El Mapa conceptual como instrumento para la construcción de los Proyectos Pedagógicos de Aula.


A fin de instrumentar la teoría del aprendizaje significativo de Ausubel, concebido por él como resultado de la interacción de informaciones nuevas que recibe una persona con el conocimiento que ya posee en su estructura mental, el investigador J.D. Novak y sus colaboradores, trabajando en el Departamento de Educación de la Universidad de Cornell,  Estados Unidos de Norte América, concibieron la técnica de los mapas conceptuales.

Numerosas definiciones han sido formuladas en relación con los mapas conceptuales, pero todas tienen algunos elementos comunes; entre ellos:

  • Se trata de una representación gráfica.

  • Es una forma breve de representar información.

  • Se trata de una estructura jerárquica de proposiciones.

  • Las proposiciones resultan de la vinculación de conceptos y palabras claves.

  • Los conceptos guardan entre sí una interrelación y se jerarquizan de los más generales a los más específicos, en orden decreciente.

  • Ayudan a la comprensión de los conocimientos.

Cuando se elabora un mapa conceptual deben considerarse algunos principios metodológicos, tales como:

Definir lo que es un concepto, el cual puede considerarse como un término que manifiesta una regularidad no sólo en los hechos, sino también en los objetos, cualidades, animales, etc.

  • Definir lo que es una proposición; puede entenderse como una frase formada por dos o más conceptos, y que posee un significado determinado.

  • .Relacionar los conceptos utilizando verbos, adverbios, conjunciones, y en general, las palabras que no sean conceptos, a las cuales se denomina palabras de enlace.

  • Seguir un orden lógico al relacionar los conceptos, de manera que la interrelación entre ellos sea óptima y permita la combinación entre los conocimientos nuevos y los ya adquiridos.

  • Jerarquizar los conceptos; en primer lugar se incluyen los más envolventes y luego se va descendiendo a los menos inclusorios, hasta llegar a los más específicos.

  • Utilizar un número adecuado de conceptos; no exagerar a fin de evitar confusiones; si el contenido es muy amplio e incluye un elevado número de conceptos, es preferible elaborar un mapa general y luego mapas parciales que se correspondan con los aspectos más importantes derivados del contenido general.

La elaboración de los mapas conceptuales no es extremadamente difícil, pero requiere de cierta práctica y de varias revisiones, hasta lograr su mayor claridad. Para saber si el mapa elaborado reúne los requisitos indispensables puede revisarse tomando en consideración los siguientes criterios:

  • Tiempo para la elaboración que permita revisarlo cuanto sea necesario.

  • Diferencias con esquema, diagrama, etc. Para no convertirlo en una representación de secuencias lineales de acontecimientos.

  • Calidad y cantidad de los conceptos (Relevancia y cantidad adecuada).

  • Buena relación entre los conceptos (Palabras de enlace apropiadas) que de un sentido correcto a la proposición que formen.

  • Jerarquización  adecuada; los conceptos más envolventes en primera línea y que los sucesivos incluyan a los terceros y así sucesivamente .

Cuando se elabora un mapa conceptual deben considerarse algunos detalles previos, por ejemplo:
  • Dominio de la información y de los conocimientos a trabajar.

  • Claridad acerca de lo que es un concepto.

  • Dominio sobre unidad semántica .

  • Concepto claro de jerarquización.

Es importante realizar algunas actividades previas o preparatorias para que los alumnos puedan  elaborar  mapas conceptuales, por ejemplo:

  • Nombrar palabras y pedir a los alumnos que traten de representarse una imagen mental en relación a ellas.

  • Proponer a los alumnos construir frases cortas y en ellas identificar conceptos y palabras de enlace.

  • Pronunciar palabras que supuestamente desconozcan los alumnos y solicitarles que describan la imagen mental que dichas palabras puedan sugerirles. Ayudarles para que relacionen esas palabras con otras que ellos conozcan y así puedan darse cuenta de cómo se puede ampliar el conocimiento.

  • Elegir un texto corto y ayudar a los alumnos para que extraigan de él las ideas principales y secundarias. Posteriormente de cada idea extraer los conceptos.

Los docentes pueden motivar a sus alumnos para que elaboren mapas conceptuales; ello se facilita si se les hace conocer las ventajas que dichos mapas ofrecen en el  aprendizaje. Entre esas ventajas puede  mencionarse:

  • Facilitan tanto una rápida ubicación  de los contenidos de aprendizaje como  la visualizción de los conceptos relevantes de un tema.
  • Posibilitan el recuerdo y el aprendizaje organizado y jerarquizado.

  • Permiten aislar la información relevante de la que no lo es.

  • Ayudan a que la nueva información se integre en la propia estructura del conocimiento.

  • Facilitan la fijación en la memoria por la posibilidad que ofrecen de utilizar imágenes y colores.

  • Permiten precisar si los conceptos son válidos y si les hace falta enlaces; esto ayuda a determinar cuándo es necesario trabajar más en la investigación para profundizar el contenido.

Es siempre conveniente dar instrucciones a los alumnos a la hora de elaborar un mapa conceptual. Estas instrucciones deben estar relacionadas con la metodología, con la técnica de elaboración; pero ha de destacarse que un mapa es un trabajo individual, por tanto no tiene que ser igual al de otros compañeros, salvo que se trate de una construcción en equipo. Ha de aclararse igualmente que un mapa no es incorrecto porque sea diferente al de otros; la incorrección es derivada de las relaciones incorrectas entre los conceptos, pero no por la diferencia con otros mapas. Cada trabajo expresa lo que la persona conoce sobre el tema; será más extenso si los conocimientos son mayores porque ello influye en el mayor número de conceptos a emplear y en el mayor número de relaciones entre dichos conceptos.

Los mapas conceptuales, por las ventajas señaladas anteriormente, constituyen un valioso instrumento, estrategia o método para la construcción de los Proyectos Pedagógicos de Aula, porque resulta de fácil elaboración para los alumnos; aún más, por lo novedoso de la técnica, resulta altamente motivante para los alumnos. Además facilita la discusión grupal de los conceptos y así se enriquece el proceso de aprendizaje significativo. Es importante considerar también que el hecho de esquematizar los contenidos mediante proposiciones, hace más fácil la comprensión e interrelación de los conceptos trabajados; así, pueden resumirse las ideas principales de los proyectos.

El Website RENa, por lo variado y concreto de la información que suministra, representa una valiosa ayuda para el docente y para los alumnos, a la hora de elaborar los Proyectos Pedagógicos de Aula. Los enlaces que en cada tema específico se establecen con otra áreas, ya de hecho representan una interrelación de contenidos y por ende de conceptos, que abren caminos para la integración en los Proyectos elaborados en el aula.

Ver ejemplos de mapas y redes conceptuales , utilizando el website RENa:

El iodo                  Como construir un huerto escolar

 
Otros temas:

 
Ver otras áreas:


Más Servicios de RENa

| Postales | Interactividades | Periódico | Chat | Foros |
| Recomendar esta página | Dudas | Internet |
| Imprimir esta página | Volver a contenido por áreas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajo | Organizaciones colaboradoras| Webmaster | Vínculos |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2004