Firma páginas web
 

 
Percepción


La percepción es aquella parte de la “representación consciente del entorno”, es la acumulación de información usando los cinco sentidos fisiológicos. También se refiere a veces a los procesos cognitivos independientes de los sentidos, pero en general se refiere a las actividades sensoriales. El conocimiento sensorial viene de la percepción de las propiedades del objeto, incluye la interpretación de las sensaciones, dándoles significado y organización.
La organización, interpretación, análisis e integración de los estímulos, implica la actividad no sólo de los órganos sensoriales, sino también del cerebro.

La percepción es el conocimiento de las respuestas sensoriales a los estímulos que las excitan. Por la percepción se distinguen y diferencian unas cosas de otras, el ser del mundo, la realidad de las otras cosas. La percepción supone una serie de elementos en los que hay que distinguir:

     A. La existencia del objeto exterior.
     B. La combinación de un cierto número de sensaciones.
     C. La integración de nuevos estímulos percibidos en experiencias anteriores y acumuladas en la
          memoria.
     D. La selección de ciertos elementos de las sensaciones y eliminación de otros.

En el acto perceptivo, el cerebro no sólo registra datos, sino que además interpreta las impresiones de los sentidos. No sólo se percibe por un órgano, sino que se recibe muchos estímulos al mismo tiempo y por distintos órganos, ocurre que la más leve desviación en cualquiera de los órganos puede dar lugar a diferencias profundas en el resultado total de las percepciones. En cierto modo, la percepción es una interpretación de lo desconocido, ésta le sirve al ser humano para su desenvolvimiento en el mundo, con el que se encuentra en íntima comunicación. En toda percepción concurren una serie de eventos y datos dispares que necesitan ser estructurados para poder obtener una información del mundo de fuera. Entre estos datos y elementos se distinguen:

Recepción sensorial:
La base de la perfección es la recepción proveniente de los sentidos, sin sensación es imposible cualquier tipo de percepción.
La estructuración simbólica:
La percepción va siempre ligada a una representación, a un concepto o a una significación.
Los elementos emocionales:
Es posible que muchas de las percepciones dejen al individuo indiferentes pero la mayoría de ellas van íntimamente ligadas a procesos emocionales propios, dando lugar en el individuo a sentimientos o a emociones agradables o desagradables.

Existen diferentes maneras posibles de organizar el campo perceptivo. Según esto se han establecido distintas maneras de organizar los estímulos y de reunirlos en grupos. Algunos de estos modos son:

La agrupación:
Es frecuente que al recibir varios estímulos se tienda a agruparlos con arreglo a una estructura determinada. Por ejemplo: un rostro, un edificio, un paisaje, entre otros, las formas de agrupación más frecuentes son:

     • Por proximidad: Las diferentes distancias de unos estímulos con respecto a otros        influyen en que se perciban como unidades aisladas o constituyendo.
     • Por simetría: Existe una tendencia en a agrupar los estímulos construyendo con        ellos figuras simétricas.
     • Por semejanza: Por elementos iguales o similares, se estructuran generalmente        formando una única estructura.
     • Por continuidad: Los elementos que se agrupan por rectas o curvas de manera        continua tiende a ser percibida formando una unidad.
La percepción figura/fondo:
Íntimamente relacionado con las agrupaciones anteriores está la tendencia a organizar los estímulos estructurándolos en formas tales que se den ciertas figuras destacándose sobre un fondo. En estos casos la figura aparece bien delimitada, destacándose sobre un fondo, presentándose como un fondo informe e indefinido. Con este tipo de agrupaciones la figura tiene el valor de objeto, mientras que el fondo tiene valor de soporte o espacio más o menos indefinido, sobre el que descansa la figura.
El Cierre:
Cuando una serie de sensaciones afecta presentando figuras u objetos inacabados, líneas interrumpidas, elementos incompletos, entre otros. Se tiende a estructurarlos construyendo figuras acabadas y perfectas.
El principio de constancia:
Según este principio se tiende a percibir las cosas por su color, figura o como se esta acostumbrado a verlas, o como son. Por ejemplo, la nieve se ve blanca aunque sea de noche.
El movimiento aparente:
Existe el movimiento aparente, no real. Por ejemplo, el constante apagarse y encenderse de bombillas con unos intervalos y unos ritmos. Da la impresión de movimiento real, pero se recibe influencias en el acto perceptivo.

Los órganos están siendo continuamente bombardeados por una serie de constantes estímulos, pero la persona no se percata de todos ellos, cosa que por otra parte sería imposible. En cierto modo se está haciendo una selección de los estímulos y sensaciones, selección en la que intervienen una serie de factores. Uno de los factores fundamentales es la percepción. Estos factores que intervienen y condicionan las percepciones se pueden clasificar en externos e internos de selección.

Factores Internos

Las motivaciones, las experiencias pasadas, las necesidades, el ambiente cultural.

Factores Externos
La intensidad y tamaño del estímulo, el contraste.

Sin embargo, no siempre estas percepciones son correctas. Otros factores juegan un papel importante y determinante de las percepciones incorrectas:

Los estímulos camuflados:
Son aquellos que llegan confusos o con poca intensidad, o de tal manera que es difícil distinguirlos de otros estímulos.
Las percepciones confusas:
Cuando los estímulos son muy débiles y se presentan poco diferenciados, igual como cuando en un aparato de radio hay interferencias.
La brevedad del estímulo:
Cuando el estimulo es muy breve se puede percibir de forma imprecisa.
Las ilusiones:
En realidad las ilusiones no son percepciones auténticas, sino falsas. Esto también tiene lugar cuando los estímulos presentan unas características especiales o cuando nuestros órganos sensoriales se ven coartados por sus limitaciones.

Percepción: ¿Aprendida o Heredada?
Diversas investigaciones han demostrado que algunos factores básicos de la percepción son biológicos y en la mayoría de los casos cumplen funciones adaptativas. Otros estudios han demostrado que la percepción es el resultado, en gran medida, de la ampliación y/o readaptación de las capacidades perceptivas innatas. No obstante, son más los estudios que han arrojado datos ambiguos y poco representativos.

La percepción presenta una evidente flexibilidad, dado que puede ser modificada por la experiencia. En este sentido juegan un papel muy importante los criterios de aprendizaje discriminativo. Por ejemplo, la sensación que se tiene de un perfume es la misma, siempre y cuando, el olfato opere uniformemente, es decir, que no sufra alteraciones funcionales de alguna consideración. Pero si ese perfume se asocia a situaciones o impresiones particulares, con una importante carga emocional o cognitiva, es probable que adquiera otro significado en términos de la percepción que se tenga del mismo. Lo único que se puede decir es que tanto la herencia como el ambiente–aprendizaje, juegan papeles determinantes en la forma como se percibe el "todo" que rodea al individuo. Lo que sigue en adelante es considerar la medida en que dichas influencias operan para jugar con la capacidad de juicio sobre los estímulos que se procesan.

 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008