Firma páginas web
 

 
Pensamiento
Evolución del Pensamiento:

Pensamiento Arcaico o Primitivo:
Surge cuando el ser humano capta que es impotente frente a ciertos hechos o fenómenos de la naturaleza que indudablemente lo superan. Los truenos, las tormentas, los rayos, los terremotos, los cambios climáticos le resultan incomprensibles. Entonces genera en su mente la noción de fuerza, de influencia externa. Estas fuerzas externas no pueden ser dominadas por él y para explicarlas debe creer en la existencia de poderes. La fuente de este límite es el miedo originado por los fenómenos que no puede manejar y los atribuye a poderes. Éstos, personificados, van a crear la idea de los dioses y de la fuerza de los dioses.

El se humano está bajo el poder de los dioses que gobiernan la naturaleza y que no comprende. Esta noción de gobierno — de que las cosas están de alguna manera regidas por algo — es la génesis de la idea de que existe un orden y de que alguien está manejando ese orden. Las tormentas, los terremotos y todos los fenómenos naturales no son hechos naturales por si, sino que el ser humano necesita un esquema de explicación. Nace entonces este tipo de pensamiento. Atribuye estos fenómenos a los poderes y se encuentra aquí la génesis de la idea de Dios. Algo que está por encima de él, algo que no puede dominar: ésa es la idea básica del pensamiento primitivo y la aceptación lisa y llana de los poderes supra-humanos.
Pensamiento Mágico:
El pensamiento mágico significa un paso fundamental en el desarrollo del pensamiento abstracto. Es ir de la impotencia al intento de dominio. Aquí existe una de las génesis de la megalomanía humana basada en la voluntad. El ser humano intenta dominar los poderes externos, esas fuerzas, para conseguir un beneficio para sí. Ese detenerse frente a las fuerzas, o poderes, sin miedo. Ese dominar el miedo es un paso gigantesco desde el punto de vista conceptual. El individuo se enfrenta con lo desconocido y le dice: "Yo te invoco para mí en función de mi voluntad para que consigas lo que quiero lograr". Es el dominio de las fuerzas supra-naturales a través de una persona.

En el pensamiento mágico es fundamental el quién, dónde, cómo, y cuándo.
     • El quién es básico. Cualquiera no puede tener la capacidad de manejar los poderes,        debe ser alguien especial de la tribu, el chamán, o hechicero, que maneja las        fuerzas del bien, o el brujo que maneja las fuerzas del mal.
     • La manera con que se ejerce el poder requiere de un rito, el cómo, que es una        manera especial de invocar a estos poderes.
     • También interesa el dónde, porque los ritos se llevan a cabo en un lugar especial.         No en cualquier lugar, no en cualquier momento.
     • Los ritos sagrados siempre tenían su lugar y su época (el cuándo).
Pensamiento Religioso:
Del pensamiento mágico se pasa al religioso y no a la inversa, porque lo religioso es la estructuración de lo mágico. Van surgiendo diferentes creencias y se van diferenciando unas de otras, y al igual que en el pensamiento mágico, los factores externos al individuo son la fuente u origen de las cosas. Se cree en algo superior, que además de estar por encima del ser humano, lo esta también de la naturaleza y sus fuerzas. En el pensamiento religioso existe un ordenamiento y una jerarquización. El quién de lo mágico está depositado en el sacerdote; el dónde en una iglesia o templo determinado y jerarquizado. El cómo, o sea el ritual, está totalmente determinado y escrito, al igual que el cuándo, las fechas sagradas. Los dioses ya no son cualquiera, sino determinados dioses, o es un dios. Ésa es la diferencia básica.

Hay un intermediario, de nuevo, entre los seres humanos y los dioses, que ahora son el sacerdote, los oráculos, los ministros del dios. Y luego, algo más importante todavía, hay una base doctrinaria, o sea cierto atisbo racional que apoya lo religioso, como en el caso del catolicismo, Santo Tomás de Aquino, la Biblia , entre otras. En el caso de lo mágico, cuando murió el mago se acabó todo. En cambio, muere el Papa y se elige otro Papa. Hay una continuidad, también hay un control y un manejo del poder.
El pensamiento Racional:
El origen del pensamiento racional se ubica en Grecia. Y comienza con un hombre, Tales de Mileto, que vivió entre el 624 y el 546 a .C., en Jonia. Tales busca el principio de la realidad última de las cosas, prescindiendo de toda fundamentación religiosa o mística. Busca la sustancia, el arkhé primordial, que es el origen de todas las cosas, aquello que es el fundamento de todo. Rompe con el pensamiento religioso, mágico, místico. La pregunta "¿Por qué?" es fundamental para la ruptura con la explicación tranquilizadora de lo mágico, causada por los dioses. Aquí comienza lo que se llama el pensamiento racional. La megalomanía del ser humano empieza a crecer hasta su punto culminante: "Yo, Tales, busco el origen de las cosas. Y lo busco con un instrumento: mi pensamiento, mi razonamiento. No voy más allá de mí mismo. No voy a buscar en los dioses la explicación, la busco yo. El poder del conocimiento está en mí. La realidad está ordenada, responde a leyes que yo voy a descubrir; simplemente lo que tengo que hacer es observar, razonar y saber cuáles son estas leyes que gobiernan la realidad".

En el siglo VI a. de C. se presenta la escuela de Pitágoras, que se dedica a explicar todo a través de las matemáticas y números.

Entre los siglos V y VI a.C. aparece Heráclito de Efeso quien parte del dinamismo y movimiento del universo, pero también aparece Parmenides quien sostiene una teoría contraria a la de Heráclito. Parménides tuvo dos discípulos Zenón de Elea y Milesso de Samos, quienes demostraron racionalmente la imposibilidad del movimiento ya que dijeron "de la unidad no puede surgir el pluralismo, porque supondría el paso del ser al no ser" es entonces cuando los filósofos admiten una pluralidad de realidades que existen desde siempre y que por lo tanto son eternas.

En el siglo V a.C. Anaxágoras parte de la teoría de Zenón y Milesso y concluyó que: "todo esta en todo y participa de todo". En el mismo siglo aparece Demócrito de Abdera con sus ideas sobre la doctrina atomista, que concebía el universo constituido por innumerables corpúsculos o átomos sustancialmente idénticos, eternos e indestructibles, que se encuentran en movimiento en el vacío infinito y difieren entre sí únicamente en cuanto a sus dimensiones, su forma y su posición.

A mediados del siglo V a. de C. en Grecia sobre todo en Atenas se empieza a producir la llamada Ilustración Griega, dentro de estas circunstancias se encuentran los Sofistas quienes partían del escepticismo (la verdad absoluta no existe) y a través de la palabra, no se puede llegar a la verdad. Todos estos planteamientos son los que se encuentra Sócrates, quien desarrolló la Mayéutica y abordó problemas sociales y humanísticos, lamentablemente este personaje no dejó ningún escrito pero lo que se sabe de el, es gracias a uno de sus discípulos Platón.

Platón crea su escuela en Atenas tomó como su arjé el alma, Platón afirma que el ser humano posee tres almas que son las que dominan al cuerpo (el alma racional –razón-, alma irascible –fortaleza-, y el alma concupiscible –apetito-): de este mismo fundamento parte Aristóteles (discípulo de Platón). Aristóteles evalúa mas la parte gubernamental y el comportamiento del ser humano ante el poder llevando paralelamente sus estudios físicos, lógicos y matemáticos.

Aproximadamente en el año 1300 ó 1350 surge una crisis social, que lleva nuevamente a otro cambio ideológico causado por el descubrimiento de nuevos mercados y la creación de nuevas industrias, ya que surge el capitalismo, pero también en ese momento hay un gran avance tecnológico puesto que se crea: la brújula, el telescopio, la pólvora y la imprenta.

Ya en la filosofía moderna se encuentra René Descartes quien intenta superar los prejuicios medievales (la autoridad de Aristóteles y la unión fe-razón) e hizo avances matemáticos. Descartes es considerado como el iniciador de la filosofía racionalista moderna por su planteamiento y resolución del problema de hallar un fundamento del conocimiento que garantice la certeza de éste, y como el filósofo que supone el punto de ruptura definitivo con la escolástica.

Pero también tenemos en el siglo XVII y XVIII a John Locke, el mejor representante de la corriente filosófica denominada empirismo, y David Hume, quienes tratan la filosofía con mas racionalidad. Se ha considerado como uno de los máximos representantes del llamado empirismo inglés y su análisis crítico del conocimiento influyo a Kant. La filosofía jugo un papel muy importante dentro del desarrollo del pensamiento, ya que la tecnología, los avances médicos-científicos, y la psicología que hoy en día se maneja, se debe a las personas que hace siglos se dedicaron a buscar un por qué, a plantear hipótesis y con el tiempo las mas acertadas se convertirían en teorías. Dentro del estos aportes y de sus protagonistas existe un factor común, el uso del raciocinio o pensamiento como función simbólica, es decir de la capacidad del cerebro para analizar, razonar y obtener respuestas ante aspectos que se desconocen o para clarificar y desarrollar los conocidos.

¿Que es el pensamiento?
La complejidad de los problemas que determinan la existencia del pensamiento en el ser humano, reafirma su desarrollo como forma superior de la actividad cognoscitiva, que sobrepasa las formas inferiores que están en su base, de las cuales parte. Existe tal cantidad de aspectos relacionados con el pensamiento, que dar una definición resulta difícil. El pensamiento implica una actividad global del sistema cognitivo con intervención de los mecanismos de memoria, atención, procesos de comprensión, aprendizaje, entre otros. Es una experiencia interna e intrasubjetiva. El pensamiento tiene una serie de características particulares, que lo diferencian de otros procesos, como por ejemplo, que no necesita de la presencia de las cosas para que éstas existan, pero la más importante es su función de resolver problemas y razonar: descubrir lo nuevo, formar conceptos, penetrar en la esencia de un fenómeno.

De las muchas definiciones que podrían darse, a continuación se nombran algunas:
     a. El pensamiento, (nivel del conocimiento racional), constituye la forma superior de la actividad          cognoscitiva del ser humano, porque a través de él se llega a lo desconocido a partir de lo          conocido, rebasando las formas del reflejo sensoperceptual, cuando estas son insuficientes          para la acción transformadora que desarrolla el individuo sobre el mundo material y no se          pueden satisfacer las necesidades que van surgiendo por el desarrollo de la vida.

     b. La tarea del pensamiento consiste en poner al descubierto nuevos objetos, propiedades,          relaciones que no están dadas directamente en la percepción, que son desconocidos o, en          general, que aún no existen.

     c. Es el proceso cognoscitivo o del pensamiento que está dirigido a la búsqueda de lo          esencialmente nuevo y constituye el reflejo mediato y generalizado de la realidad, por medio          de los conceptos refleja las propiedades de la realidad, los cuales se abstraen de las cosas          concretas, portadoras de dichas propiedades.

     d. Es un reflejo mediatizado de la realidad, porque sustituye las acciones prácticas sobre las          cosas mismas por acciones ideales y sobre sus imágenes, permite resolver tareas prácticas por          medio de la actividad ideal (teórica), apoyándose en los conocimientos que se tienen acerca de          las propiedades y relaciones de las cosas fijadas en los conceptos.

     e. Término genérico con el que se designa a un proceso cognoscitivo que consta de un conjunto de          actividades mentales, tales como el razonamiento, abstracción, generalización, entre otras, y          cuya finalidad es, entre otras, la resolución de problemas, adopción de decisiones y          representación de la realidad externa.

     f. Proceso cognoscitivo que consiste en el reflejo de los objetos y fenómenos de la realidad, en          sus relaciones, conexiones y características esenciales, lo que permite conocer las          multivariadas dependencias e interrelaciones fundamentales entre los fenómenos y sus          regularidades y posibilita conocer la verdadera esencia del mundo espiritual y material, y de          los vínculos internos que no son posibles de conocer mediante el conocimiento sensorial que          provee la percepción.

No existe pensamiento sin aquel que lo ejerza, esta función reposa en la estructura de la mente. El concepto de mente ha ido cambiando considerablemente a lo largo de la historia. Comprender el lenguaje de la mente es una labor difícil. Es necesario por un lado, conocer toda la fisiología neuronal, cambios bioquímicos, entre otros; y por otro, es necesario conocer ciertos aspectos psicológicos, entre los que se encuentran, los pensamientos, sentimientos, experiencias, u otros. Otra dificultad a la hora de comprender el lenguaje de la mente, es la cantidad de especialidades distintas que se ven implicadas en el estudio de la mente, tales como la anatomía, fisiología, genética, psicología, psiquiatría, bioquímica, y muchos otros, haciendo cada una de ellas interpretaciones de la mente y el cerebro, desde ángulos completamente distintos. Conseguir la integración de todos estos enfoques contribuiría de manera fundamental para resolver tantos misterios sobre la mente humana, que todavía quedan por resolver.

¿Qué es la mente?

El médico francés La Mettrie fue el primero que concibió la mente como algo completamente material, provisto de una serie de células (neuronas), que interconexionadas entre sí hacían funcionar a esa masa física que es el cerebro. Esta idea dio lugar a principios del siglo XX, a los modelos de procesamiento de la información, que pretendían establecer paralelismos entre el cerebro y la informática. Hasta aproximadamente 1960, muchos psicólogos sobre todo de EEUU, consideraban el funcionamiento de la mente humana como el de una máquina.

Estas teorías obviamente presentan serias limitaciones y es por ello por lo que se incluyó otro constructo, la conciencia, para poder comprender cómo y por qué se actúa, entendiéndola como el rasgo que distingue la vida psíquica.

Aunque el término conciencia, es en cierto modo confuso, existen algunos estudios científicos, concretamente sobre el sueño, en los que se intentaba revelar los distintos estados de conciencia e inconsciencia existentes y que tienen que ver con la mayor o menor actividad cerebral. Colocando unos electrodos que permiten detectar la actividad cerebral, en ciertas zonas del cerebro, se puede detectar las diferencias de potencial en función del grado de activación o de conciencia. Cuando el sujeto está totalmente despierto, el cerebro emite unas ondas determinadas y cuando éste entra en el sueño profundo, momento en el que no se sueña y cuando cuerpo y mente están más relajados, las ondas se hacen más grandes y lentas.

Actualmente la mente se entiende de manera general como una palabra que hace alusión al aspecto intelectual del individuo. No hay duda respecto a que todos los procesos mentales (pensamiento, ideas, imaginación, recuerdos, memoria, ilusiones o emociones en general), son procesos cerebrales, es decir, son un producto del funcionamiento cerebral. Es cierto sin embargo, que los mecanismos cerebrales que generan estas actividades mentales, todavía están muy lejos de ser comprendidos por completo.


 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008