Los dientes

Son especie de huesos incrustados en la mandíbula superior e inferior, cuya función es  masticar los alimentos para mejor digestión de los mismos.  

¿Cómo están formados los dientes?

Para el trabajo de masticado de toda una vida es necesario que los dientes sean sólidos y resistentes. 

- La capa exterior de los dientes está cubierta de esmalte, que es una materia más dura que el hueso.

- Bajo el esmalte se encuentra la dentina o marfil, la cual es menos dura y de color amarillo claro. Esta dentina es la que le da el color a los dientes.

- La pulpa es una cavidad llena de un tejido blando y frágil. En este lugar se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios. Esta cavidad se prolonga hasta las raíces de los dientes, la pulpa por debajo de la encía se encuentra cubierta de cemento.

 


 
¿Cuántos dientes tenemos?
  • Toma un espejo pequeño y cuenta cuántos dientes tienes.  
  • Si colocas el espejo pequeño cuidadosamente en la boca podrás ver los dientes de arriba y en la parte trasera.  
  • Los dientes inferiores son más fáciles de ver al abrir bien la boca. 


  • Ocho incisivos que son los encargados de cortar los alimentos. Cuatro situados arriba y cuatro abajo. Son los primeros dientes que salen. 
  • Cuatro caninos están para rasgar en trocitos alimentos duros como la carne. Dos arriba y dos abajo a cada lado de los incisivos. 
  • Ocho premolares, cuatro arriba y cuatro abajo; 
  • Ocho grandes molares, cuatro arriba y cuatro abajo; 
  • Y a veces cuatro muelas cordales, también conocidas como las muelas del juicio, dos arriba y dos abajo; se encargan de triturar y aplastar el alimento.  
  • Si tienes los dientes completos, incluyendo las muelas de juicio, podrás concluir que la naturaleza dota a los seres humanos de 32 dientes, en la mandíbula, para masticar bien el alimento. 
¿Cómo funciona nuestra mandíbula?
   


La mandíbula está compuesta por un maxilar superior, que no se mueve porque está fijo al cráneo, y un maxilar inferior, el cual sí se mueve porque está accionado por músculos.

Para que los dientes hagan bien su trabajo bien, necesitan estar perfectamente alineados, esto quiere decir que se superpongan encajando cada diente de arriba sobre el de abajo.

Gracias a los músculos y a las articulaciones se puede mover la mandíbula de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha o inversamente. 

Si colocas los dedos en la parte anterior de las orejas, puedes sentir perfectamente el trabajo de la articulación de la mandíbula.


¿Cuándo salen los dientes?

 

Antes de nacer ya los dientes están situados dentro de las encías del feto, donde se van desarrollando muy lentamente.

Cuando nace el bebé, todavía no han salido los dientes, pero se han puesto más duros y están casi listos para salir. Existen casos donde un bebé ha nacido con dientes, esto no es extraño.

Hacia los 6-8 meses sale el primer diente, este diente es un incisivo que crece en medio de la encía inferior. Después van saliendo los demás dientes. A los 2 años, el niño ya tiene veinte dientes. Estos se llaman dientes de leche o temporales.

Cuando el niño tiene aproximadamente 5 o 6 años, crecen las muelas traseras, empiezan a mudar los dientes de leche (en algunos casos puede ser antes). Este cambio de dientes viene dado por la necesidad de espacio para que salgan dientes mayores, los cuales pasarán a ser los dientes definitivos o permanentes, aquellos con los que nos vamos a quedar.

Alrededor de los 12 años, prácticamente los dientes de un adulto están presentes. Para este momento habrán veintiocho, los cuatro que faltan serían las muelas de juicio, quienes no aparecen hasta los 18 o 20 años, y en algunas personas nunca salen.


¿Qué son las caries?

 
 


Cuando poseemos ya los dientes definitivos, es importante recordar que hay que cuidarlos. La caries es uno de los males más comunes que ataca a los dientes. Para evitar esto es importante cepillarnos los dientes todos los días y hacerlo ¡BIEN!

Los alimentos que ingerimos siempre dejan residuos cada vez que comemos. Aquellos alimentos compuestos por azúcares producen un residuo llamado "el sarro" el cual crea el perfecto ambiente para que se produzcan los microbios.

Estos microbios transforman los azúcares en ácidos, peligrosos para el esmalte de los dientes. Todavía en este momento, un buen cepillado, fuerte y minucioso puede limpiar estos residuos. Si no se lleva a cabo esta limpieza, los ácidos forman un hueco, la caries, el cual poco a poco irá creciendo. Al principio esto no duele, pero cuando llega a la dentina, empieza a doler, puede llegar a doler mucho. Y este es el momento cuando hay que visitar al odontólogo.

Tomado de :_______ (1990) Exploremos el cuerpo y la vida. España:

Editorial Luis Vives (EDELVIVES)
 
 
 
Otros Temas:
 
 

Ver otras áreas:


Algo mas de interés en RENa

| Interactividades | Dudas |
|Recomendar esta página | Imprimir esta página |
|Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008