Firma páginas web
 

 
Individuo y Sociedad

El ser humano depende de la información, de las acciones y de las reacciones que la sociedad en la que vive emite hacia él. En la estructuración social del YO es muy importante el concepto de armonía y estabilidad grupal que se forma en cuanto a la armonía y estabilidad individual que se construye internacionalmente. En la edificación del Yo se deben tener en cuenta diferentes fuentes complementarias como las influencias culturales, que son los valores y actitudes compartidas y transmitidas por los miembros de una sociedad, y los cuales adquieren un poder transformador y se convierten en una fuerza que moldea la personalidad y la particularidad del ser humano.

De ésta forma se puede ver cómo los rasgos característicos de una determinada cultura varían en la conducta cotidiana de un ser humano. Los estudios transculturales muestran los valores dominantes en las diferentes culturas y las consecuencias de estos valores esclarecen la importancia de la cultura, la variabilidad de la conducta humana y el concepto de normalidad en la conducta.

Otro factor destacado son las influencias sociales, las cuales llevan a un individuo a ser alienado y dotado de las actitudes sociales y de las conductas comunes, y a conformarse con las conductas de su entorno, de ésta manera para que un individuo pueda hacer una socialización con el grupo y logre encajar, debe adaptarse y debe adecuar sus modos de actuar, de pensar o de sentir en la dirección señalada por las normas del grupo. De modo, que el individuo o miembro de un grupo debe renunciar a una gran parte de su individualismo. Si quiere que el grupo se mantenga, debe actuar en forma coordenada como actúa su grupo, mostrando así como se desarrollan las presiones de su grupo y como éstas lo llevan a introducirse en la conformidad, creando un pensamiento estandarizado y con un solo propósito: el bien del grupo, no el bien personal, produciendo personas fáciles de manipular, dóciles y viables de adaptar a cualquier poder social. Otro factor conocido es la influencia del medio como el territorio o la población, la última en la cual la sociedad en colonias comunitarias crea una tendencia de pensamiento que interviene eficazmente en el modo de pensar del individuo, la cual origina una falta de privacidad, de exposición constante a la opinión pública y a la continúa vigilancia de otras personas lo cual engendra una tensión en la vida común.


Un ejemplo de los anteriores factores influyentes complementarios es la moda, la cual ha sido prácticamente heredada culturalmente. Ha sido retomada cada vez con mayor fuerza por la sociedad temiendo ser burlados, ser criticados o rechazados si ésta, la moda, no es seguida. De ésta forma la moda puede tener el control masivamente sobre las personas creando influencias en la sociedad como la satisfacción de falsas necesidades: el cambio constante de ropa, y la imitación de figuras populares por lo que llevan puesto.

La Sociedad
¿Cuál es la importancia de la sociedad para las personas? ¿Es solamente algo lindo para tener? ¿Se podría hasta vivir sin ella?. Al analizar, cuál es la proporción de la calidad de vida de una persona que depende de sus propios esfuerzos y cuál es la parte que se debe a que pertenece a una sociedad, a primera vista parece que casi todo se debe a sus propios esfuerzos. Pero si al imaginar, cómo vivirían las personas sin el conocimiento y sin las cosas materiales acumuladas por la sociedad, se darían cuenta de que se viviría sin electricidad y sin agua, porque no fue cada individuo que la invento, ni cómo se genera ni se utiliza la electricidad. Miembros de la sociedad, anteriores a este tiempo, son los que lo han realizado. No existirían ni herramientas, ni máquinas y ningún libro. Todo esto ha sido creado por generaciones anteriores, no por la actual.

Es probable, que la mayor ventaja para un individuo, miembro de una sociedad, es la de tener acceso al conocimiento acumulado de la misma. Como el tiempo de vida de una sociedad es mucho mayor que el de un individuo, esta acumulación es considerable. Otra ventaja consiste en la posibilidad de cooperación, en la división del trabajo. Cada miembro sólo aprende parte del conocimiento acumulado, de manera que el tiempo empleado para el aprendizaje es menor y la persona puede ser productiva por una mayor parte de su tiempo de vida. Trabaja, utilizando la parte del conocimiento total existente que ha aprendido y aporta los resultados de su trabajo a los otros miembros. La sociedad apoya este intercambio estandarizando las medidas de tiempo, de peso, de longitud, entre otras, e imprimiendo dinero. Esto permite que cada miembro pueda alcanzar sus objetivos mucho más fácilmente que sin una sociedad; le permite tener un estándar de vida mejor. Por ejemplo, muchos no tienen el conocimiento de un arquitecto o las máquinas de una compañía de construcción. De manera que se deja que ellos construyan las casas en vez de hacerlo cada quien.

Finalmente, en una sociedad y por cooperación mutua, resulta más fácil la defensa común. La sociedad es mucho más fuerte que los miembros individuales. Es de fundamental importancia para los seres humanos pertenecer a una sociedad. Sin la sociedad se estaría condicionado a vivir como animales salvajes. Una sociedad se forma cuando los individuos tienen objetivos comunes y estos objetivos pasan a ser los de la sociedad.


A veces, estos objetivos se enuncian en la constitución de las naciones o en los estatutos de clubes. Pero el objetivo principal, la supervivencia de la sociedad, se menciona muy pocas veces. De manera que una sociedad puede tener objetivos no mencionados, que existen únicamente en las mentes de sus miembros. Todos los miembros, siendo individuos, desean alcanzar sus objetivos. Para lograr el beneficio máximo para todos los miembros, parece ser razonable, que una sociedad debe ser diseñada de una manera tal como para permitir a todos los miembros a alcanzar sus objetivos individuales lo mejor posible (no todas las sociedades están diseñadas así, en algunas esto se obtiene sólo parcialmente). Esto significa, que la sociedad debería mantener un máximo de libertad en las acciones de cada miembro. Esta libertad de acción está solamente restringida por la libertad de otros miembros para actuar como ellos desean, tratando de obtener sus objetivos. Esto requiere de una restricción de la libertad de acción, por leyes. Estas le otorgan completa libertad de acción a cada miembro, siempre y cuando su acción no afecte en forma significativa y negativa a otros miembros de lograr sus objetivos, esto se logra a través de un proceso de socialización.

Proceso de Socialización
Berger y Luckman entienden a la sociedad en términos de un continúo proceso dialéctico. Estar en sociedad es participar de su dialéctica; sin embargo el individuo no nace miembro de una sociedad, nace con predisposición hacia la sociedad y luego llega a ser miembro de la misma; por lo tanto el individuo es inducido a participar en esta dialéctica. El punto de partida de este proceso lo constituye la internalización que establece la base, primero para la comprensión de los propios semejantes y segundo, para la aprehensión del mundo en cuanto a realidad significativa y social. Esta aprehensión comienza cuando el individuo asume el mundo en el que ya viven otros. No sólo se vive en el mismo mundo, sino que se participa cada uno en el ser del otro. Solamente cuando el individuo ha llegado a este grado de internalización puede considerárselo miembro de la sociedad. La socialización primaria es la primera por la que el individuo atraviesa en la niñez, por medio de ella se convierte en miembro de la sociedad. La socialización secundaria es cualquier proceso posterior que induce al individuo ya socializado a nuevos sectores del mundo objetivo de su sociedad.

Socialización Primaria - Internalización de la realidad
La socialización primaria suele ser la más importante para el individuo. La estructura básica de toda socialización secundaria debe asemejarse a la primaria, porque comporta algo más que un aprendizaje puramente cognoscitivo dado que, se efectúa en circunstancias de enorme carga emocional. El niño se identifica con los otros significantes en una variedad de formas emocionales, pero sean estas cuales fueran, la internalización se produce sólo cuando se produce la identificación. El niño, acepta los roles y actitudes de los otros significantes o sea que los internaliza y se apropia de ellos. Por esta identificación con los otros significantes el niño se vuelve capaz de identificarse él mismo, de adquirir una identidad subjetivamente coherente. El individuo llegar a ser, lo que los otros significantes consideran.

La socialización primaria crea en la consciencia del niño una abstracción progresiva que va de los roles y actitudes de otros específicos a los roles y actitudes en general. Esta abstracción se denomina el otro generalizado. Su formación dentro de la conciencia significa que ahora el individuo se identifica no sólo con otros concretos sino con una generalidad de otros, con una sociedad, siendo esto, una fase decisiva de la socialización, entendiendo además que el lenguaje es el vehículo principal de este proceso. La relación entre el individuo y el mundo social es como un acto de equilibrio continuo.
En la socialización primaria no existe ningún problema de identificación, ninguna elección de otros significantes; son los adultos los que disponen las reglas del juego, porque el niño no interviene en la elección de sus otros significante, se identifica con ellos casi automáticamente. Por esta razón el mundo internalizado en esta socialización se implanta en la conciencia con mucha más firmeza que en los mundos internalizados en socializaciones secundarias.
En la socialización primaria se construye el primer mundo del individuo. La socialización primaria finaliza cuando el concepto del otro generalizado se ha establecido en la conciencia del individuo. A esta altura ya es miembro efectivo de la sociedad y está en posesión subjetiva de un yo y un mundo.

Socialización Secundaria
La socialización secundaria, es la internalización de submundos institucionales o basados sobre instituciones. Su alcance y su carácter se determinan por la complejidad de la división del trabajo y la distribución social concomitante del conocimiento. Esta requiere de la adquisición de vocabularios específicos de roles, lo que significa, la internalización de campos semánticos que estructuran interpretaciones y comportamientos de rutina dentro de un área institucional. Los submundos internalizados en la socialización secundaria son generalmente realidades parciales que contrastan con el mundo de base adquirido en la socialización primaria.

Mientras que la socialización no puede efectuarse sin una identificación con carga emocional del niño con sus otros significantes, la mayor parte de la socialización secundaria puede prescindir de esta clase de identificación y proceder electivamente con la sola dosis de identificación mutua que interviene en cualquier comunicación entre los seres humanos. Los roles de la socialización secundaria comportan un alto grado de anonimato, vale decir se separan fácilmente de los individuos que los desempeñan; son intercambiables.


Teorías de la Identidad - La Construcción Social del Yo

Ignacio Martín Varó, acerca del conductismo social
El ser humano es el sujeto que aprende del medio en el que se encuentra. Explica cómo las normas se interiorizan en el individuo y cómo los efectos de los estímulos sociales se consolidan en disposiciones duraderas y éstas a su vez influyen en la conducta social.
Erich Fromm y las dicotomías existenciales del individuo
Da a saber que éstas dicotomías existenciales llevan al individuo a un constante desequilibrio, al intentar buscar ser feliz consigo mismo y con los demás, pero que al alcanzar su objetivo queda insatisfecho y continúa en una búsqueda interminable de diferentes variables. También comenta que el individuo tiene una necesidad religiosa que lo lleva a restaurar un estado de equilibrio entre el y la naturaleza y lo ayuda a luchar contra las dicotomías existenciales; y señala que elindividuo no necesita tanto las respuestas a éstas dicotomías sino necesita el proceso que lleva tratando de buscar respuestas a ellas. Plantea la personalidad como una arte importante de la formación del yo, y considera en su explicación el temperamento y el carácter.
Sigmund Freud (hacer link con biografía de Freud tema1) quien plantea el "radical individualismo"
Transmite que la sociedad y el individuo son producto de la biología humana (pulsiones), es decir que la norma surge desde adentro de la persona y ésta norma se repite a través de la cultura. Por ejemplo cuando un niño es maltratado por su papá o por su mamá, o es rechazado, cuando este niño crezca va a experimentar sentimientos de desconfianza hacia los demás y cuando tenga hijos va a ser violento con ellos de la misma manera que sus padres lo fueron con él.
Torregrosa señala que la identidad es identificación
Identificación desde otros, y la identidad es, con anterioridad propia del individuo, personal, una identidad para otros. Solo desde los otros se puede tener noticia inicial de quiénes somos. La realidad radical de la propia identidad personal no es el cuerpo, en el que obviamente tiene que apoyarse, sino las relaciones específicas con que se ha estado respecto de los otros. La individualidad personal y su identidad son una construcción social, una realidad social.
Blumer, toma en consideración el interaccionismo simbólico
Descansa en tres supuestos fundamentales:

     1. El primero es que los individuos se relacionan con las cosas y con ellos mismos,         de acuerdo con los significados que tienen para ellos.

    2. El segundo supuesto es el que esos significados se derivan o surgen en el proceso         de interacción social.

    3. El tercero, es que la utilización y modificación de esos significados se produce a         través de un proceso activo de interpretación de la persona al tener que vérselas         y tratar con los objetos de su entorno.

De aquí se deduce que la identidad personal surge a través de un proceso social.
Cooley, desarrolla el concepto del yo – espejo o del yo – reflejado
Refiere que el sentimiento, de autovaloración o cualquiera otra idea que tienda a formar el concepto de sí mismo, la autoidentificación o identidad personal surge a través de la captación de la imagen de uno mismo en el otro, pone de manifiesto, como el yo, deviene en objeto, para sí mismo desde otro.
Mead otorga un papel fundamental al lenguaje en la emergencia y constitución de la realidad social.
Para él la persona no sólo surge de un contexto social sino que es, en sí misma una construcción social y una estructura social. La adopción o experimentación de la actitud de otro es lo que construye la conciencia de sí. Para que la persona se constituya plenamente es necesario, además de asumir la actitud de los otros aisladamente, adoptar la actitud de la comunidad o grupo de la que forma parte como un todo. Mead no solo sitúa el campo de la identidad en el nivel de las relaciones interpersonales, sino en el de la organización social y cultura. Esta matriz sociocultural , cuya apropiación individualizada es, el otro generalizado, hace posible la comunicación simbólica y a través de ella el surgimiento de la persona. El proceso comunicativo que posibilita el surgimiento de sí mismo se instaura en la interioridad misma de la persona.
Goffman amplía la perspectiva desde el proceso de socialización primaria.
En toda situación de interacción, el individuo proyecta una definición de la misma, de la cual forma parte importante su propia autodefinición; ésta tiene que ser revalidada por los otros partícipes en la misma. El yo, tiene dos aspectos: uno como actor y otro como carácter, imagen o persona que se intenta representar, un yo – actor y un yo – actuado o representado. El primero es el que programa y prepara los detalles de la representación y el segundo el que resulta proyectado en la representación misma.

Goffman Además distingue tres niveles en el proceso de conformación y funcionamiento de la identidad estigmatizada:

     1. La identidad social: Por identidad social se entiende el carácter o rasgos atribuidos desde         indicios o señales que una sociedad emplea normalmente para establecer amplías categorías o         clases de personas.

    2. La identidad personal: Se trata de identidad personal en tanto que la identificación con los         otros, por medio de determinadas marcas o señas, sirven de referencia. La identidad personal         se apoya en el supuesto de que un individuo, puede ser distinguido de todos los demás, y de         que entorno. A todos estos medios de diferenciación puede adherirse una historia continua y         única de hechos sociales. Ambas identidades, la social y la personal, están íntimamente         entrelazadas.

    3. La identidad del Yo: La identidad del Yo hace referencia a las concepciones y valoraciones de         la propia persona sobre sí misma.

Los Roles Sociales
Goffman también realiza el análisis de los roles sociales lo cual permite una segmentación y diferenciación de los sistemas sociales en unidades o constelaciones más directamente observables que la totalidad de las que forman parte. Desde el punto de vista psicosociológico la relevancia del concepto de rol se deriva de su naturaleza relacional, del hecho de que además de constituir una unidad distinguible del sistema social tiene como contrapartida una interiorización del mismo, un rol interiorizado o una identidad o sub-identidad personal. Sirve de vehículo de inserción de la personalidad en la estructura social. Infiere que en el concepto de rol pueden ir implicados varios componentes y niveles de análisis:

     a. En tanto que la contrapartida del status o de la posición social, y, por tanto, como unidad de          la estructura sociocultural, el rol constituye una especificación de las prescripciones a las          que la conducta del ocupante de dicho status debe atenerse.

     b. Las expectativas del rol, el contenido normativo no es contemplado desde las normas que lo          conectan con la estructura sociocultural, sino desde las expectativas que los ocupantes de los          roles complementarios tienen sobre los ocupantes del rol focal.

     c. El concepto de rol desde su actuación y eventual elaboración en la interacción. En este          sentido los roles se definen como pautas de conducta reiterativas, pero que se configuran          específicamente en la interacción social concreta; subrayando su carácter procesal y          dinámico.

Así mismo, se plantea que, dentro de los círculos sociales pequeños y de larga data cada uno de los miembros llega a ser conocido por los demás como una persona única. El término único entraña ideas de importancia.
Una idea implicada en la noción de unicidad es la de una marca positiva o soporte de la identidad, como por ejemplo la imagen fotográfica que tienen los demás de un individuo o el conocimiento de su ubicación especial dentro de una determinada red de parentesco.

La segunda idea implicada en la noción de unicidad es que, la mayoría de los hechos particulares relativos a un individuo también puede aplicarse a otros, se advierte que en
ninguna otra persona en el mundo, se encuentran combinados, la totalidad de los hechos que se dan en aquella que se conoce íntimamente, este es un recurso más que permite distinguirla positivamente de cualquier otra.

Según una tercera idea lo que distingue a un individuo de todos los demás es la esencia de su ser, un aspecto general y central de su persona que lo hace enteramente diferente de quienes más se le asemejan, a pesar de la sociedad donde se encuentre.

Las Representaciones Sociales
El concepto de representaciones sociales designa una forma de pensamiento social; son modalidades de pensamiento práctico orientadas hacia la comunicación, comprensión y dominio del ambiente social, material e ideal. El estudio de las representaciones sociales se focaliza en la manera en la cual los seres humanos tratan de aprehender y entender las cosas que los rodean y de resolver los rompecabezas comunes sobre su nacimiento, cuerpo, humillaciones y el poder al cuál se someten. El ser humano es un productor de informaciones y significados. Moscovici distingue tres condiciones en las cuales es posible de calificar de social una representación:

     • Cuando se trata de señalar su extensión, es una colectividad, el criterio adoptado en este caso        cuantitativo.

     • Cuando se quiere considerarla como la expresión de una organización social: el criterio es un        criterio de producción.

     • Cuando se analiza su contribución propia en el proceso de formación y orientación de las         conductas y comunicaciones sociales: el criterio es un criterio funcional.

La representación social es una teoría que integra los conceptos de actitud, opinión, estereotipos, imagen, entre otros , logrando llegar a un todo que es más que la suma de las partes; son una forma particular de conocimiento. Jodelet señala dos aspectos básicos para su definición, por un lado las representaciones sociales son una forma de conocimiento y por otro lado son, una forma de reconstrucción mental de la realidad. Como forma de conocimiento las representaciones sociales aluden a un proceso y a un contenido. Como proceso son una forma particular de adquirir y comunicar conocimientos y como contenidos son una forma particular de conocimiento. Como forma de reconstrucción mental de la realidad aluden al intercambio de información con otras personas.

La realidad en la cual se vive está cargada de significados y cada uno de los individuos piensa y responde a esa realidad escogiendo un significado entre varios que coexisten. Lo familiar, lo conocido, sirve como base para comparar y entender lo que sucede alrededor del individuo, por lo que el principio de la representación es convertir en familiar algo que hasta entonces resultaba extraño. Tres factores afectan la organización de una representación:

     1. La dispersión de la información, nunca se posee toda la información necesaria o existente         sobre un objeto socialmente relevante.

    2. Presión a la inferencia, en la medida en que un nuevo objeto, situación o evento adquiere         relevancia dentro de un grupo social, los miembros de ese grupo exigen de los demás el         conocimiento de ese objeto.

    3. El grado de focalización se refiere al grado de implicación o de interés que tiene un objeto         dentro de un grupo social.

Se distinguen dos formas de determinación social de una representación: una central y otra lateral.

A- central: se refiere a la influencia de las condiciones socio – económicas e históricas de una sociedad global sobre la representación.

B- lateral: no sólo el contexto global condiciona la representación, también el colectivo particular y el individuo singular imprime en ella sus huellas. Las representaciones son totalidades heterogéneas en su contenido y su estilo, inacabadas y dinámicas.


Es importante señalar que la determinación lateral cobra importancia en la medida en que aumenta el grado de democracia y de movilidad dentro de una sociedad; mientras que la determinación central adquiere mayor relevancia en la medida en que aumenta el grado de totalitarismo e inmovilidad dentro de una sociedad.

En conclusión, tanto las teorías de socialización o de formación social del Yo de alguna manera coinciden en que, los individuos no son autónomos y guiadores de su propia personalidad, sino que son la suma de varios factores influyentes en su vida: la cultura, la sociedad, el medio y el legado de sus antepasados que les están actualmente marcando y que seguirán marcando si no se toma conciencia de lo que se es y de lo que se quiere proyectar hacia los demás, con un pensamiento crítico y autónomo de si mismos y de la sociedad en la que se vive.

 
 

Otros Temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008