El tacto

¿Has observado alguna vez un zancudo, una mariposa, una abeja, o cualquier otro insecto posarse sobre la piel?. ¿Te has detenido a ver como intentan penetrar al interior del organismo?, pero apenas logran picar, esto gracias a la piel que actúa como un escudo protector contra todos aquellos agentes externos. 

La piel es el órgano principal del sentido del tacto. Dependiendo de la función que ejerza y del lugar del cuerpo donde se encuentre, se presenta en aspectos muy diversos: flexible y frágil en unas partes (cara), gruesas y resistente en otras (planta de los pies y palmas de las manos), recubierta de un bosque de pelos (Axilas, genitales y cabeza) o prolongándose en láminas córneas (ojos). 

¿Cómo está formada la piel?

La piel, no importa en qué lugar del cuerpo se encuentre, siempre presenta una misma estructura. Está formada básicamente por la epidermis, la dermis y la hipodermis.

  • Epidermis: Es la capa más superficial de la piel, la que se puede observar a simple vista.
  • Dermis: Es la capa que está debajo de la epidermis, es la capa más gruesa. Su estructura es más flexible, da su elasticidad a la piel.
  • Hipodermis: Es la más profunda. En una persona gorda puede ser muy gruesa.  Es un amortiguador y al mismo tiempo un aislante térmico.

Funciones de la Piel


La piel tiene muchas funciones pero entre las más importantes tenemos:

  • Función Protectora: Actúa como un escudo protector ya que evita que los tejidos internos sufran las consecuencias de la temperatura, luz, polvos, golpes y otros.
  • Absorción: absorbe elementos del ambiente para mantenerse húmeda o hidratada según sea el caso.
  • Poder Cicatrizante: Permite las reparaciones cutáneas más rápidas y más espectaculares. 


La piel está dotada también de una  propiedad extraordinaria: la sensibilidad. Si pasas un pañuelo suavemente por tu piel, sentirás enseguida una sensación de cosquilla. ¿Qué ha pasado? Cualquier objeto que entre en contacto con tu piel estimula una serie de receptores que envían una señal al cerebro. Los receptores están allí para identificar diversos estímulos,  tales como: el calor o frío, lo duro o lo blando, y el dolor.

 

Experimento Una caja para sentir
 


Existen partes del cuerpo donde la sensibilidad es mayor o menor, por ejemplo, la yema de los dedos (así se llama la punta de los dedos con las cuales tocamos las cosas) son sumamente sensibles, porque fueron creadas para ese propósito, para explorar objetos. Con las yemas de los dedos se puede sentir la textura de los objetos, rugosos, suaves, lisos, duros, entre otros. Pero no sólo sirven para decirnos cuál es la textura o superficie de un objeto,  también nos puede avisar cuando hay peligro, por ejemplo un objeto demasiado caliente recibe una orden del cerebro para soltarlo y así no hacerle daño al organismo.

¿Cómo podemos cuidar la piel?

El cuidado de la piel es muy importante.  Sobre todo es fundamental limpiar la piel de todo sucio que se haya adherido a ella. 
Se debe también proteger la piel de sustancias que la corroen, tales como ácidos y excesos de temperaturas. 

La alimentación forma un papel importante en el cuidado de la piel. Las hortalizas ayudan a mantener sana la piel. Las personas que no se alimentan bien pueden tener una piel reseca, sensible a producir hongos.
Es importante cuidar la piel del exceso de los rayos solares, cada día son más los casos de cáncer en  la piel. 

Tomado de:
_______ (1995) Gran enciclopedia ilustrada para niños.

Colombia: Educar Cultural Recreativa, S.A.

Blouin, C. (1980) La Salud Enciclopedia Médica Familiar,

Circulo de Lectores, Valencia Barcelona

 

Si quieres saber más:

http://omega.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen2/ciencia3/073/htm/sec_8.htm

 
 
 
 

Ver otras áreas:


Algo mas de interés en RENa

| Interactividades | Dudas |
|Recomendar esta página | Imprimir esta página |
|Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008