Firma páginas web
 

 
Motivación y Liderazgo


Para comprender el comportamiento humano es fundamental conocer la motivación humana. El concepto de motivación se ha utilizado con diferentes sentidos. En general, motivo es el impulso que lleva a la persona a actuar de determinada manera, es decir que da origen a un comportamiento especifico. Este impulso a la acción puede ser provocado por un estímulo externo, que proviene del ambiente, o generado internamente por procesos mentales del individuo. En este aspecto la motivación se relaciona con el sistema de cognición del individuo. Cognición o conocimiento representa lo que las personas saben respecto de sí mismos y del ambiente que las rodea.
El sistema cognitivo de cada persona incluye sus valores personales y esta profundamente influido por su ambiente físico y social, su estructura fisiológica, los procesos fisiológicos, y sus necesidades y experiencias anteriores. En consecuencia, todos los actos del individuo están guiados por su cognición por lo que siente, piensa y cree.

Una de las necesidades que como seres humanos se puede experimentar desde el momento en que se toma conciencia del YO individual y de la realidad que lo envuelve, es tratar de comprender la naturaleza de las emociones, su relación con el pensamiento racional y el modo en que ambas dimensiones interactúan y condicionan los actos. Una vez que se haya actuado y constatado las consecuencias del proceder, posiblemente surgen las preguntas sobre los motivos por los cuales se ha actuado de tal modo y si había otras alternativas posibles que hubieran arrojado otros resultados.

Se puede decir que la motivación es un impulso que permite mantener una cierta continuidad en la acción que acerca al individuo a la consecución de un objetivo y que una vez logrado, saciará una necesidad.

Cuando se habla de motivación o de conducta motivada, se piensan en tres características distintas:

     • La conducta motivada es sostenida, es decir, persiste por periodos de tiempo relativamente        largos.
     • Es dirigida hacia la realización de un objetivo.
     • Es una conducta resultante de una necesidad sentida.


La motivación representa la acción de fuerzas activas o impulsoras: Las necesidades humanas. Las personas son diferentes entre sí en lo referente a la motivación. Las necesidades humanas que motivan el comportamiento humano producen patrones de comportamiento que varían de individuo a individuo aún mas, tanto los valores y los sistemas cognitivos de las personas, como las habilidades para alcanzar los objetivos personales son diferentes. Y como si fuera poco, las necesidades, valores personales y capacidades varían en el mismo individuo en el transcurso del tiempo.

La motivación no es un concepto sencillo. Para los psicólogos es difícil describir el impulso que existe detrás de un comportamiento. La motivación de cualquier organismo, incluso del más sencillo, solo se comprende parcialmente; implica necesidades, deseos, tensiones, incomodidades y expectativas. El comportamiento subyacente es movimiento: un presionar o jalar hacia la acción. Esto implica que se halla algún desequilibrio o insatisfacción dentro de la relación existente entre el individuo y su medio: identifica las metas y siente la necesidad de llevar a cabo determinado comportamiento que los llevará hacia el logro de esas metas.

A pesar de todas estas grandes diferencias, el proceso que dinamiza el comportamiento humano, es más o menos semejante en todas las personas. Existen tres premisas relacionadas entre sí, para explicar el comportamiento humano:

     • Existe una causalidad en el comportamiento. Tanto la herencia como el medio influyen         decisivamente en el comportamiento de las personas. El comportamiento es causado por         estímulos internos o externos.

     • El comportamiento humano es motivado. Existe una finalidad en todo comportamiento humano. El         comportamiento no es causal ni aleatorio, sino orientado o dirigido hacia algún objetivo.

     • El comportamiento humano esta orientado hacia objetivos personales. Tras todo         comportamiento siempre existe un impulso, deseo, necesidad, tendencia, expresiones que sirven         para designar los motivos del comportamiento.

Sin embargo, si estas tres premisas fueran del todo correctas, el comportamiento humano no sería espontáneo ni estaría exento de finalidad: Siempre habría algún objetivo implícito o explícito que oriente el comportamiento de las personas.

Teorías de la Motivación

Explicación homeostática de la motivación:
La homeostasis es un mecanismo orgánico y psicológico de control destinado a mantener el equilibrio dentro de las condiciones fisiológicas internas del organismo y de la psiquis, pues de lo contrario la vida del organismo peligraría.
Teoría de la reducción del impulso:
Impulso es tendencia a la actividad generada por una necesidad. Esa necesidad, que es el estado de desequilibrio interno, es a su vez provocada por una carencia. Ese desequilibrio provoca en el organismo una exigencia de reequilibración que no cesa hasta que la carencia, o incluso, el exceso, ha sido eliminado y substituido por otro.
Teoría de la motivación por emociones:
Las emociones cumplen una función biológica preparando al individuo para su defensa a través de importantes cambios de la fisiología del organismo y desencadenando los comportamientos para reestablecer el equilibrio del organismo. Cuando los estados emocionales son desagradables el organismo intenta reducirlos.
Teoría Psicoanalítica de la motivación:
Esta basada en los motivos inconscientes y sus derivaciones. Según la teoría psicoanalítica las tendencias primarias son el sexo y la agresión. La tarea básica del sistema nervioso es preservar al organismo de una inundación estimular desequilibradora, y a la vez facilitar la consecución del placer y la evitación del dolor. La meta principal de todo individuo es la obtención del placer por medio de la reducción o extinción de la tensión que producen las necesidades corporales innatas. A esta motivación se la conoce con el nombre de psicodinámica, puesto que da una explicación de los motivos humanos en términos de hipotéticos conflictos activos subyacentes.
Teoría del Incentivo:
Básicamente consiste en premiar y reforzar el motivo mediante una recompensa al mismo. Los incentivos más importantes o comunes son el dinero, reconocimiento social, alabanza y aplauso. De la verdad indiscutible de que los organismos tienden en líneas generales a conseguir placer y evitar el dolor han partido las interpretaciones hedonistas del incentivo.
Teorías cognoscitivas:
Esta basada en la forma en que el individuo percibe o representa la situación que ante sí. Incluyen el nivel de aspiración, relacionado con la fijación de una meta individual; la disonancia, encargada de los impulsos al cambio asociados con las desarmonías que persisten frecuentemente después que se ha hecho una elección; y las teorías de esperanza – valor, que tratan de la realización de una decisión cuando son tenidos en cuenta las probabilidades y el coste o los riesgos. Acentúa como determinantes de la conducta motivada, la percepción de las fuerzas de las necesidades psicológicas, las expectativas sobre la consecución de una meta y el grado en el que se valora un resultado correcto.
Teoría de las expectativas:
Hay una serie de determinantes mentales a los que llaman expectativas que operaria como estructura orientadoras de la acción. La meta funcionaria, pues, como un incentivo.
Teorías humanistas:
Se trata de descripciones e interpretaciones de los motivos humanos. El representante mas destacado es Allport, cuya detección del fenómeno de la autonomía funcional de los motivos superiores es difícil de encajar en los modelos biológicos de la reducción del impulso o en la explicación hedonista. Al principio, puede no haber interés en realizar una tarea, pero la ley de un placer funcional señala que el mero hecho de realizar la función produce placer y satisface al sujeto. Maslow organiza las motivaciones dentro de una escala jerárquica (hacer link con tema 14Img11). Cuando una motivación esta satisfecha ocupa el lugar, que en adelante será encargada de controlar la conducta del sujeto.

Si bien existen diferentes teorías que explican la motivación, como proceso, se puede decir que tiene diversas etapas, las cuales forman parte del siguiente ciclo:

El presente ciclo que se muestra ilustra un círculo completo, en el cual se logra un equilibrio si las personas obtienen la satisfacción. Con la repetición del ciclo de la motivación (refuerzo) y el aprendizaje que de allí se deriva, los comportamientos o acciones se tornan gradualmente más eficaces en la satisfacción de ciertas necesidades.

Una necesidad satisfecha no es motivadora de comportamiento, ya que no causa tensión, incomodidad ni desequilibrio. En consecuencia, una persona que no tiene hambre no esta motivada a buscar alimento para comer.

La necesidad puede ser satisfecha, frustrada o compensada (transferida a otro objeto). En el ciclo de la motivación representada en la figura anterior, existe un estado de equilibrio interno (de la persona) alterado por un estímulo (interno) o incentivo (externo), que produce una necesidad. La necesidad provoca un estado de tensión que lleva a un comportamiento o acción que conduce a la satisfacción de aquella necesidad. Satisfecha ésta, el organismo humano retorna al equilibrio interno anterior. Sin embargo, no siempre se satisface la necesidad. Muchas veces, la tensión provocada por el surgimiento de la necesidad encuentra una barrera o un obstáculo para su liberación. En el caso de que sea imposible la satisfacción de la necesidad, el ciclo motivacional quedaría ilustrado de la siguiente forma:


Al no encontrar salida normal, la tensión represada en el organismo, busca un mecanismo indirecto de salida, sea a través de lo social (agresividad, descontento, tensión emocional, apatía, indiferencia, entre otros), a través de la fisiología (tensión nerviosa, insomnio, repercusiones cardiacas o digestivas entre otras). Esto se denomina frustración, ya que la tensión no se descarga y permanece en el organismo provocando ciertos síntomas psicológicos, fisiológicos o sociales.
Esto provoca la frustración de la persona. Esta puede llevarla tanto a actividades positivas, como constructivas o bien formas de comportamiento no constructivo, inclusive la agresión, retraimiento y resignación. También puede ocurrir que la frustración aumente la energía que se dirige hacia la solución del problema, o puede suceder que ésta sea el origen de muchos progresos tecnológicos, científicos y culturales en la historia.
En otras ocasiones, la necesidad no es satisfecha ni frustrada, sino que se transfiere o compensa. La transferencia o compensación se presenta cuando la satisfacción de una necesidad, sirve para reducir o aplacar la intensidad de otra necesidad que no puede ser satisfecha. Es lo que sucede cuando la promoción a un cargo esta rodeada de un buen aumento de salario o de una nueva oficina de trabajo. Este proceso o ciclo motivacional no obedece a un solo estimulo definido o único, sino más bien a diversos estímulos, que se conjugan o actúan por separado, surgiendo así diferentes clasificaciones de diferentes autores.

Clasificación de las Motivaciones
Muchos autores clasifican la motivación de distintas formas, la motivación puede nacer de una necesidad que se genera de forma espontánea, llamada motivación interna o bien puede ser inducida de forma externa, motivación externa.

Motivación Interna (MI)
Definida por el hecho de realizar una actividad por el placer y la satisfacción que se experimenta mientras aprende, explora o trata de entender algo nuevo. Aquí se relacionan varios constructos tales como la exploración, curiosidad, objetivos de aprendizaje, intelectualidad intrínseca y, finalmente, la MI para aprender.


MI hacia la realización: En la medida en la cual los individuos se enfocan más sobre el proceso de logros que sobre resultados, puede pensarse que están motivados al logro. De este modo, realizar cosas puede definirse como el hecho de enrolarse en una actividad, por el placer y la satisfacción experimentada cuando se intenta realizar o crear algo.


MI hacia experiencias estimulantes: Opera cuando alguien realiza una acción a fin de experimentar sensaciones (ejemplo: placer sensorial, experiencias estéticas, diversión y excitación).

Existe otro tipo de motivación interna que no surge de forma espontánea, sino, más bien, es inducida por el individuo mismo. Es aquella que se autoimpone por algún motivo y que exige ser mantenida mediante el logro de resultados. Se trata de una motivación vacía que difícilmente se sostiene a menos que se consigan resultados apetecibles. Muchos estudiantes renuncian a cursar una carrera que les gusta porque piensan que una vez convertidos en profesionales no ganarán el dinero que desean y se plantean cursar otra carrera porque confían en alcanzar un elevado nivel de vida. No sienten la necesidad de aprender para colmar un deseo de conocimiento, sino que deben estudiar para terminar la carrera y poder ganar dinero.

Motivación Externa (ME)
Contraria a la MI , la motivación extrínseca pertenece a una amplia variedad de conductas las cuales son medios para llegar a un fin, y no el fin en sí mismas. Hay tres tipos de ME:

Regulación externa:
La conducta es regulada a través de medios externos tales como premios y castigos. Por ejemplo: un estudiante puede decir, "estudio la noche antes del examen porque mis padres me fuerzan a hacerlo".
Regulación introyectada:
El individuo comienza a internalizar las razones para sus acciones pero ésta internalización no es verdaderamente autodeterminada, puesto que está limitada a la internalización de pasadas contingencias externas. Por ejemplo: "estudiaré para este examen porque el examen anterior lo reprobé por no estudiar".
Identificación:
Es la medida en que la conducta es juzgada importante para el individuo, especialmente lo que percibe como escogido por él mismo, entonces la internalización de motivos extrínsecos se regula a través de identificación. Por ejemplo: "decidí estudiar anoche porque es algo importante para mí".

Otro tipo de clasificación que se le da a la motivación y que esta íntimamente ligada a las anteriores es la siguiente:

     1. Individuales Primarias, representadas por las Necesidades (hambre , sed, sueño, entre otros).

    2. Individuales Complejas, donde se unen formas vinculadas al aprendizaje familiar, escolar y         social. Se destacan aquí, como Motivos básicos:
             a. La ambición , toda persona desea o aspira a ser alguien en la vida. Pero ese poder ser                  alguien se adquiere, está en función del esfuerzo que cada uno invierte para alcanzar
                 sus objetivos.
             b. El nivel de aspiraciones, en el deseo de alcanzar una meta definida, se aspira                  humanamente lograr, sino el primero, por lo menos los primeros puestos. En la medida que                  el éxito aparece, el nivel de aspiraciones se va elevando, se hace mayor; en cambio, el                  fracaso frecuente hace que el nivel de aspiraciones disminuya y se tienda a ajustarse a                  esa realidad.
             c. Los hábitos, gran parte de la actividad diaria es habitual, conducta aprendida,                  condicionada. Los mecanismos habituales se transforman así en una segunda naturaleza                  que influye poderosamente en el individuo.
             d. Las actitudes, "la actitud es un estado de espíritu". Supone una predisposición para                  formar opiniones, puntos de vista o visión de la vida. La actitud vendría a ser un marco                  de referencia que influye en los puntos de vista y maneras de pensar del individuo sobre                  los distintos asuntos y que se refleja en su conducta.
             e. Los incentivos, aparecen como determinantes externos. Son las reacciones que                  satisfacen las necesidades. Por ejemplo la sed es una necesidad y el agua, un incentivo.

    3. Sociales, que son productos más marcados de factores ambientales, de la cultura y el medio.         En ellas hay mayor complejidad, por la interacción los diferentes factores que concurren a         formarla, se tiene:
a. La sociabilidad. Se necesita vivir en grupos,     en comunidades. Ahí se ha aprendido a     desarrollar formas especificas de conducta     como la amistad, el trabajo en equipo, entre     otras.
b. La sensación de seguridad. Desde el     nacimiento hasta la muerte todo se organiza     alrededor del individuo para hacerlo sentir     seguro . Este deseo se expresa en     características humanas de vigencia social.
   i. el deseo de estar asegurado.
  ii. la religión.
 iii. el empleo estable.
 iv. el deseo de protección.
Esta necesidad de seguridad abarca lo físico, material, espiritual y emocional.

     c. La adquisición. La cultura occidental defiende la adquisición como esencial motivación          individual y social. Es un poderoso incentivo en la vida adquirir cosas: vivienda, trajes, entre          otros. Íntimamente vinculada a la adquisición, sensación de seguridad ya descrita.
     d. La escala de valores. Cada uno de los individuos del grupo escoge el "valor" que más se           corresponde sus inclinaciones, hábitos y aptitudes en lo económico, político, estético,           científico, u otros. Son valores reales. El sujeto los busca, los selecciona e integra su vida           alrededor de ellos. La escala de valores le emite en un momento dado una mayor           identificación con el grupo a que pertenece.
      e. La respetabilidad. Es un motivo mixto. Es un caso de valoración, sentirse seguro, respetable y           demostrar otra posición dentro de la comunidad.
      f. Hacer el trabajo que gusta. Realizar actividades como que aquello que agrada. En algunos           casos, muy en este tiempo, se desempeñan tareas en cuya realización no aparece la           satisfacción.

Todos esos motivos constituyen elementos capaces de impulsar al individuo hacia la acción. En el sentido de motivos o fuerzas que impulsan al logro de una meta u objetivo, tienen carácter psicológico.

Motivación y liderazgo
La motivación es un asunto fundamental para el desarrollo, ya que se traduce en desarrollo tanto individual como colectivo, dando como resultado un cumplimiento de los objetivos trazados, lo cual a su vez se convertirá en motivación para los integrantes de los grupos de trabajo, la cual puede transformarse en liderazgo, el cual, bien entendido no debe confundirse con la dominación y el ejercicio del poder; los verdaderos líderes respetan la integridad de los demás, un verdadero líder debe saber despertar el entusiasmo de sus colaboradores. Las personas que conforman un grupo de trabajo deben identificarse con ideal común para poder sentirse a gusto y lograr los objetivos proyectados, además debe haber una perfecta interacción entre los factores equipo-tarea-individuo para poder atender las necesidades correspondientes a cada problema.


 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008