracional en el comportamiento del sujeto, considerándola como la alternativa metodológica para el estudio de la personalidad. Esto significa que los elementos psicológicos no tienen un valor por sí solos, sino en su integración en configuraciones de la personalidad. La interpretación es, por tanto, un recurso metodológico esencial que permite conocer la configuración irrepetible de la personalidad en un caso concreto, como organización específica que no se agota en un caso individual.

Se requiere además para el estudio psicológico una pluralidad de técnicas que impliquen de diferentes maneras al sujeto de forma tal que éste se exprese tanto en lo afectivo como en lo cognitivo. Esta cuestión genera un problema metodológico específico de la ciencia psicológica por el doble carácter del investigador en relación al objeto que estudia.

     • Primero, no hay instrumento para estudiar al individuo como personalidad, que funcione fuera        de un sistema de comunicación y, el material relevante que el instrumento brinda, lo sintetiza el        individuo, a través de su interpretación.

     • Segundo, el investigador es sujeto del proceso del conocimiento, pero simultáneamente es        objeto, pues su propia naturaleza es su objeto de estudio.

Se plantea la necesidad teórica, metodológica y práctica de un enfoque personalizado que se centre en la persona, y trate de descubrir cómo la personalidad se involucra en todos los procesos en los que el individuo participa. En el mismo se debe analizar lo social desde el sentido que adquiere para el desarrollo individual, y no desde una comprensión estática, noción que contribuye a la cosificación de lo social. Lo cual es tratar a las personas como objetos.

Se puede decir, que estos son algunos de los problemas epistemológicos de la ciencia psicológica que poseen en la actualidad, y que son de gran importancia para el desarrollo de esta ciencia. Esto ofrece una visión, aunque no acabada, de aquellas cuestiones que científicos y profesionales de la psicología tienen en su punto de mira.

 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008