Técnica para trabajar con Témpera


La témpera, también llamada gouache, es la pintura que más se usa en la enseñanza.
Se aplica con cualquier pincel, siempre que sea blando. Se puede pintar con ella en cualquier clase de papel, cuando está seca se puede aplicar otro color encima sin que se transparente el que hay debajo.

En la témpera, los pigmentos están aglutinados con cola o mezclados con pigmento blanco. Aunque carece de la delicada luminosidad de la auténtica acuarela, es más sustancioso que ésta y su textura se parece a la de la pintura al óleo. Además, la tendencia de los colores de la témpera a aclarar a medida que se secan permite una amplia gama de efectos nacarados o tipo pastel. Al diluirla con agua puede producir tenues capas de colores sin el eventual granulado de los colores en polvo mal mezclados.

Témpera para pintar con los dedos
La témpera se presta para pintar con los dedos, según se dibuje con el índice, el pulgar o el dedo meñique, se obtienen diferentes huellas y tamaños. Al usar un color diferente en cada dedo se obtiene una composición policroma. El color diferente en cada dedo requiere de una gran concentración para no usar el dedo equivocado en el lugar requerido.
La cantidad de témpera, la espesura o el movimiento de los dedos influye en la textura o movimiento de la composición. Toques suaves o fuertes crean manchas más o menos pronunciadas.
El papel que se use para esta técnica debe ser un papel liso, satinado o cartulina doble faz, cuyas superficies suelen ser bastante suaves y lisas para que la pintura deslice bien.
El pincel y la témpera
Cuando se aplica la pintura con el pincel, sus efectos son diferentes que los de la técnica con los dedos. Dos pinceles son el mínimo que se debe tener, ya que la brocha dura puede emplearse para superficies extensas, cubriendo estas con uniformidad. El pincel fino se usa para los detalles y otro pincel moderado para rellenos de superficies pequeñas o imágenes con pocos detalles. El manejo de estos instrumentos puede variar desde toques suaves a trazos extensos.
Para mezclar los colores, se toma en cuenta que el blanco siempre va a aclarar los colores y el negro los oscurece. La mezcla con gris es neutralizante y da la impresión de sombras.

Usando este tipo de mezclas, se obtiene una gran variedad de matices, pero si se producen mezclas entre los colores básicos, la escala de tintes queda ampliada casi hasta el infinito. 

La témpera puede mezclarse con otros componentes para crear texturas o técnicas diferentes como los son la goma de papel tapiz, la miel, sal y harina. Haz la prueba para ver que variedad de combinaciones se pueden producir.

Tomado de:
Universidad Nacional Abierta (1987) Artes plásticas,

Modulo II, Caracas: CAVELIBRO

 
 
Técnicas artísticas Manualidades ¿Cómo dibujo? El color
 

Ver otras áreas:


Algo mas de interés en RENa

| Interactividades | Dudas |
|Recomendar esta página | Imprimir esta página |
|Volver a contenido por etapas |

| Mapa del sitio | Equipo de trabajoWebmaster |

© Todos los Derechos Reservados por RENa Copyright 2008